Los madrugadores tienen más satisfacción y son más religiosos, según estudio

La relación entre los madrugadores, su satisfacción en la vida y su inclinación religiosa: Un estudio revela que los madrugadores tienden a ser más concienzudos, experimentar mayor plenitud y estar más involucrados en la fe

Algunos se levantan temprano por la mañana, mientras que otros no se animan hasta bien entrada la tarde. Sin duda, este último grupo lo pasa mal en una sociedad orientada a las personas madrugadoras. Además, los noctámbulos también están menos satisfechos con su vida por término medio.

Las personas que madrugan tienden a ser más religiosas y, por tanto, a experimentar una mayor satisfacción en sus vidas. También serían más concienzudas que las que prefieren levantarse de la cama un poco más tarde, es la conclusión.

Ahora bien, la diferencia entre madrugadores y vespertinos es menos clara de lo que podría pensarse. De hecho, la mayoría se encuentra entre ambos extremos. Según la cronobióloga niki antypa, entre el 20 y el 30 % de las personas son madrugadoras, una proporción igual pertenece a los vespertinos. Aproximadamente la mitad son un poco de ambos.

¿La religión les hace feliz?

Ya ha habido más investigaciones que concluyen que las personas matutinas están más satisfechas con su vida y que son más concienzudas, es decir, más escrupulosas y cumplidoras. Los investigadores polacos se preguntaron hasta qué punto el hecho de que las personas sean religiosas o no influye en esta relación. Para averiguarlo, dos grupos de más de 1200 adultos recibieron cuestionarios sobre su preferencia por la mañana o por la noche, su nivel de conciencia y su satisfacción con la vida. A la mitad se le hicieron preguntas adicionales sobre su creencia en Dios, mientras que el resto tuvo que responder a preguntas más generales sobre su visión de la vida.

Puede que lo haya adivinado: los madrugadores son más concienzudos, están más satisfechos con su vida y son más religiosos. Al ser tan concienzudos, es más probable que estén muy implicados en la fe y la religión. Esta inclinación por la piedad, a su vez, conduce a una mayor sensación de plenitud en la vida. Sin embargo, aún no está del todo claro qué es causa y qué es efecto, también porque no se han tenido en cuenta factores sociodemográficos como el nivel educativo, la edad y el sexo. Por eso, según los investigadores de Varsovia, es necesario seguir investigando.

Que, por cierto, ahora pueden saber un poco más sobre los madrugadores y sus rasgos de carácter. “La relación entre los amantes de la mañana o de la noche y su nivel de satisfacción vital se debe, al menos en parte, a que los madrugadores son más religiosos. Esto significa que los madrugadores tienden a sentirse más felices debido a sus rasgos de carácter personal y a su visión de la religión”, explican los investigadores.

Los madrugadores son más felices

Los madrugadores tienen suerte. Según investigaciones anteriores de Harvard, las personas vespertinas son más propensas a la depresión. De hecho, los científicos estadounidenses afirman que por cada hora que la gente se acuesta más tarde, el riesgo de sufrir síntomas depresivos aumenta en un 23 %. Investigadores británicos de la Universidad de Exeter llegan a una conclusión similar tras analizar los datos de unos 450 000 británicos de mediana edad: los que se levantan temprano tienen menos probabilidades de sufrir ansiedad y depresión. Esto tiene algunas explicaciones. Por ejemplo, las personas madrugadoras pueden sentirse mejor porque ven más la luz del día. También pueden sentirse más cómodos porque toda la sociedad está orientada hacia las personas madrugadoras. Los noctámbulos, en cambio, lo pasan mal porque tienen que adaptar constantemente su ritmo al de los madrugadores. A qué categoría perteneces es en parte genético. Así que no hay mucho que hacer si prefieres acostarte tarde.
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto