Descubren que organismos costeros prosperan la sopa de plástico en alta mar

Investigadores analizan residuos plásticos de la sopa de plástico y descubren presencia de especies costeras que se reproducen y sobreviven en su interior

En medio del océano flota una enorme cantidad de residuos plásticos: la famosa sopa de plástico. Y en medio de esta sopa de plástico, los investigadores han hecho ahora un descubrimiento sorprendente: han encontrado una amplia gama de especies que en realidad no pertenecen a alta mar, sino a lo largo de la costa.

Y esas especies no solo consiguen sobrevivir en la sopa de plástico, escriben los investigadores en la revista Nature Ecology & Evolution. Incluso prosperan allí. De hecho, se reproducen con los residuos plásticos. En su estudio, los científicos también introducen un nombre para los organismos normalmente costeros pero ahora residentes en aguas abiertas. En la sopa de plástico, forman colectivamente una “comunidad neopelágica”. “Un fenómeno causado por la introducción de un mar de balsas antropogénicas relativamente permanente”, afirman los investigadores.

Más sobre la sopa de plásticos

El término “sopa de plásticos” se refiere a una zona del Océano Pacífico Norte donde se acumulan grandes cantidades de plástico (y otros residuos). Por cierto, esto no da lugar (como suele pensarse) a un vertedero flotante visible lleno de plástico, sino a un gran aumento de la concentración de plástico (la mayor parte del cual es casi demasiado pequeño para verlo) en estas aguas. El hecho de que la concentración de plástico sea tan alta precisamente aquí puede atribuirse a las corrientes marinas que transportan plástico y convergen aquí.

El estudio

Los investigadores sacan sus conclusiones después de pescar y analizar 105 piezas de plástico de la sopa de plástico entre noviembre de 2018 y enero de 2019. Hasta en el 70,5 % de los trozos de plástico analizados encontraron especies que en realidad pertenecen a zonas costeras. En total, los investigadores identificaron 484 invertebrados marinos en el plástico, el 80 % de los cuales pertenecían a especies que normalmente se encuentran en las zonas costeras. Entre ellas se encuentran especies que conocemos (entre otras) de la zona costera de Japón, como la cochinilla marina japonesa, el camarón de fango jaspeado y la anémona verde de escollera. Curiosamente, el número de especies normalmente residentes en zonas costeras halladas en el plástico era hasta tres veces superior al de especies pelágicas, o especies que tradicionalmente se encuentran en mar abierto.

Redes de pesca

La mayor diversidad de especies que los investigadores encontraron en las cuerdas. La mayor diversidad de especies normalmente residentes en zonas costeras se encontró en las redes de pesca (o restos de ellas). Además, los investigadores tuvieron que concluir que tanto las especies que cabría esperar encontrar en mar abierto como las especies que realmente pertenecen a la costa consiguieron reproducirse en los plásticos.

Que los organismos marinos puedan propagarse en los desechos flotantes no es en sí nada nuevo. Ya en el siglo XIX, los biólogos propusieron que esto permitía a las especies desplazarse a distancias relativamente pequeñas. Pero entonces supusieron que esos organismos lo hacían sobre restos naturales: trozos de madera, vegetación flotante o piedra pómez. Y en esos materiales, los organismos probablemente no llegaban muy lejos. 

“Los materiales naturales tienen una vida relativamente corta”, escriben los investigadores en su estudio. “En alta mar, se degradan en un periodo de meses o varios años, o se empapan, se hunden o son consumidos por animales marinos”. Sin embargo, la sopa de plástico ofrece a las especies nuevas y más ambiciosas oportunidades, argumentan los investigadores. El plástico no se descompone tan rápidamente y ofrece a las especies que “embarcan” cerca de la costa la oportunidad de viajar quizá miles de kilómetros, labrarse una existencia en alta mar y tal vez incluso colonizar nuevos hábitats no visitados antes por su especie.

Aún no sé sabe cómo sobreviven en altamar 

Las investigaciones de seguimiento deberían revelar cómo consiguen sobrevivir en alta mar estas especies normalmente costeras. Según los investigadores, es posible que tengamos que revisar gradualmente nuestra visión de estas especies. Mientras que ahora se suele suponer que no pueden sobrevivir en alta mar por razones físicas o ecológicas, este estudio sugiere provisionalmente que nada de eso es cierto. En cambio, la ausencia de sustrato, o de tierra firme bajo sus pies, sería la única razón por la que no las encontramos en aguas abiertas.

Tsunami del 2011

Esta idea no es totalmente nueva. Hace poco más de una década, por ejemplo, un experimento natural muy trágico ya demostró que las especies que normalmente viven en la costa pueden sobrevivir perfectamente en mar abierto, siempre y cuando tengan tierra firme bajo sus pies. De hecho, los investigadores vieron cómo esto sucedía tras el devastador tsunami que asoló Japón en marzo de 2011. 

Durante el tsunami, grandes cantidades de desechos, incluidos plásticos, acabaron en el agua. Una pequeña parte comenzó a llegar a Norteamérica y Hawái a partir de 2012. Y en los años siguientes, los científicos identificaron cientos de especies que normalmente vivían en la costa japonesa y que habían flotado hasta Norteamérica y Hawái en ese plástico. Algunas de ellas habían flotado en alta mar durante al menos seis años antes de su llegada a ese nuevo continente. Con la nueva investigación, se acumulan aún más las pruebas de que las especies que habitan en la costa también pueden sobrevivir en aguas abiertas.

No se sabe con certeza cómo les irá en el futuro a los organismos que viven en la costa y que ahora se alimentan de la sopa de plástico. Pero los investigadores dan por hecho que seguirán encontrándose en la sopa de plástico por el momento. Incluso es posible que su número aumente. De hecho, los investigadores sospechan que las especies normalmente costeras que ahora viven en la sopa de plástico pueden dividirse a grandes rasgos en dos grupos. 

Un grupo está formado por especies que se reproducen activamente en la sopa de plástico. El otro grupo está formado por especies que no lo hacen, pero que pueden sobrevivir en el plástico durante largos periodos de tiempo. El primer grupo se mantiene de forma natural. El segundo grupo puede persistir o incluso crecer gracias a lo que hacemos. Esto se debe a que nos aseguramos de que cantidades cada vez mayores de plástico lleguen de la tierra al océano. Y eso deja suficientes “balsas antropogénicas” en las que los organismos costeros pueden desplazarse a mar abierto.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto