Las lagartijas comen más por la contaminación acústica, un estudio revela cómo el estrés afecta su alimentación

Estrés acústico en lagartijas: ¿Por qué comen más cuando hay ruido?

No solo a los humanos, a las lagartijas también les afecta el ruido. El estrés acústico de los helicópteros y aviones militares que vuelan bajo les hace comer más, según un nuevo estudio. Así es como los animales mantienen sus niveles de energía.

Los lagartos son animales pequeños. Solo tienen un pabellón auditivo (mientras que los humanos tienen tres) y carecen de pabellón auricular, pero su audición es bastante buena. La mayoría de las especies de lagartos captan frecuencias entre 100 y 5000 hercios, mientras que el oído humano tiene un rango de 20 a 20 000 hercios. Las investigaciones en humanos ya dejaron claro que el ruido fuerte y constante provoca estrés y un mayor riesgo de daños para la salud. Pero, ¿qué hacen los lagartos cuando hay contaminación acústica?

El ruido tiene un impacto físico

Científicos estadounidenses obtuvieron permiso del ejército para estudiar el comportamiento del lagarto cola de látigo a cuadros en una base militar cerca de Colorado Springs. En esta zona, los helicópteros Apaches, Chinooks y Blackhawk del ejército sobrevuelan regularmente a baja altura. 

Los F-16 y los grandes aviones de transporte también rugen sobre la base militar durante las numerosas sesiones de entrenamiento en el hábitat de la lagartija coliblanca. Los fuertes ruidos tienen un claro impacto en los reptiles: sus niveles de estrés se disparan, lo que les hace ajustar su comportamiento alimentario.

“En nuestro estudio demostramos que el ruido de los aviones tiene un impacto fisiológico mensurable en los lagartos. Nuestro estudio también demuestra que pueden hacer frente bastante bien a estos intensos estímulos sonoros. Se adaptan cambiando sus patrones de alimentación y movimiento”, afirma la investigadora principal, Megan Kepas, de la Universidad Estatal de Utah.

Todas son hembras

El ejército estadounidense y el parque de Colorado consideran al lagarto de cola de látigo a cuadros una especie en peligro de extinción. El animal mide unos 30 centímetros, incluida su larga cola, y vive en matorrales y praderas a lo largo de lechos de acequias secas en el estado de Colorado, al sur de EE. UU. La población de cola de látigo está formada solo por hembras que se reproducen asexualmente. Por desgracia para los animales, los helicópteros del ejército atraviesan su hábitat casi a diario. En días de actividad, se han medido en tierra niveles de ruido de hasta 112,2 decibelios, tan altos como una orquesta o una sierra eléctrica a corta distancia. Los días sin sobrevuelos, todo es tranquilo y el nivel no supera los 55,8 decibelios, equivalente al sonido de un frigorífico zumbando.

Lagartija cola de látigo
Lagarto. Foto: Gerald Corsi

Los científicos capturaron tantos lagartos como pudieron en dos mañanas de 2021, justo después de una buena dosis de contaminación acústica procedente del ejército y también en momentos más tranquilos. Pesaron y midieron a los animales, les extrajeron sangre para averiguar distintos niveles hormonales y les hicieron una ecografía para saber si las lagartijas estaban preñadas. Si lo estaban, se midieron y contaron los huevos. Tras la captura, se marcó a los animales para que no se contaran por partida doble en el estudio.

Cortisol, la hormona del estrés

El equipo analizó la sangre en el laboratorio en busca de la hormona del estrés cortisol, segregada por las glándulas suprarrenales entre tres y diez minutos después de un estímulo estresante. También analizaron los niveles de glucosa, cetonas y radicales libres liberados por las mitocondrias (las fábricas de energía de la célula) en situaciones de estrés por oxígeno. Como era de esperar, justo después de la contaminación acústica, los niveles de cortisol se disparan, pero los demás valores permanecen invariables.

“Nuestra investigación demuestra que las lagartijas que viven en la base militar de Fort Carson obtienen una respuesta de estrés distinta del ruido de helicópteros y aviones. En nuestros cálculos y conclusiones tuvimos en cuenta las diferencias individuales de tamaño corporal, si los animales estaban preñados o no y cuántos huevos llevaban”, explica la investigadora Layne Sermersheim.

Moverse menos, comer más

Las lagartijas responden a la contaminación acústica produciendo cortisol, la hormona del estrés. Esta respuesta al estrés desencadena la alimentación: a más cortisol, más apetito. Además, los animales se mueven menos debido al estrés acústico. 

Esto se observa claramente en las ballenas preñadas: cuantos más huevos llevan las lagartijas, mayor es el nivel de cortisol en sangre tras el estímulo del ruido. Las futuras madres son, por tanto, las más sensibles al ruido. Son las que menos se mueven relativamente y las que más se estresan tras un sobrevuelo.

“Estos animales lo compensan comiendo más. Así, mantienen sus niveles de energía durante y justo después de un acontecimiento estresante. Esto es importante porque la actividad física, el metabolismo, la reproducción y las respuestas hormonales consumen energía”, concluye Sermersheim.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto