Prometedor hidrogel cura tumor cerebral en experimento con ratones

Resultados sorprendentes: todos los ratones de laboratorio curados de un tumor cerebral gracias a un nuevo hidrogel

Hasta ahora era muy difícil curar un tumor cerebral. Casi siempre quedan células tumorales. Pero un nuevo hidrogel especial ofrece esperanzas especialmente a los pacientes de glioblastoma, la forma más mortal y frecuente de cáncer cerebral.

El gel se aplica en el cerebro inmediatamente después de extirpar el tumor para erradicar las células cancerosas que quedan. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins de EE. UU. probaron el nuevo tratamiento en un grupo de ratones que padecían un agresivo tumor cerebral. Los resultados fueron sorprendentes: en ninguno de los ratones tratados reapareció el tumor. Es decir, una tasa de curación del 100 %.

Inyección de hidrogel

“A pesar de los avances tecnológicos en nuestro campo, hay una gran necesidad de nuevos métodos de tratamiento”, afirma el investigador principal, Honggang Cui. “Estamos convencidos de que este gel se utilizará en el tratamiento de tumores cerebrales en el futuro. Por ejemplo, el uso del hidrogel en combinación con la cirugía para extirpar el tumor puede mejorar significativamente la eficacia del tratamiento”.

Los investigadores combinaron un fármaco oncológico conocido con un anticuerpo en una solución líquida. Al inyectarlo en el cerebro, se forma un gel que rellena los surcos microscópicos dejados tras la extirpación del tumor. De este modo, el hidrogel llega a las zonas infectadas por células tumorales que se pasaron por alto durante la cirugía.

Al parecer, el nuevo gel puede destruir las células cancerosas sobrantes y suprimir el crecimiento tumoral con más eficacia que la medicación actual.

Respuesta inmunitaria

Cómo funciona. El gel parece desencadenar una respuesta inmunitaria en los ratones contra las células del glioblastoma. Normalmente, el organismo no puede desencadenar esta respuesta por sí solo. Los científicos introdujeron nuevas células tumorales en el cerebro de los ratones curados, tras lo cual el sistema inmunitario de estos venció al cáncer sin ayuda de medicación adicional. Por tanto, los investigadores concluyeron que el gel no solo combatió con éxito las células cancerosas restantes, sino que también reprogramó la memoria inmunológica de los ratones.

Primero la cirugía

Según los investigadores, la cirugía sigue siendo necesaria para curar este tipo de cáncer cerebral. Si el gel se inyecta directamente en el cerebro sin extirpar el tumor, las tasas de supervivencia descienden al 50 %. “La cirugía alivia la presión sobre la capacidad de recuperación del organismo. Así, el gel tiene más tiempo para activar el sistema inmunitario y destruir las células cancerosas”, explica Cui.

La solución de gel está llena de nanocables compuestos de paclitaxel, un fármaco que se utiliza desde hace tiempo para combatir el cáncer de mama y de pulmón, entre otros. Estos filamentos permiten al mismo tiempo que el anticuerpo aCD47 llegue a su destino. 

El gel se aplica uniformemente en las cavidades cerebrales donde es más probable que permanezcan las células tumorales y es capaz de administrar gradualmente este medicamento en el tejido cerebral durante semanas. El anticuerpo se dirige a los macrófagos, causantes del crecimiento tumoral metastásico en los glioblastomas. Este prometedor tratamiento es quimioterapia e inmunoterapia a la vez. Normalmente, es muy difícil administrar anticuerpos y medicamentos contra el cáncer al mismo tiempo debido a la estructura molecular de los ingredientes.

Llegó el momento de los ensayos clínicos

“Nunca antes había ocurrido que todos los ratones de un estudio sobre glioblastoma sobrevivieran”, afirma la profesora Betty Tyler. “La idea de que este nuevo hidrogel vaya a mejorar enormemente las tasas de supervivencia de los pacientes con glioblastoma es asombrosa. Esta revolucionaria solución combina quimioterapia e inmunoterapia y puede aplicarse directamente en el cerebro tras extirpar quirúrgicamente el tumor. Por eso funciona con tanta eficacia”.

Ahora ha llegado el momento de los ensayos clínicos en humanos, pero eso no es tan fácil: “Es un reto convertir este impresionante resultado de laboratorio en ensayos clínicos bien ejecutados para poder ofrecer a los enfermos de glioblastoma más posibilidades de curación”, explica el neurocirujano Henry Brem. Así que aún queda mucho camino por recorrer, pero los resultados de este estudio son muy alentadores.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto