Los abejorros se calientan mientras transportan polen, no podrán hacer frente al cambio climático

Los abejorros se calientan considerablemente mientras transportan polen (lo que plantea la cuestión de si realmente pueden hacer frente al cambio climático).

Probablemente, los veas volar de vez en cuando: abejorros cubiertos de motas amarillas. Esas motas son polen. Diminuto, pero bastante pesado para un abejorro. Tan pesadas, de hecho, que llevarlas de un lado a otro se asemeja a un verdadero entrenamiento, durante el cual el abejorro se calienta bastante.

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras estudiar los abejorros de la especie Bombus impatiens. Sus hallazgos pueden leerse en la revista Biology Letters y revelan que la temperatura corporal de un abejorro cargado de polen es hasta 2 grados centígrados más alta que la de un abejorro que no tiene que transportar nada. 

“Tienen que trabajar más para llevar el peso extra”, explica la investigadora Elsa Youngsteadt. “Y cuando los músculos trabajan más, generan más calor. Los abejorros pueden refrigerarse cuando vuelan, pero parece que esto no les permite compensar totalmente el calor extra que generan al transportar polen”.

Algo sorprendente

En concreto, los experimentos muestran que la temperatura corporal de los abejorros aumenta 0,07 grados centígrados por cada miligramo de polen que transportan. Que un abejorro completamente cargado acabara teniendo hasta 2 grados centígrados más que un abejorro “vacío” es sorprendente, cree Youngsteadt. “La diferencia de temperatura era mayor de lo que esperaba”, afirma. De hecho, Youngsteadt no esperaba encontrar ninguna diferencia de temperatura. “Antes del estudio, no creía que pudiéramos distinguir el efecto de una carga completa de polen de todos los demás factores que afectan a la temperatura corporal de un abejorro”, afirma. “Porque aunque los abejorros pueden regular hasta cierto punto su temperatura corporal, esta cambia con frecuencia dependiendo de factores ambientales”. Por ejemplo, un abejorro sentado a la sombra está más fresco que uno sentado al sol, y los abejorros están más calientes en un día caluroso que en uno frío. “Por eso me sorprendió que una carga de polen tuviera un impacto tan claro en la temperatura corporal”.

Es preocupante

Pero los investigadores no solo están sorprendidos por sus hallazgos; también los encuentran un poco preocupantes. Porque, como se ha dicho, ya se sabía que la temperatura corporal de los abejorros depende en gran medida de la temperatura ambiente. Por supuesto, en vista del calentamiento global, esto ya es algo preocupante. Porque cuando el ambiente se calienta, la temperatura corporal del abejorro también aumenta. Esto ya planteó la cuestión de cuánto calentamiento puede tolerar el abejorro antes de que deje de ser capaz de funcionar debido a una temperatura corporal demasiado alta y sucumba. Pero ahora los investigadores han descubierto una nueva fuente de estrés térmico: el acarreo de polen. Esto sugiere provisionalmente que los abejorros (especialmente en los días calurosos) pueden llegar al límite superior crítico de su temperatura corporal incluso más rápido.

Temperatura corporal crítica

La temperatura corporal de los abejorros también tiene límites. Pero, según Youngsteadt, ese límite varía de una especie a otra. Ella y sus colegas intentaron averiguar dónde está el límite para Bombus impatiens. “Para ello, pusimos a los abejorros en una habitación pequeña y dejamos que la temperatura subiera un grado centígrado cada cuatro minutos. En esa situación, los abejorros dejaban de funcionar (o de controlar sus movimientos) cuando la temperatura se situaba entre 42 y 48 grados centígrados, y la mayoría dejaba de funcionar a los 47 grados centígrados. Sin embargo, es importante señalar que la temperatura corporal de los abejorros (voladores) es superior a la temperatura ambiente. Esto se debe a que los músculos que utilizan para volar también generan calor. En concreto, la temperatura corporal de los abejorros puede superar los 40 grados centígrados, aunque la temperatura ambiente sea mucho más baja”.

Declive de los abejorros, investigadores poco optimistas

Investigaciones anteriores ya han demostrado que actualmente tanto el número absoluto de abejorros como el número de especies de abejorros están disminuyendo, especialmente en zonas que se están calentando rápidamente. Sin embargo, aún no está claro exactamente cómo está afectando negativamente el calentamiento global a los abejorros. Esta nueva investigación puede ayudar a explicarlo. 

“Ya sabemos que a los abejorros, como grupo, no les van bien los climas cálidos”, afirma Youngsteadt. “Y probablemente haya varias razones para ello. Pero esta investigación nos señala una forma muy específica en la que los climas más cálidos pueden ser malas noticias para los abejorros.”

El hecho de que los abejorros existan desde hace tiempo y de que este no sea el primer cambio climático al que se enfrentan no garantiza, por desgracia, un buen resultado. “El cambio climático actual se está produciendo muy deprisa y va acompañado de muchos otros factores de estrés, como la pérdida de hábitat y la exposición a pesticidas”, explica Youngsteadt. “Así que no soy muy optimista. No puedo imaginarme un escenario en el que todas las especies de abejorros consigan sobrevivir al actual curso del clima. De hecho, ya estamos viendo cómo algunas especies de abejorros se extinguen o su hábitat se reduce a medida que algunas partes se calientan demasiado”.

Se espera que se adapten

Al mismo tiempo, Youngsteadt sí espera que algunas especies de abejorros puedan hacer frente al calentamiento (al menos temporalmente). Por ejemplo, adaptando ligeramente su comportamiento. “Por ejemplo, no es inconcebible que los abejorros empiecen a transportar menores cantidades de polen. O que recojan polen durante periodos más cortos. Pero ni siquiera eso es un escenario de ensueño. Podría hacer que llegara menos polen a la colonia”, afirma Youngsteadt. Sería una mala noticia. Porque sin polen suficiente, una colonia no puede mantenerse y una especie puede seguir teniendo problemas. Además, también podría provocar que los abejorros polinizaran menos plantas. Y eso a su vez es preocupante, porque los abejorros (especialmente en EE. UU. y Europa) son muy importantes para polinizar nuestros cultivos.

En la ciudad

La investigación de seguimiento debería revelar exactamente cómo reaccionan los abejorros al calentamiento y si, efectivamente, tendrán más problemas para transportar el polen y, por tanto, recogerán menos polen, por ejemplo. Para ello, los científicos se dirigen actualmente a las ciudades, donde el efecto isla de calor lleva décadas provocando un calentamiento local. Observando el impacto de ese calentamiento en los abejorros y la polinización de los jardines urbanos, intentan comprender cómo funcionan los abejorros en un mundo que se calienta.

En cualquier caso, a la espera de los resultados, parece sensato limitar el calentamiento lo más rápida y enérgicamente posible. “Limitar las emisiones es muy importante”, confirma Youngsteadt. Pero hay otras maneras de hacer un favor a los abejorros. “Los refugios a la sombra, intercalados con campos de flores al sol, también parecen ayudar. Posiblemente, los abejorros hacen una pausa en la sombra para refrescarse. También tiene mucho sentido ampliar el hábitat de los abejorros, proporcionándoles lugares para buscar comida o anidar. Cuanto más fácil les resulte a los abejorros encontrar comida y menos tiempo tengan que desplazarse para ello, menos trabajo tendrán que hacer y más fácil les resultará la vida”. Curiosamente, crear un lugar tan agradable para los abejorros no tiene por qué suponer siempre mucho trabajo. De hecho, es bastante sencillo: “Un borde desordenado y sin cortar alrededor del jardín o de un parque, algo de tierra expuesta y cerca una amplia gama de plantas autóctonas con flor siempre viene bien”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto