Derretimiento de glaciares submarinos es mayor de lo que se pensaba

Lo que los satélites no pudieron ver: los glaciares se derriten mucho más de lo que se pensaba

Los científicos del clima son conscientes de que el hielo de los glaciares se derrite bajo el sol abrasador, pero resulta que también hay mucho hielo que desaparece bajo la superficie del agua. Y en las últimas décadas se ha subestimado enormemente su magnitud.

En enero de este año, los científicos ya dieron la voz de alarma: incluso en el escenario climático más favorable, en el que la Tierra se calienta solo 1,5 grados, la mitad de todos los glaciares y una cuarta parte de todo el hielo de los glaciares desaparecerán en todo el mundo. Ahora resulta que en estos cálculos no se ha tenido debidamente en cuenta un importante proceso de deshielo, el del hielo de los glaciares submarinos. Esto significa que la situación parece aún más triste de lo que se pensaba.

De expedición

Un equipo internacional de científicos del clima, formado por chinos, austriacos, británicos y estadounidenses, realizó una expedición al Himalaya para examinar varios lagos glaciares. Entre 2000 y 2020, descubrieron que se había creado un 47 % más de lagos en la región. Las dimensiones totales crecieron un 33 % y la cantidad de agua aumentó un 42 %. Que se ha añadido un gran número de lagos glaciares y que los lagos han crecido en circunferencia ya era evidente por las imágenes de satélite, pero la gran diferencia en el volumen de agua sorprendió a los científicos. Descubrieron que en el Himalaya se habían derretido 2,7 gigatoneladas (2 700 000 000 000 de kilogramos) más de hielo glaciar de lo previsto en estudios anteriores. En comparación, esto equivale a 570 millones de elefantes o a más de 1000 veces el número de elefantes del mundo.

Secretos bajo la superficie

En el Gran Himalaya (la parte más alta), se ha derretido un 6,5 % más de hielo de lo que indicaban los cálculos anteriores. En el Himalaya central, se ha detectado una diferencia del 10 %, con un valor atípico del 65 % en el glaciar Galong Co, donde hasta ahora se había subestimado muchísimo el deshielo. 

Los satélites no pudieron detectar estos cambios porque los datos solo pueden medir la superficie del agua y no pueden decir nada sobre el hielo glaciar que se convierte en agua de deshielo en las profundidades del lago glaciar.

“Nuestros hallazgos permiten a los gestores locales del agua gestionar mejor el agua de deshielo que fluye desde los lagos glaciares”, explica Zhang Guoqing, investigador principal. Con la estimación mejorada de la cantidad de agua de deshielo, el contenido de los lagos glaciares y el porcentaje de pérdida de hielo glaciar al año, los científicos también pueden ahora comparar con mayor precisión los glaciares que terminan en un lago con los que terminan en tierra (en forma de río o cascada).

211,5 gigatoneladas de hielo extra derretido

En el estudio, los investigadores subrayan lo importante que es comprender los mecanismos que subyacen a la pérdida de hielo de los glaciares. Solo entonces se podrá calcular correctamente cuánto hielo se ha perdido y descubrir así que esta pérdida se ha subestimado durante años. 

Según los investigadores, se calcula que en el periodo 2000-2020 se han derretido en todo el mundo 211,5 gigatoneladas de hielo, es decir, aproximadamente un 12 % más de lo que se pensaba. “Esta conclusión demuestra lo importante que es incluir la cantidad de hielo derretido bajo la superficie del agua de los lagos glaciares en las estimaciones futuras en cualquier parte del mundo”, afirma Tobias Bolch, de la Universidad Tecnológica de Graz.

Si no se hace así, simplemente se obtiene una imagen demasiado positiva de la realidad, porque tal y como están las cosas, los glaciares se reducirán aún más rápido e incluso desaparecerán por completo de lo que ya indicaban las predicciones de estudios anteriores. Por ello, David Rounce, de la Universidad Carnegie Mellon del Reino Unido, afirma que el proceso de deshielo analizado en el estudio dejará su huella en la evolución de los glaciares de todo el mundo durante mucho tiempo.

Afortunadamente, sin embargo, ahora es más fácil predecir en las zonas montañosas vulnerables, dónde se derrite más hielo y en qué cantidad. Esto permite a los organismos locales reaccionar ante la sequía y las posibles inundaciones.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto