Estudio revela que el ejercicio eleva la tolerancia al dolor

Otra razón por la que el ejercicio. La investigación revela que el ejercicio aumenta el umbral del dolor y brinda beneficios para la salud, incluyendo la reducción del dolor crónico

En muchos sentidos, el ejercicio es bueno para la persona. Es saludable para el sistema cardiovascular y favorece la salud mental. Pero ¿sabía que también aumenta el umbral del dolor? Así que vete al gimnasio.

Una investigación noruega realizada entre más de 10 000 adultos demuestra que quienes hacen ejercicio tienen un umbral del dolor más alto que los adictos al sofá. Y cuanto más ejercicio, mayor tolerancia al dolor.

Experimento: manos en agua fría

Investigaciones anteriores ya apuntaban en esa dirección: una mayor actividad física podría reducir o incluso prevenir el dolor crónico al elevar el umbral del dolor. Pero hasta ahora, los estudios sobre el tema eran pequeños o se centraban en un grupo demasiado limitado de personas. Así que Anders Årnes y sus colegas del Hospital Universitario de Tromsø decidieron adoptar un enfoque más amplio y utilizar los datos de un estudio poblacional a largo plazo realizado en su país. 

Los datos de 2007-2008 y 2015-2016 incluían información sobre la actividad física y la tolerancia al dolor, que se midió pidiendo a los participantes que mantuvieran la mano en agua fría el mayor tiempo posible.

La conclusión es clara: los participantes que autodeclararon ser físicamente activos en ambas rondas del estudio tenían un umbral del dolor más alto que los que mantenían un estilo de vida sedentario. Y los que hicieron mucho ejercicio en ambos periodos del estudio tenían un umbral del dolor aún mayor. “Encontramos efectos bastante importantes”, explica el investigador Anders Årnes. “Los sujetos sedentarios eran capaces de mantener la mano en el agua durante unos 60 segundos, mientras que los participantes más activos superaban los 80 segundos”.

Mayor actividad condice a mayor tolerancia

Esto es especialmente interesante para las personas con dolor crónico. Podrían beneficiarse enormemente de una mayor actividad física. “Ser físicamente activo y mantenerse activo durante mucho tiempo puede aumentar el umbral del dolor. Haga lo que haga en términos de ejercicio, lo más importante es hacer algo”, afirman los investigadores.

“La regla de oro aquí es: más es más”, continúa Anders Årnes. “Más actividad conduce a una mayor tolerancia. Un gran número de pequeños estudios han analizado el efecto directo de diferentes formas de actividad sobre la sensibilidad al dolor. Hay indicios de que el HIIT está ligeramente más asociado con una mayor tolerancia al dolor que, por ejemplo, el entrenamiento de resistencia moderadamente intenso, pero lo que observamos de forma más consistente es que es mejor estar activo que inactivo. Y que cualquier aumento de la actividad física es positivo”. 

“Quizá lo más importante sea mantenerse activo a un nivel que pueda mantener e incorporar a su vida diaria, ya que lo más importante es seguir haciendo algo. Para ello, elija algo que le guste. Así lo mantendrá durante más tiempo y asociará las molestias que experimenta al hacer ejercicio con algo positivo y agradable”.

Dolor crónico

Sin embargo, a los investigadores les sorprendieron los resultados tan contundentes. “Nos sorprendió que el dolor crónico no redujera el efecto de la actividad física sobre el umbral del dolor. Si ese efecto proviene realmente de estar activo, cabría esperar que el dolor crónico interfiriera en este proceso, pero parece tan fuerte para los que tienen dolor como para los que no lo tienen.” Lo que los investigadores también encontraron destacable es que no había diferencias entre hombres y mujeres. “En general, vemos efectos menores en las mujeres cuando se trata de la tolerancia al dolor, pero ese no fue el caso ahora”. Las mujeres también se beneficiaron plenamente del efecto de la actividad física sobre la tolerancia al dolor.

Deterioro del procesamiento del dolor

Pero es necesario seguir investigando. Por ejemplo, podría seguir dándose el caso de que las personas activas puedan hacer tanto ejercicio porque tienen un umbral del dolor más alto. Sencillamente, pueden soportar más problemas físicos, ya se trate de ejercicio muy intenso o de dolor.

“Pero la razón por la que estamos investigando esto es que algunas teorías sugieren que el dolor crónico puede estar causado por una capacidad alterada para procesar las señales de dolor, ya que estas señales parecen funcionar de forma diferente en personas con y sin dolor crónico”, explica el científico. “Este estudio es un primer vistazo a cómo la actividad física durante largos periodos de tiempo está relacionada con los umbrales del dolor en toda una población. En un estudio de seguimiento, ya hemos analizado cómo este efecto de la actividad física sobre la tolerancia al dolor afecta al riesgo de padecer dolor crónico. Así que la pregunta es si la tolerancia al dolor podría ser uno de los mecanismos por los que la actividad física nos protege del dolor crónico”, se afirma en la conclusión.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto