Los primeros jinetes de la historia: posible descubrimiento en la cultura yamna

Se ha descubierto los posibles primeros jinetes de la historia de la humanidad, la cultura yamna

Posiblemente, fueran nómadas de la cultura yamna que salían a caballo hace ya entre 4500 y 5000 años.

Los primeros desplazamientos a caballo marcaron un antes y un después en la historia de la humanidad. De repente, la gente podía cubrir distancias mucho mayores, lo que tuvo profundas implicaciones para el uso de la tierra, el comercio y la guerra. Una cuestión interesante es quiénes fueron realmente los primeros jinetes del mundo. Y tras una profunda investigación, los científicos tienen ahora alguna pista.

Pocos descubrimientos

Que hasta hace poco no tuviéramos ni idea de a quién se le ocurrió por primera vez, la idea de montar a caballo no es sorprendente. Al fin y al cabo, montar a caballo es perfectamente posible sin equipamiento especializado. Por eso no sorprende que se hayan encontrado pocos objetos en yacimientos arqueológicos que puedan asociarse con la forma más primitiva de montar a caballo.

Restos humanos hallados

Para hacerse una idea de todos modos, los investigadores de un nuevo estudio han examinado los restos de esqueletos humanos excavados en túmulos funerarios de entre 4500 y 5000 años de antigüedad. Se sabe que en estos túmulos reposaban miembros de la cultura yamna. “Estudiamos más de 217 esqueletos hallados en 39 yacimientos diferentes, de los cuales unos 150 se descubrieron en túmulos de la cultura yamna”, explica el investigador Martin Trautmann.

Más sobre la cultura yamna 

La cultura yamna fue un grupo de población que surgió en las estepas póntico-caspias a finales del cuarto milenio antes de Cristo. Era una cultura predominantemente nómada, pero se practicaba cierta agricultura cerca de los ríos y se han encontrado algunas fortalezas en lo alto de las colinas. Los miembros de la cultura yamna probablemente utilizaban carros con ruedas, lo que les permitía viajar a la estepa y mantener grandes rebaños de ganado vacuno y ovino. Estos pastores, si no los primeros nómadas del mundo, se extendieron por el oeste y el este durante los dos siglos siguientes. De hecho, su hábitat se extendía desde Hungría hasta Mongolia y el oeste de China. Los científicos sospechan que los nómadas de la cultura yamna ayudaron a difundir el protoindoeuropeo. Se trata del antepasado de todas las lenguas indoeuropeas, como el alemán, el neerlandés y el inglés.

Para averiguar si estas personas habían montado a caballo alguna vez, los investigadores inspeccionaron los esqueletos en busca de diversas anomalías físicas. Por ejemplo, hay seis indicadores que pueden revelar si alguien fue alguna vez jinete (lo que se denomina síndrome del jinete). En este caso, hay que tener en cuenta lo siguiente: 

  1. Las inserciones musculares en la pelvis y el fémur
  2. Los cambios en la forma normalmente redonda de la cavidad de la cadera
  3. Las marcas de impresión causadas por la presión de la cavidad de la cadera sobre el fémur
  4. El diámetro y la forma del eje femoral
  5. La adherencia de la columna vertebral
  6. Las lesiones que pueden estar causadas por caídas, patadas o mordeduras de caballos.

Al menos 24 jinetes encontrados

Tras un minucioso análisis, los investigadores afirman que al menos 24 de los restos humanos estudiados habían sido “posiblemente jinetes” en vida. Cinco de los miembros de la cultura yamna eran incluso “muy probablemente jinetes”. “El hecho de que muchos de los esqueletos estudiados poseyeran las características buscadas demuestra que estas personas montaban a caballo con regularidad”, concluye Trautmann.

Significa que los nómadas pertenecientes a la cultura yamna pueden haber sido de los primeros en montar a caballo. “La equitación parece haberse originado no mucho después de la presunta domesticación de los caballos en las estepas de Eurasia occidental durante el cuarto milenio a. C.”, afirma el investigador Volker Heyd. “Ya era bastante común entre los miembros de la cultura yamna entre 3000 y 2500 años a. C.”.

Investigaciones posteriores serán importantes

El siguiente reto será desvelar por qué montaban a caballo. ¿Era simplemente por comodidad? ¿Facilitaba el pastoreo del ganado? ¿Era un medio para realizar incursiones rápidas y de gran alcance? ¿O el asiento alto inspiraba temor y era una especie de símbolo de estatus? Las investigaciones posteriores tendrán que revelarlo con más detalle.

No se puede decir con certeza si este estudio ha resuelto realmente el enigma de quiénes fueron los primeros jinetes del mundo. “Nos topamos con una tumba intrigante”, dice el investigador David Anthony. “La tumba data de alrededor del 4300 a. C. (es decir, tiene más de 6000 años) y se encontró en Hungría. La persona enterrada aquí mostraba sorprendentemente cuatro de los seis indicadores ecuestres”. Esto sugiere que la equitación pudo ser común un milenio antes que la cultura yamna. “No podemos sacar conclusiones definitivas de un caso aislado”, prosigue Anthony. “Pero ya se han encontrado restos de caballos en cementerios neolíticos de esta época. También se tallaron garrotes de piedra con forma de cabeza de caballo. Esto significa que probablemente no sea mala idea aplicar nuestras técnicas también a estas tumbas neolíticas y a las personas que descansan en ellas.”

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto