Esta asombrosa araña saltarina se disfraza de hormiga y planta

La increíble Siler collingwoodi: una araña saltarina inteligente y colorida que utiliza el camuflaje de una hormiga y los fantásticos patrones de color en su cuerpo para engañar a depredadores y protegerse de ser devorada

Hay animales que parecen escapados de un libro de cuentos. Uno de ellos es la siler collingwoodi, una colorida araña saltarina que puede hacerse pasar por hormiga y disfrazarse de planta. Todo para evitar ser devorada.

Este particular camuflaje móvil funciona muy bien para engañar a las arañas devoradoras de arañas. La siler collingwoodi tiene exactamente el andar de una hormiga y así hace desistir a muchos de sus enemigos naturales. Al fin y al cabo, una hormiga no es un bocado muy tentador: no teme contraatacar y se defiende mordiendo o apuñalando y también le gusta usar veneno o ácido.

Fantásticos patrones de color

Los investigadores chinos querían saber más sobre el mimetismo de las hormigas. ¿A qué insectívoros engaña con esto y qué especies ven a través de sus trucos? ¿Imita a varias especies de hormigas? ¿Y por qué tiene esos fantásticos dibujos de colores en el cuerpo? “Hay bastantes arañas que imitan a las hormigas marrones y negras, pero la S. collingwoodi tiene el cuerpo de colores brillantes”, explica Hua Zeng, investigadora principal de Pekín. “Desde el punto de vista humano, esta araña parece integrarse muy bien en un entorno lleno de plantas, pero queríamos estar más seguros de ello. Así que empezamos a comprobar si el patrón de colores de su cuerpo sirve realmente de camuflaje y protege a la araña de los depredadores”.

Siler collingwoodi, araña
La colorida Siler collingwoodi imitando a una hormiga sobre una planta.

Los científicos recolectaron todo tipo de especies diferentes de arañas imitadoras en cuatro lugares distintos de la provincia de Hainan, en el sur de China, y las llevaron al laboratorio para estudiar sus técnicas de mimetismo. 

También llevaron otro tipo de araña saltadora (que no imita a las hormigas) para compararlas, junto con cinco especies de hormigas que viven en la misma zona. Entre otras cosas, estudiaron la forma en que las arañas mueven las patas (independientemente unas de otras), la velocidad, la aceleración y su preferencia por caminos rectos o rutas curvas más bien largas.

Arañas depredadoras y mantis religiosas

S. collingwoodi levanta las patas delanteras mientras camina para imitar las antenas de las hormigas. Al mismo tiempo, mueve el abdomen hacia adelante y hacia atrás y levanta las patas, de modo que se mueve como una hormiga. Sigue pareciéndose mucho a las especies de hormigas más pequeñas. “S. collingwoodi no es necesariamente un imitador perfecto de ninguna especie de hormiga específica. Imita muy bien a varias hormigas pequeñas con su forma de andar, y por eso puede prosperar en distintos ecosistemas”, afirma Zeng.

El investigador decidió someter a la araña a una prueba con dos especies de depredadores. ¿Sobreviviría la araña colorida? Primero la persiguió una araña saltarina con visión cromática y luego una mantis religiosa, a la que le gusta todo y no distingue los colores. A la S. collingwoodi no se la comió la araña depredadora (se decantó cada vez por una araña saltadora sin camuflaje), pero la hambrienta mantis religiosa miró a través de la caja de trucos y se comió a la araña una y otra vez. 

Después de probar el camuflaje de color en la planta de jazmín de las Indias Occidentales y en la planta de té de Fukien, se descubrió que la araña era pasada por alto más a menudo tanto por el saltamontes como por la araña depredadora de la planta de jazmín.

Si falla una pata, se acabó el acto

“Pensábamos de antemano que los resultados serían más o menos los mismos para ambos depredadores, pero nada más lejos de la realidad. La imitación de la hormiga solo funcionó contra la araña depredadora, la mantis no distinguía entre hormigas y S. collingwoodi, todas iban a lo suyo”, explica el investigador Zeng. Esta diferencia puede explicarse por el grado de vulnerabilidad de los depredadores. Una araña depredadora puede resultar gravemente herida por el ataque de una hormiga, mientras que una mantis religiosa es mucho más grande y no teme a una hormiga mordedora. “Una araña depredadora, que no es mucho más grande que una hormiga, es mucho más cautelosa y, por tanto, más selectiva a la hora de elegir su presa. Solo atacará a S. collingwoodi si está segura de que no se trata de una hormiga desagradable. Si a la vistosa arañita le falta una pata y, en consecuencia, no puede hacer bien su acto de hormiga, la araña depredadora la perseguirá crudamente”, concluye Zeng.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto