Nuevas pruebas de ADN sitúan el origen del coronavirus en perros mapaches

El coronavirus pudo saltar a los humanos desde perros mapaches según datos genéticos del mercado de Wuhan

El coronavirus parece haber saltado de los perros mapaches a los humanos. Así se desprende de las muestras de ADN tomadas en un mercado de pescado y animales de la ciudad china de Wuhan.

El largo debate sobre el origen del covid-19 ha dado un nuevo giro. Un científico francés ha descubierto en una base de datos genética china que el coronavirus parece proceder de animales como los perros mapaches. Se cree que estos transmitieron el virus a los humanos en el mercado de marisco de Huanan, en Wuhan.

Los investigadores chinos que habían introducido los datos en la base de datos también los borraron a los pocos días. Sin embargo, otros científicos descargaron los datos a tiempo para seguir investigando.

La epidemióloga de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, declaró en una rueda de prensa celebrada el 17 de marzo que “es realmente crucial que todos los datos relacionados con el inicio de esta pandemia estén disponibles de inmediato”.

Hay varias hipótesis que deben investigarse. “Entre ellas, cómo entró el virus en la población humana: a través de un murciélago, de un huésped intermediario o de un laboratorio. Aún no tenemos una respuesta definitiva”.

Más información sobre los perros mapache

El Nyctereutes procyonoides, también conocido como perro mapache o tanuki, es una especie de mamífero carnívoro de la familia Canidae. Es originario de Asia oriental y ha sido introducido en otras partes del mundo, incluyendo Europa y América del Norte.

El perro mapache es similar en apariencia a un pequeño zorro, con un pelaje grueso y peludo, generalmente de color marrón rojizo. Su rasgo más distintivo es su hocico corto y ancho, similar al de un mapache. Son animales nocturnos y se alimentan principalmente de frutas, bayas, insectos y pequeños animales como roedores y peces.

¿El virus saltó o escapó?

El mercado de Huanan se considera desde hace tiempo el probable origen de la pandemia de coronavirus. Muchos de los primeros casos de COVID-19 se produjeron, en diciembre de 2019, en personas relacionadas con ese mercado. Los puestos vendían todo tipo de animales vivos y muertos.

Los científicos suponen que los murciélagos son el huésped original del SARS-CoV-2. De hecho, estos animales son portadores de muchos coronavirus, aunque todavía no se ha encontrado ningún espécimen portador de este virus en particular. El ancestro del virus probablemente saltó de los murciélagos a un huésped intermediario vendido en el mercado, que luego infectó a los humanos.

Una explicación alternativa es que el virus se escapó del Instituto de Virología de Wuhan. Allí se sabe que los investigadores han realizado estudios sobre ciertos coronavirus de murciélagos. Aunque se trata de una idea menos popular entre los científicos, el Departamento de Energía estadounidense la calificó en febrero como “la explicación más probable”, aunque no aportó pruebas que la respaldaran.

Muestras de ADN

Ahora los datos genéticos pueden haber arrojado más luz sobre el origen del SARS-CoV-2. Estos datos fueron publicados por el Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades en la base de datos virológicos mundial GISAID. Proceden de muestras de ADN tomadas de varias superficies en el mercado a principios de 2020, después de su cierre.

Los datos fueron anotados por la bióloga evolucionista Florence Débarre, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia. Ella compartió sus hallazgos con la OMS el 14 de marzo. Entre las muestras que dieron positivo para el SARS-CoV-2, los investigadores observaron indicios de ADN procedente de animales. “Algunos de estos animales son perros mapaches”, declaró Van Kerkhove en la rueda de prensa.

Se ha demostrado anteriormente que los perros mapache (Nyctereutes procyonoides) son sensibles al SARS-CoV-2 y pueden propagarlo. “Sabemos que pueden transmitirlo bien”, afirmó la bióloga Alice Hughes, de la Universidad de Hong Kong. Sin embargo, esto no prueba que los perros mapache u otros animales en el mercado estuvieran infectados con el virus en diciembre de 2019; tal evidencia es imposible de proporcionar ahora, dice Hughes.

OMS pide que se vuelvan a publicar los datos

“Los datos parecen proporcionar pruebas convincentes de que los perros mapache y otros animales estaban presentes en el mercado en un momento crítico”, dice el virólogo Jonathan Stoye, del Instituto Francis Crick de Londres. “Este es otro eslabón más de la cadena que cabría esperar si la pandemia empezó así”.

Tras la información compartida por Débarre, Van Kerkhove dijo que la OMS ha pedido al Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades que publique de nuevo los datos genéticos. “El gran problema es que estos datos no están fácilmente disponibles para la comunidad internacional, por no mencionar que deberían haberse revelado años antes”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto