Los incendios forestales emiten más metano de lo que se pensaba

Los incendios forestales son una megafuente de emisiones de metano, según estudio de la Universidad de California

El pasado fin de semana ya causó estragos en el sur de Francia. Y solo estamos en abril. Los incendios forestales arrasan con creciente frecuencia e intensidad todos los rincones del mundo. Los daños resultan ser aún mayores de lo que se pensaba. Según un nuevo método de medición, hemos subestimado enormemente la cantidad de metano liberada por los inmensos incendios.

Mediante una nueva técnica, científicos de la Universidad de California (UCR) han cartografiado la cantidad de metano liberada por los incendios forestales en el estado de California. El metano es un gas de efecto invernadero muy potente, pero hasta ahora sus emisiones procedentes de los incendios forestales no se habían incluido en los cálculos de la calidad del aire, por ejemplo. Este gas es hasta 86 veces más potente que el dióxido de carbono en cuanto a su efecto sobre el calentamiento global a lo largo de 20 años.

Los investigadores explican en su nuevo estudio que a los responsables políticos de California les resultará muy difícil cumplir sus objetivos climáticos si no tienen en cuenta los incendios forestales como fuente importante de emisiones de metano. Sin embargo, no hay una táctica clara para reducir la frecuencia y el tamaño de los incendios (todavía).

Megafuente de emisiones de metano

La idea de que los incendios forestales contribuyen a las emisiones de metano no es nueva. Pero sí lo es la inmensa cantidad liberada a la atmósfera en el año 2020 estudiado. Los investigadores concluyen que los 20 incendios forestales más importantes del Estado son responsables de más de siete veces la cantidad de emisiones de metano de los 19 años anteriores. “Los incendios son cada vez mayores y más intensos. Como consecuencia, las emisiones de gases nocivos también han aumentado mucho”, afirma la investigadora principal, Francesca Hopkins.

“Las emisiones de metano procedentes de los incendios forestales en 2020 llegarían al 14 % de todo el presupuesto de metano del estado si se incluyeran en ese momento”. California sí hace un seguimiento de las emisiones de metano procedentes del sector agrícola, las empresas y los particulares, pero no de fuentes naturales como el metano. Si los estadounidenses lo hicieran, los incendios forestales serían el tercer mayor emisor de metano en 2020.

Nueva técnica de medición

“Es muy difícil medir con precisión este tipo de fuentes naturales. Además, es cuestionable que podamos controlar las emisiones, pero es importante hacer un buen intento”, afirma hopkins. “Los incendios forestales provocan emisiones adicionales, mientras que las políticas gubernamentales se dirigen a reducir la cantidad de metano en la atmósfera”.

El método tradicional para analizar los gases liberados por los incendios forestales es con muestras de aire recogidas en avión. Esto es caro y complicado. Por ello, los investigadores utilizaron una nueva técnica de sensores en la que las partículas de aire se escanean desde una distancia de 65 kilómetros. Este método es más barato, seguro y preciso porque se centra en penachos de humo directos en los que convergen sustancias procedentes de distintas fases de la combustión.

“El penacho de humo consiste en una mezcla en la que confluyen distintas fases de combustión. Por ejemplo, distinguimos fases de combustión lenta y fases de combustión activa, cada una con sus propias composiciones de gases de emisión. Podemos captar todo esto con nuestros sensores. Eso es lo que hace que estos datos de medición sean tan únicos y específicos”, explica Hopkins.

El dispositivo de medición no emplea tecnología láser, como tantos dispositivos de exploración, sino que registra la luz solar absorbida por los gases de los penachos de humo, tras lo cual cada sustancia emite calor a su manera. De este modo, el equipo puede analizar la mezcla de partículas de polvo. ¿Qué sustancias están presentes en los aerosoles y en qué cantidad? Las concentraciones de CO₂ y metano también son fáciles de comprobar de este modo.

Como 20 000 elefantes de metano

A una distancia segura, se detectaron con este método más de 20 gigagramos de metano, emitidos durante dos enormes incendios forestales en el bosque nacional de Sequoia en el verano de 2020. 20 gigagramos equivalen a 20 millones de kilogramos. Para hacernos una idea de esta nube de gas de efecto invernadero, estamos hablando de una cantidad de metano tan pesada como 20 000 elefantes juntos. Los datos corresponden aproximadamente a los de los satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA), que cartografiaron globalmente la zona quemada, aunque estos satélites no pudieron calcular en su momento las concentraciones de metano.

Cada vez más incendios forestales

Como ya se ha mencionado, 2020 fue un año excepcional en cuanto a incendios forestales, pero se prevé que este tipo de megaincendios forestales sean cada vez más frecuentes debido a la crisis climática, no solo en Norteamérica, sino también en Siberia, por ejemplo, y en todas las zonas boscosas de Europa. Los incendios forestales representaron más emisiones de metano en California en 2020 que los edificios residenciales y comerciales, las centrales eléctricas y el transporte. Solo la agricultura y la industria son mayores emisores de metano. Por tanto, es importante buscar formas de frenar la cantidad e intensidad de los incendios forestales.

“California lleva mucho tiempo siendo precursora en la reducción de gases de efecto invernadero. Esperamos que el Estado pueda reducir aún más las emisiones de metano aplicando políticas sostenibles en muchos frentes. De este modo, podremos hacer algo contra el calentamiento global y sus efectos destructivos, incluso mientras lidiamos con las emisiones adicionales de gases de efecto invernadero a causa de estos incendios forestales”, concluye Hopkins.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto