La primera prueba de un beso con lengua tiene 4500 años. Y este beso tuvo consecuencias importantes

El Beso con Lengua: Un Legado de 4500 años que Revoluciona nuestra Perspectiva sobre el Amor y la Salud en la Antigüedad

Por razones obvias, podemos asumir que llevamos practicando sexo desde tiempos inmemoriales, pero ¿qué hay de los besos? Llevamos haciéndolo más tiempo del que se pensaba. Tablillas de arcilla milenarias muestran ahora que a los antiguos mesopotámicos también les gustaba “un beso con saliva”.

Y no necesariamente tenían que estar casados para hacerlo, según los textos cuneiformes y las imágenes talladas. A los mesopotámicos solteros que estaban enamorados también les gustaba un beso apasionado. Así que hace 4500 años, esto ya se consideraba parte del deseo sexual. 

Suena romántico, pero también había un inconveniente: involuntariamente, las enfermedades bu'shanu (el virus del herpes, o herpes labial) y el virus de Epstein-Barr, causante de la enfermedad de Pfeiffer, podían propagarse de repente a la velocidad del rayo.

El primer beso

Hasta hace poco, la primera prueba de que los humanos se besaban se remontaba a hace unos 3500 años. Procedía de una región concreta del sur de Asia. Desde allí, el “comportamiento del beso” podría haberse extendido a otras regiones, lo que también permitió que el virus del herpes se propagara a un ritmo acelerado. Pero dos investigadores daneses llegan ahora a una conclusión muy distinta: los mesopotámicos de Oriente Próximo fueron al menos mil años anteriores en practicar el beso.

“En la fértil tierra entre los ríos Éufrates y Tigris, donde ahora se encuentran Irak y Siria, pero que era la antigua Mesopotamia, la gente fabricaba hermosas tablillas de arcilla con inscripciones e imágenes. De aquella época se conservan miles de tablillas. Así que podemos ver que los besos eran una parte importante de la intimidad romántica incluso entonces. Pero los besos también se daban entre familiares y amigos”, explica el investigador Troels Pank Arbøll. “Por tanto, podemos afirmar que no se trata de que los besos empezaran en una región concreta y se extendieran a partir de ahí. Más bien parece que los humanos se han besado en todo el mundo durante muchos miles de años, por separado, en todo tipo de culturas antiguas”.

Los monos también se besan

La investigadora Sophie Lund Rasmussen lo amplía un poco más: “Sabemos por investigaciones sobre bonobos y chimpancés, nuestros parientes más cercanos, que ellos también se besan. Esto indica que besarse es un comportamiento humano básico y por eso aparece en todo tipo de culturas diferentes”.

Además de la importancia social y sexual de los besos, parece que estos también han desempeñado un papel involuntario en la transmisión de microorganismos. Es probable que ciertos virus encuentren así más fácilmente el camino hacia un nuevo huésped.

Es posible que el virus del herpes labial, por ejemplo, se propagara más rápidamente gracias a la introducción de los besos, explica Arbøll. “Hemos encontrado una cantidad considerable de textos médicos de Mesopotamia que mencionan una enfermedad con síntomas muy similares a los del virus del herpes. Es interesante comparar los textos sobre la llamada enfermedad bu'shanu con una infección de herpes labial actual. El bu'shanu se describía hace más de 4000 años como ampollas dolorosas dentro y alrededor de la boca y, a veces, en la garganta”.

Desentrañar secretos mediante pruebas de ADN

“Si era normal besarse en diferentes sociedades antiguas, entonces los efectos de esto, en términos de transmisión de enfermedades, deberían ser bastante constantes”, explica Rasmussen. Eso es lo que los investigadores esperan seguir averiguando. Ambos científicos esperan analizar el ADN humano de la antigüedad, lo que revelará más sobre la influencia de la interacción social y las normas y valores culturales. Abogan por un enfoque interdisciplinario para poder seguir desentrañando los secretos del comportamiento besucón en las sociedades del pasado y sus consecuencias víricas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto