Efecto inesperado del Protocolo de Montreal: Verano ártico sin hielo aplazado

Descubrimiento sorprendente: El Protocolo de Montreal para salvar la capa de ozono también ha retrasado accidentalmente hasta 15 años el primer verano sin hielo en el Polo Norte, revela un estudio científico

En un esfuerzo por salvar la capa de ozono, también hemos ralentizado (sin querer) el calentamiento global, retrasando considerablemente el primer verano sin hielo en el Ártico, según demuestra una nueva investigación.

Pensemos. Estamos en 1987 y los países de todo el mundo acuerdan eliminar progresivamente casi 100 sustancias químicas artificiales. Y estos países tienen una buena razón para hacerlo: las sustancias en cuestión afectan a la capa de ozono. Se trata de una capa de la atmósfera que protege la vida en la Tierra de la peligrosa radiación procedente del sol. 

Para intentar salvar esta capa de ozono, que recientemente se ha descubierto que está disminuyendo en muchos lugares, pero especialmente sobre la Antártida, se están restringiendo las sustancias destructoras de la capa de ozono (como los tristemente famosos CFC). Se espera que así disminuya la concentración de sustancias destructoras del ozono en la atmósfera y se recupere la capa de ozono.

La historia del éxito

Han pasado 36 años y la eliminación progresiva de las sustancias destructoras de la capa de ozono es uno de los tratados internacionales sobre medio ambiente que más éxito ha tenido. De hecho, las investigaciones han demostrado que la concentración de sustancias destructoras del ozono está disminuyendo y que la capa de ozono se está recuperando.

Se retrasa el verano sin hielo

Pero el tratado (también conocido como Protocolo de Montreal) tiene otro bonito efecto secundario. También parece ralentizar el calentamiento global. Y nuevas investigaciones revelan ahora que sus efectos se están haciendo patentes en el Ártico, entre otros lugares. Allí, el Protocolo de Montreal está retrasando hasta 15 años la llegada de un verano sin hielo.

Calentamiento y sustancias destructoras de la capa de ozono

Que el Protocolo de Montreal tenga este efecto se explica fácilmente. Ello se debe a que las sustancias destructoras de la capa de ozono incluidas en el Protocolo y eliminadas progresivamente desde 1987 son también potentes gases de efecto invernadero. Y con su eliminación, el calentamiento global también se ha ralentizado ligeramente. 

“Aunque las sustancias destructoras de la capa de ozono no son tan frecuentes en la atmósfera como los gases de efecto invernadero (como el dióxido de carbono), realmente pueden tener un efecto sobre el calentamiento global”, argumenta el investigador Mark England. “Las sustancias destructoras de la capa de ozono, en particular, también tienen potentes efectos en el Ártico y desempeñaron un papel fundamental en el cambio climático que se produjo allí en la segunda mitad del siglo XX. Aunque detener esos efectos no era el objetivo principal del Protocolo de Montreal, es un subproducto fantástico”.

Que el Protocolo de Montreal también influye en nuestro clima no es en sí nada nuevo. Y anteriormente, England y sus colegas establecieron que las sustancias que agotan la capa de ozono habían contribuido significativamente al calentamiento experimentado por el clima ártico en la segunda mitad del siglo XX. “Es lógico preguntarse entonces qué impacto tuvo la regulación de las sustancias destructoras de la capa de ozono en el hielo marino del Ártico”, explica England.

Simulaciones climáticas

Para averiguarlo, los investigadores utilizaron simulaciones climáticas. Y estas sugieren, entre otras cosas, que por cada 1000 toneladas de sustancias destructoras de la capa de ozono que la población dejó de verter a la atmósfera gracias al Protocolo de Montreal, se salvaron unos 7 kilómetros cuadrados de hielo marino ártico. “Nuestros resultados demuestran claramente que el Protocolo de Montreal es un tratado muy poderoso que protege el clima y, por tanto, ha conseguido mucho más que la restauración del agujero de ozono sobre la Antártida”, afirma el investigador Lorenzo Polvani. “Sus efectos se dejan sentir en todo el mundo y, en particular, también en el Ártico”.

No es algo del futuro, pasa ahora 

Y no solo en un futuro lejano, sino ahora mismo. “Lo que más nos ha sorprendido”, afirma England. “¡Que los beneficios que el protocolo de Montreal tiene para nuestro clima ya se están notando hoy!, deducimos de nuestras simulaciones que si el mundo no hubiera ratificado el protocolo de Montreal y las emisiones destructoras de la capa de ozono hubieran aumentado sustancialmente estaríamos viviendo el primer verano ártico sin hielo justo por estas fechas.” “El protocolo está ralentizando realmente el deshielo del mar ártico en estos momentos”, afirmó Polvani. “Eso es lo que hace un tratado sobre el clima exitoso: ofrece resultados mensurables a las pocas décadas de su aplicación”.

Reducir las emisiones

El primer verano sin hielo marino en el Ártico sería un enorme (triste) hito en el calentamiento global aún en curso. Pero gracias al Protocolo de Montreal, parece que hemos adelantado bastante ese momento. Es una buena noticia. Pero desde luego no nos exime de nuestro deber de reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero, subraya England. “El Protocolo de Montreal frena el calentamiento global porque las sustancias destructoras de la capa de ozono son potentes gases de efecto invernadero, han contribuido al calentamiento que hemos visto en la segunda mitad del siglo XX. Pero no cabe duda de que nuestras emisiones de CO₂ son el principal motor del calentamiento (…) Aunque regular las sustancias destructoras de la capa de ozono puede ralentizar el calentamiento global y sus efectos (como un Ártico sin hielo), el planeta (a menos que reduzcamos nuestras emisiones de gases de efecto invernadero) seguirá calentándose”.

Emisiones destructoras de la capa de ozono

Mientras tanto, por cierto, en lo que respecta a las sustancias destructoras de la capa de ozono, tampoco parece que podamos cruzarnos de brazos del todo. Por ejemplo, hay indicios de que las emisiones de estas sustancias químicas volvieron a aumentar ligeramente entre 2010 y 2020. Por tanto, hay que estar alerta, afirma England. “Un aumento sustancial de las emisiones de sustancias químicas destructoras de la capa de ozono podría adelantar de nuevo la fecha del primer verano ártico sin hielo y afectar también a nuestro clima de otras maneras”.

Así pues, aunque ni siquiera el Protocolo de Montreal es completamente hermético, como ya se ha dicho, sigue siendo un tratado medioambiental de gran éxito. Y como tal (a pesar de las innumerables cumbres climáticas aparentemente infructuosas) también sigue dando esperanzas a los investigadores del clima. “El Protocolo de Montreal demuestra que la acción climática global es posible”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto