Glaciares de Península Antártica aceleran su movimiento en verano

Los distintos glaciares de la  península Antártica aceleran su moviendo en verano debido al derretimiento

Las mediciones por satélite revelan que los glaciares fluyen hasta un 22 % más rápido en verano que en invierno. Y eso parecen malas noticias; de hecho, indican que los glaciares son muy sensibles a los cambios de su entorno.

La Península Antártica alberga una enorme cantidad de hielo que (si todo el hielo se derritiera) podría elevar el nivel del mar unos 7 centímetros. No solo se trata de cosas que podrían pasar en un futuro; investigaciones anteriores ya han demostrado que el deshielo de los glaciares de la Península Antártica ya provocó un aumento del nivel global del mar de unos 7,6 milímetros entre 1992 y 2017. Naturalmente, se plantea la cuestión de cómo le irá a esta masa de hielo en un futuro (próximo), si continúa el calentamiento global. Los científicos no pueden decirlo con exactitud; todavía hay mucha incertidumbre sobre cómo responderá esta parte de la capa de hielo antártica a las temperaturas más altas. Y, por tanto, también hay bastante incertidumbre sobre el aumento del nivel del mar que provocará esta parte de la Antártida.

Imágenes por satélite

No obstante, para conocer mejor la sensibilidad de esta parte de la capa de hielo antártica, los investigadores han analizado más de 10 000 imágenes de satélite tomadas de la Península Antártica entre 2014 y 2021. Su objetivo era claro: averiguar si la velocidad a la que se mueven los glaciares varía cuando cambian las temperaturas antárticas, dictadas por el cambio de estación. Sus conclusiones pueden consultarse en la revista Nature Geosciences.

La península Antártica es la más septentrional y cálida de la Antártida
La Península Antártica es la parte más septentrional y cálida de la Antártida. A lo largo de su costa occidental, más de 100 glaciares desaguan en el Océano Antártico. Y aunque pueda parecer que hay poco movimiento en esos glaciares, nada más lejos de la realidad; son una especie de ríos lentos que transportan hielo desde el interior hasta la costa y luego lo depositan en el océano Antártico. Imagen: Universidad de Leeds / ESA.

Resultado del estudio

El estudio de los científicos demuestra que los glaciares de la Península Antártica no son, desde luego, insensibles a los cambios estacionales de temperatura. Por ejemplo, los 105 glaciares estudiados fluyen un 12 % más rápido en verano, cuando las temperaturas son más altas. Y los glaciares más sensibles a las altas temperaturas fluyen hasta un 22 % más rápido en verano que en invierno. “Hace tiempo que sabemos que los glaciares de Groenlandia tienen un comportamiento estacional”, afirma el investigador Ben Wallis. “Pero solo ahora los datos de satélite muestran algo similar en la Antártida”.

Nieve que se derrite y agua oceánica más caliente

Hay dos razones por las que los glaciares fluyen más deprisa en verano. En primer lugar, las temperaturas estivales hacen que la nieve que descansa sobre los glaciares se derrita. El agua derretida se filtra (a través de grietas en el hielo del glaciar) justo a través del hielo y luego forma una capa deslizante entre el hielo del glaciar y el lecho rocoso sobre el que descansa el glaciar. Como resultado, el glaciar experimenta menos resistencia y aumenta la velocidad a la que fluye. Además, las temperaturas del Océano Austral son más altas en verano. Y esa agua más caliente afecta a las lenguas glaciares que descansan sobre el agua, haciendo que pierdan masa y sean menos capaces de contrarrestar la parte del glaciar que descansa en tierra. Y eso también provoca una aceleración del flujo glaciar.

El estudio revela que los glaciares de esta parte de la Antártida responden muy rápidamente a los cambios de su entorno. “Lo que hace que este estudio sea tan emocionante es que muestra lo sensibles que son los glaciares antárticos”, dijo Wallis. En términos de cambio climático, no es inmediatamente esperanzador. Sin embargo, se necesitan más investigaciones (seguimiento de los glaciares durante un periodo de tiempo aún más largo) para determinar cómo será el futuro de esta parte de la capa de hielo antártica con un mayor calentamiento global. “La Península Antártica es una de las regiones de la Tierra que se calienta más rápidamente”, afirma la investigadora Anna Hogg. “Si continúan estas investigaciones, los glaciólogos podrán controlar mejor la rapidez con que se producen los cambios y, en última instancia, también evaluar mejor cómo responderá el hielo al cambio climático”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto