La obesidad suele pasar de madres a hijas. ¿Qué ocurre con padres e hijos?

¿La obesidad se hereda? Un estudio británico muestra diferencias en la transmisión de la obesidad entre madres e hijas e hijos

¿Es la obesidad un rasgo familiar? En parte sí, pero no del todo. Las hijas tienen muchas más probabilidades de padecer sobrepeso grave si sus madres tienen sobrepeso, pero los hijos no, según muestra un nuevo estudio británico.

Ese efecto comienza cuando los niños son muy pequeños. Los investigadores de la universidad de southampton midieron el IMC, la masa muscular y la grasa corporal de 240 niños y de sus padres. Lo hicieron cuando los niños tenían 4 años, cuando tenían 6-7 y a la edad de 8 o 9. Y molesto, pero cierto: a partir de los 6 años aproximadamente, las hijas tenían un IMc igual de alto y tanta masa grasa como sus madres. No ocurría lo mismo con los hijos. Tampoco había correlación con el peso del padre.

¿Naturaleza o crianza?

Los investigadores aún no están seguros de cómo es posible. Se podría pensar que los genes desempeñan un papel o, por supuesto, la dieta: los niños de esa edad comen lo que sus padres les ponen delante. Pero eso no explica por qué no hay correlación entre el IMC de hijos y madres o de hijas y padres.

“En el Reino Unido, las madres siguen pasando más tiempo con sus hijos pequeños que los padres. Por lo tanto, pueden tener una mayor influencia en la dieta y la cantidad de actividad física”, explica la investigadora principal, Rebecca Moon. “Pero también puede haber efectos prenatales. 

Ya se ha demostrado que los factores relacionados con el estilo de vida y la dieta materna afectan de forma diferente al feto masculino y al femenino, y existen diferencias fundamentales en el tejido adiposo de hombres y mujeres que podrían explicar esta diferencia”. Por tanto, es posible que este mayor riesgo de obesidad se produzca ya en el útero, pero Moon subraya que se necesitan más investigaciones para confirmarlo.

Se requiere una ayuda

Por ahora, piensa sobre todo que se necesita más ayuda para enseñar a las familias a llevar una vida más sana, antes y durante el embarazo. “Este estudio deja claro que las hijas de madres con obesidad o mucha grasa corporal corren un riesgo mucho mayor de tener sobrepeso ellas mismas. Así que tenemos que empezar muy pronto con la ayuda para controlar el peso y la grasa corporal, especialmente en las niñas que son hijas de madres gordas. Tenemos que ayudar a estas familias a llevar una vida más sana antes de que la mujer se quede embarazada para reducir las posibilidades de que sus hijos tengan sobrepeso”. Sugiere que se enseñe a los padres a comer sano y hacer suficiente ejercicio.

Más que el IMC

El estudio británico pudo determinar la transmisibilidad de la obesidad de madre a hijo con más precisión que otros anteriores, añade la investigadora. “Es el primer estudio que mide también la composición corporal de los padres y sus hijos. Así se obtiene una buena imagen de la grasa corporal, los músculos y los huesos”. Estudios de otros países ya habían utilizado solo el IMC, pero este no siempre es un buen indicador del porcentaje de grasa.

Romper la cadena

Los niños con sobrepeso corren un alto riesgo de seguir teniéndolo cuando crezcan. A su vez, se convierten en madres con sobrepeso, que a su vez transmiten la obesidad a sus hijas. Se crea así una situación que se prolonga de generación en generación. Y no hace falta que le digamos lo mala que es la obesidad para la salud. Aumenta el riesgo de diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y cáncer de colon. Así que es importante romper la cadena. Y la mejor manera de hacerlo es a una edad muy temprana.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto