Setas psicodélicas y terapia ayudar a dejar de fumar, según estudio

Setas con compuestos Psicodélicas ayudan a dejar el cigarro

Unas cuantas setas mágicas, un poco de terapia y un fumador ya no languidecerá entre cigarrillos, o al menos le resultará mucho más fácil mantenerse alejado de ellos.

Cada vez se investigan más los beneficios psicológicos del alucinógeno psilocibina, el principio activo de las setas que alteran la mente. Según un nuevo estudio, la droga, combinada con la terapia cognitivo-conductual, permite dejar de fumar a un porcentaje sorprendentemente alto de fumadores.

Cambio de identidad

Muchos sujetos experimentaron una especie de cambio de identidad, en el que ya no se veían a sí mismos como fumadores, sino como no fumadores. Este nuevo núcleo de identidad puede explicar por qué el 80 % de los participantes no había vuelto a encender un cigarrillo al cabo de seis meses y hasta el 60 % seguía sin fumar al cabo de cinco años, según científicos de la Universidad de Cincinnati.

El equipo estadounidense analizó los diarios de los participantes en el momento de recibir la terapia cognitivo-conductual psicodélica en 2014. Los fumadores habían escrito sus experiencias con sus propias palabras. Y los investigadores siguieron encontrando los mismos patrones en los textos: “Vimos una y otra vez que la gente sentía que había terminado de fumar y que ahora era un no fumador”, explicó la investigadora principal Neşe Devenot. “Los resultados demuestran que la gente puede reinventarse con la ayuda de los psicodélicos. La psilocibina hace que se liberen de viejos hábitos y adicciones. Esto les permite resistir mejor las tentaciones y los desencadenantes de la vida cotidiana.”

Dejar con éxito lo que sea

La terapia conductual con psilocibina presumiblemente no solo funciona si quieres dejar de fumar. Eso se debe al llamado cambio de identidad que experimentas. “Si quieres dejar de comer carne, pero hueles un filete delicioso, es difícil mantenerte fiel a tus principios y no pensar: oh, bueno, por esta vez haré una excepción”, dice la investigadora. “Pero si te identificas como vegetariano y estás convencido de que eres alguien que no come carne, esa identidad te ayuda a tomar una decisión diferente en ese momento conscientemente difícil”.

Como hongos parásitos

Durante el estudio, los terapeutas guiaron a los participantes que tropezaban y les pidieron que imaginaran que fumar era un comportamiento ajeno a su identidad básica. Repitieron estos ejercicios de imaginación y los fumadores escribieron después sus experiencias. Por ejemplo, un ejercicio de visualización consistía en plantear la adicción a la nicotina como una fuerza externa, que manipulaba el comportamiento del participante en su propio beneficio. “Al igual que el infame hongo Cordyceps, que convierte a los insectos en zombis andantes y los dirige hacia las copas de los árboles para que el hongo pueda reproducirse, el comportamiento del fumador se imprime en el cerebro como una forma de manipulación parasitaria”, escriben los investigadores.

Estás setas pueden hacer que dejes de fumar
Setas psicodélicas para uso terapéutico. Imagen: 24K-Production

Los psicodélicos como catalizadores

Los psicodélicos pueden romper este patrón. “Estoy convencido de que la psilocibina puede servir de catalizador para motivar e inspirar a las personas a cambiar su identidad básica y, por tanto, su comportamiento no deseado mediante la terapia cognitivo-conductual”, afirma el investigador Albert García-Romeu, de la Universidad Johns Hopkins. “Con la terapia cognitivo-conductual, nos centramos en los pensamientos y sentimientos que experimentamos en nuestra vida diaria y consideramos cómo se relacionan con nuestro comportamiento. Porque, normalmente, las personas tienden a inventar una historia o un sentimiento sobre sí mismas en torno a sus comportamientos. Esto constituye la base de la experiencia con psilocibina, que puede ofrecer nuevas percepciones e incluso desencadenar un cambio de identidad, como pasar de fumador a no fumador”, explica el científico.

Metamorfosis mental

Por ejemplo, los participantes escribieron que su deseo de nicotina solía ser insoportable, pero que los tratamientos con psilocibina hicieron que dejar de fumar fuera mucho más fácil. “Siento que, de alguna manera, soy fundamentalmente diferente a ayer”, escribió un participante. Ya ni siquiera podía imaginarse deseando un cigarrillo. Otro escribió: “El deseo de nicotina ya no existe, no es real. Otro concepto está firmemente arraigado en mi cerebro, en mi mundo. Siento que se ha producido una especie de metamorfosis”.

Como esquiar en nieve fresca

Devenot explica que la gente se estanca en los mismos patrones de comportamiento y reacciona de la misma manera ante los factores estresantes u otros desencadenantes. Lo compara con un esquiador que desciende una montaña y retoma una y otra vez la misma pista profundamente arraigada, que ya ha utilizado miles de veces. “El funcionamiento neurológico es un poco más complicado, pero es una metáfora de cómo vemos los psicodélicos y la terapia cognitivo-conductual”, dice Devenot.

“Los psicodélicos pueden compararse con esquiar en nieve fresca. Se da a la gente la libertad de encontrar un nuevo camino. Los surcos arraigados de los malos hábitos tienen menos agarre en nuestros esquís gracias al tratamiento, así que podemos trazar otros caminos. Buscamos formas de ayudar a la gente a cambiar su comportamiento y a desaprender hábitos malsanos. Los psicodélicos parecen ayudar enormemente en este sentido. Por eso es importante investigar más sobre la psilocibina y otras drogas que alteran la mente en combinación con la terapia cognitivo-conductual”, concluye Devenot.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto