Aumento alarmante de hongos patógenos resistentes: Incluso las zonas remotas no están a salvo

El preocupante incremento de los hongos patógenos y su resistencia se extiende a las zonas más remotas: Aspergillus fumigatus encontrado en glaciares a 6000 metros sobre el nivel del mar

Los investigadores han encontrado el temido y resistente hongo Aspergillus fumigatus en las cumbres de los glaciares, a unos 6000 metros sobre el nivel del mar. Y el hecho de que este hongo pueda prosperar incluso aquí es bastante preocupante.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud publicó un nuevo catálogo en el que se enumeraban los 19 hongos más preocupantes que suponen una amenaza creciente e infravalorada para la salud pública. Uno de ellos era el Aspergillus fumigatus, un hongo que afecta sobre todo a los pulmones, pero cada vez más resistente a los fármacos existentes. En un nuevo estudio, los investigadores hacen ahora un descubrimiento alarmante. Pues este temido hongo resulta ser no solo resistente, sino también especialmente recalcitrante.

Tres ríos paralelos

En el estudio, los científicos viajaron a una zona llamada los Tres Ríos Paralelos, situada en el montañoso noroeste de la provincia china de Yunnan. Allí encontraron el hongo patógeno Aspergillus fumigatus en las altas cumbres de los glaciares, a unos 6000 metros sobre el nivel del mar. El 7 % de las muestras recogidas eran resistentes a los medicamentos. 

El hecho de que la región donde se descubrieron estos hongos resistentes esté escasamente poblada y poco desarrollada hace que la presencia de cepas resistentes de Aspergillus fumigatus sea aún más sorprendente.

Según los investigadores, se trata de un descubrimiento preocupante. “El 7 % puede parecer poco”, afirma el investigador Jianping Xu. “Pero estas cepas resistentes pueden reproducirse con gran rapidez y sustituir rápidamente a las poblaciones locales y regionales de esta especie”.

Los hongos se extienden y son más resistentes

Mientras tanto, hace tiempo que sabemos que los hongos van en aumento. Las nuevas pruebas demuestran que las enfermedades fúngicas no solo son cada vez más comunes, sino que también están consiguiendo extenderse por zonas más extensas, sobre todo como consecuencia del calentamiento global y del aumento de los viajes y el comercio internacionales. 

Las infecciones fúngicas más invasivas suelen afectar ya a enfermos graves y a pacientes con enfermedades inmunitarias subyacentes. También durante la pandemia de COVID-19, el número de casos notificados entre pacientes gravemente enfermos aumentó considerablemente.

Pero lo que hace que un hongo sea especialmente peligroso, y lo que preocupa especialmente a los científicos (y también a la Organización Mundial de la Salud), es la resistencia, o el hecho de que los hongos sean difíciles o imposibles de combatir. Existen unos pocos antifúngicos. Y cada vez parece que a más hongos les impresionan menos; se están volviendo resistentes. El Aspergillus fumigatus es un buen ejemplo de ello. Entre el 47 % y el 88 % de los pacientes afectados no sobreviven a la infección.

Más información sobre el hongo Aspergillus fumigatus

Aspergillus fumigatus es un hongo omnipresente. De hecho, se cree que inhalamos cientos de esporas de esta especie cada día. Aspergillus fumigatus se encuentra en todas partes en el medio ambiente y también se encuentra en la nariz, la garganta y la faringe de las personas sanas. Aunque no siempre causa problemas de salud apreciables, cada año enferman entre tres y cuatro millones de personas. El hongo puede causar aspergilosis alérgica broncopulmonar en personas con sistemas inmunitarios debilitados. Los síntomas de la enfermedad incluyen fiebre, debilidad, dolor torácico, pérdida de peso inexplicable, dolor de cabeza, soplo cardíaco, sangre en la orina o color anormal de la orina y líneas rectas y estrechas de vasos sanguíneos rotos bajo las uñas. Dado que la infección no puede controlarse con los medios existentes, este hongo se cobra regularmente vidas humanas.

No solo hay cada vez más hongos resistentes, sino que ahora parecen extenderse a las zonas más remotas de la Tierra. Así que parece que estos hongos también pueden prosperar en rincones muy duros de la Tierra. ¿Cómo llegaron las cepas resistentes de Aspergillus fumigatus a las regiones altas y montañosas? Los investigadores sospechan que probablemente evolucionaron a partir de esporas de otros hongos sobreexpuestos a fungicidas agrícolas en otros entornos. “Que estas esporas resistentes puedan viajar a zonas tan remotas y propagarse allí es muy preocupante”, concluye Xu.

No requieren de un huésped

A pesar de la creciente preocupación, las infecciones fúngicas reciben en realidad muy poca atención. Mientras que el miedo a los virus (desconocidos) está bien arraigado tras la pandemia y también somos muy conscientes del peligro que suponen las bacterias (resistentes), los hongos parecen ser sobre todo un problema infravalorado. Y eso que, en realidad, los hongos son igual de peligrosos, y quizá en algunos aspectos un problema aún mayor. “A diferencia de virus como el COVID-19, los hongos no necesitan un huésped para propagarse”, explica Xu. “Pueden viajar sobre los humanos, por el comercio e incluso cabalgar con los vientos fuertes”.

Con esto último en mente, Xu volverá pronto a las regiones montañosas de China para tomar muestras del aire en busca de esporas de hongos. Mientras tanto, los científicos hacen todo lo posible por prestar la atención que merece al creciente problema de los hongos patógenos y resistentes. Que hay que hacer más para combatir la amenaza de estos microorganismos revoltosos, parece refrendarlo una vez más este nuevo estudio.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto