El feroz depredador que conquistó Pangea antes de la extinción masiva

Este feroz depredador viajó por toda pangea y se hizo con el poder justo antes de la gran extinción masiva

Estamos hablando de 250 millones de años a. C. y la Tierra se encuentra en medio de una brutal extinción masiva llamada “la Gran Mortandad”. Al final del Pérmico, la mayoría de las especies se extinguen, pero esto no sucede sin una lucha. Una larga y sangrienta batalla en el supercontinente pangea precede a esto.

La tierra parece estallar en pedazos. Terremotos y erupciones volcánicas se suceden con urgencia, cambiando drásticamente la composición de la atmósfera y el clima. Hasta el 90 % de todas las especies perecen en este feroz periodo que dura alrededor de un millón de años y prepara el terreno para la era de los dinosaurios.

Ecosistemas inestables

Los fósiles de esa época cuentan una historia dramática, en la que los depredadores supremos recorren miles de kilómetros en busca de alimento. Mientras tanto, entran en duro contacto con otras especies peligrosas. 

Por ejemplo, se cree que el inostrancevia, una bestia reptil de 3 a 4 metros de largo con temibles dientes de sable, se desplazó unos 10 000 kilómetros al sur de pangea debido a su instinto de supervivencia para ocupar el lugar de los principales depredadores locales, solo para perecer también debido a las cambiantes condiciones climáticas.

“Todos los grandes depredadores de finales del Pérmico encontrados en Sudáfrica murieron mucho antes de la Gran Mortandad. Así que quedó un espacio libre en el ecosistema local hace unos 250 millones de años, que fue ocupado durante un periodo relativamente corto por la Inostrancevia”, explica la investigadora de Chicago, Pia Viglietti. “Los Inostrancevia pertenecían a los Gorgonopsia, una especie de mamíferos carnívoros que se extinguieron todos durante la extinción masiva”. Fueron los primeros depredadores con dientes de sable de la Tierra, tan grandes como un tigre y con una piel gruesa como la de un elefante o un rinoceronte.

Como el canario en la mina de carbón: crisis extrema

Hasta hace poco, la Inostrancevia solo se encontraba en Rusia. Pero en un nuevo estudio, los investigadores escriben ahora que también han descubierto fósiles en Sudáfrica. “Nos sorprendió mucho encontrar fósiles de estos depredadores prehistóricos”, afirma Viglietti. No está claro como estas temibles bestias consiguieron recorrer 10 000 kilómetros y cuánto tardaron en cruzar el supercontinente Pangea. 

Pero la distancia desde su lugar de origen no es lo único que hace interesantes a los fósiles. “Cuando comparamos las fechas de los depredadores ápice de la zona con las de los ‘invasores’, descubrimos algo notable. Los carnívoros locales murieron mucho antes de la extinción masiva”, explica Viglietti. El hecho de que los Inostrancevia llegaran y poco después también se extinguieran demuestra que, sin saberlo, se les asignó el papel de ‘canario en la mina de carbón’. Resultaron ser un presagio del desastre ecológico que se avecinaba.

Los fósiles se encontraron en la cuenca sudafricana del Karoo. “Esto ha sido y sigue siendo una fuente de información muy valiosa. Estos datos nos permiten comprender mejor la extinción masiva más catastrófica de la historia de la Tierra”, explica la investigadora sudafricana Jennifer Botha. “Hubo cuatro depredadores diferentes ocupando el papel de depredador principal en un lapso de tiempo de dos millones de años, justo antes de la extinción masiva que separa el Pérmico del Triásico. Esto no tiene precedentes en la historia de la vida terrestre. Demuestra lo extrema que fue esta crisis. Incluso las funciones más fundamentales de los ecosistemas eran extremadamente inestables”, afirma el investigador Christian Kammerer.

En medio de una nueva extinción masiva

Ahora volvemos a ver esta vulnerabilidad de los depredadores superiores. “Los depredadores ápice actuales también tienen muchas probabilidades de extinguirse. Son los primeros en ser eliminados por las actividades humanas, como la caza o la destrucción del hábitat. Pensemos, por ejemplo, en los lobos de Europa o los tigres de Asia. Son especies que se reproducen lentamente y necesitan una gran zona de caza. Ahora han desaparecido en su mayoría. La desaparición de los grandes depredadores en los últimos siglos se asemeja al destino de los grandes depredadores prehistóricos en que tenían vulnerabilidades similares. También ellos fueron las primeras víctimas cuando se acercaba una extinción masiva”, explica Kammerer.

El investigador principal, Viglietti, está de acuerdo. “Siempre es bueno estudiar el impacto de las extinciones masivas en los ecosistemas. Sobre todo porque el colapso de la diversidad a finales del Pérmico es bastante paralelo a cómo están las cosas ahora. Disponemos de poco material comparativo. La Gran Mortandad es el mejor ejemplo de lo que nos espera si no acertamos con la crisis climática. La única diferencia es que ahora sabemos qué hacer al respecto y cómo resolverla”, concluye Viglietti.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto