Venus podría tener una superficie esponjosa que se renueva periódicamente

Descubren que es posible que superficie  de Venus sea blanda o esponjosa y se renueve periódicamente

La superficie de Venus no es una capa más de roca. Es posible que la capa exterior esté formada por una capa blanda y esponjosa que se renueva.

Al menos, eso es lo que piensan ahora los científicos. No es fácil averiguarlo, ya que Venus tiene una atmósfera tóxica asfixiantemente espesa. Llueve ácido sulfúrico y su temperatura media es de 475 grados centígrados. A diferencia de las diversas placas tectónicas de la Tierra, el caparazón de Venus también está formado por una sola capa dura, lo que dificulta ver lo que hay debajo.

Datos captados por la sonda Magallanes

Pero los datos recogidos ya en 1989 por la sonda espacial Magallanes pueden haber ocultado los secretos de Venus todos estos años. La Magallanes pretendía cartografiar la superficie de Venus y utilizó un radar para penetrar en las espesas nubes del planeta. Ahora, los científicos han revisado esos datos y han descubierto que la litosfera de Venus (es decir, su capa exterior) puede ser mucho más delgada de lo que se creía.

Las coronas de Venus 

Llegaron a esta conclusión observando más de cerca las llamadas coronas del planeta y las crestas y fosas que las rodean. Las coronas son un tipo de volcanes de forma ovalada que solo se encuentran en Venus y en una luna de Urano. Posiblemente, se forman por la hinchazón de material caliente bajo la superficie. Donde las crestas están más juntas, la litosfera parece ser muy delgada, de unos 11 kilómetros de media. “Durante mucho tiempo hemos pensado que la litosfera de Venus es gruesa e inmóvil, pero esa imagen se está inclinando ahora”, dijo la investigadora principal de la NASA, Suzanne Smrekar. “Aunque Venus no tiene una tectónica similar a la de la Tierra, en estas regiones con una litosfera delgada parece que pueden escapar cantidades considerables de calor, de forma similar a las regiones donde se forman nuevas placas tectónicas en el fondo marino de la Tierra”.

Ilustración de la actividad volcánica en Venus. Gran corona Quetzalpetlatl
Ilustración de la gran corona Quetzalpetlatl en el hemisferio sur de Venus. Foto: NASA/JPL-Caltech/Peter Rubin

Durante mucho tiempo, los científicos supusieron que no ocurría gran cosa en el interior de Venus, pero investigaciones recientes sugieren lo contrario. Por ejemplo, las coronas: se parecen un poco a los cráteres de impacto y consisten en un anillo elevado, una especie de corona, alrededor de un núcleo rebajado rodeado de fracturas circulares. Pueden ser enormes, de hasta cientos de kilómetros de diámetro.

Una cúpula colapsada

En un principio, los científicos pensaron que estas coronas también eran simples cráteres de impacto, pero un análisis más detallado revela que, naturalmente, son volcanes. Están causados por penachos de material fundido caliente que se elevan desde el interior del planeta. En el proceso, la superficie es empujada hacia fuera como una cúpula, que luego se colapsa hacia el interior a medida que la pluma se enfría. En los bordes, el material caliente se filtra, creando un anillo.

Imagen de la corona de Aine en Venus
Imagen del Magallanes de la corona Aine en Venus. Foto: NASA/JPL

Los cráteres de impacto, generados, por ejemplo, tras el choque de un meteorito, son relativamente raros en Venus, al menos en comparación con planetas como Marte o Mercurio. El porqué de esta situación ha sido un misterio durante mucho tiempo. Al fin y al cabo, cuantos más cráteres de impacto tiene un planeta, más antigua es probablemente su superficie. Si un planeta antiguo tiene pocos, entonces algo debe haber hecho desaparecer esos cráteres.

Una superficie siempre joven

La superficie de Venus está compuesta en un 80 % por rocas volcánicas, lo que implica que existe algún tipo de mecanismo para expulsar el interior del planeta, al igual que en la Tierra, los volcanes se forman cuando el magma es empujado hacia el exterior. Cada vez hay más indicios de que en Venus se produce continuamente un proceso de este tipo, que mantiene la superficie siempre joven. Este nuevo estudio apoya esta hipótesis. La pérdida de calor persistente en las regiones donde se forman las coronas indica una actividad geológica continua, ya que el magma se cuece a fuego lento justo debajo de la superficie.

Próxima misión a Venus

Venus es muy similar a la Tierra en cuanto a tamaño, masa y composición. Además, es nuestro planeta vecino más cercano. Sin embargo, Marte está mucho más en el punto de mira. En los últimos años, pocas sondas espaciales se han dirigido hacia Venus. Afortunadamente, esto cambiará con la misión VERITAS de la NASA, cuyo lanzamiento está previsto para 2027. Los científicos esperan obtener entonces una imagen mucho mejor de las misteriosas coronas.

“VERITAS puede señalar exactamente dónde se encuentran estas regiones activas y observar las variaciones locales de la densidad litosférica. Quién sabe, también podremos observar la deformación de la litosfera”, responde Smrekar. “Así podremos determinar si el vulcanismo realmente hace que la litosfera sea lo suficientemente esponjosa y blanda como para perder tanto calor como la Tierra, o si Venus esconde más misterios”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto