Conoce la plasticosis: una enfermedad causada por el plástico

Plasticosis: la enfermedad fibrótica causada por la ingesta de plástico en aves marinas y sus consecuencias

El plástico tirado por ahí no solo es desagradable, sino también patógeno. En un nuevo estudio, los científicos describen la primera enfermedad fibrótica inducida por el plástico: la plasticosis.

Los investigadores descubrieron y describieron la enfermedad entre las grandes pardelas australianas. Pero no parece inconcebible que se pueda encontrar un síndrome similar entre otras numerosas especies de aves marinas y animales. Tampoco puede descartarse que la plasticosis afecte también a los seres humanos.

Ingieren grandes cantidades de plástico

La contaminación por plástico es un problema grave. Todos conocemos las imágenes de tortugas y aves marinas enredadas en plástico. También es ya de dominio público que los animales marinos y las aves ingieren plástico. Pero no está tan claro qué consecuencias concretas tiene esto último sobre su salud. Motivo suficiente para que un equipo internacional de investigadores lo analizara con detenimiento. Estudiaron las pardelas australianas, una especie que ya se ha demostrado que ingiere grandes cantidades de plástico.

Polluelos de pardelas australianas

En total, los investigadores estudiaron 30 jóvenes pardelas australianas que habían nacido en la isla australiana de Lord Howe entre 80 y 90 días antes. Los científicos comprobaron no solo la cantidad de plástico que ya habían ingerido las aves, sino también hasta qué punto ello había provocado la formación de tejido cicatricial en su interior. “En pocas palabras, la formación de cicatrices es una parte normal del proceso de curación que sigue a una lesión o inflamación”, explica la investigadora Hayley Charlton-Howard. “Se forma para proporcionar soporte mientras se repara el tejido dañado. Dado que el plástico puede dañar los tejidos blandos, también puede conducir a la formación de cicatrices, y el daño repetido de los plásticos puede incluso conducir a un tejido cicatricial extenso.” Y eso es exactamente lo que los investigadores encontraron en el interior de estas aves jóvenes. Es bastante desconcertante. “Estos polluelos tenían entre 80 y 90 días y ver que ya habían desarrollado un tejido cicatricial tan extenso en tan poco tiempo… Fue realmente sorprendente y aleccionador”.

Más sobre las pardelas australianas

Las pardelas australianas (Puffinus pacificus) son aves marinas que se encuentran en gran parte del Océano Pacífico y alrededor de las costas de Australia. Son conocidas por su habilidad para sumergirse en el agua y capturar peces y calamares con su pico afilado y curvo.

Estas aves son de tamaño mediano, midiendo alrededor de 40 a 50 centímetros de longitud y con una envergadura de alas de aproximadamente un metro. Tienen un plumaje marrón oscuro en la parte superior y blanco en la parte inferior, y su cola es larga y puntiaguda.

Tejido cicatricial en estómago glandular

Los investigadores encontraron el tejido cicatricial en el estómago glandular, la primera cámara del estómago de las aves marinas. “Descubrimos que el extenso tejido cicatricial (también llamado fibrosis) estaba muy extendido en las paredes de todo el órgano. También descubrimos que el tejido cicatricial estaba estrechamente relacionado con la presencia de plástico en el estómago glandular. Mientras tanto, no había relación entre la presencia de piedra pómez (una piedra áspera que las aves marinas consumen de forma natural para echar una mano en su digestión) y la formación de tejido cicatricial. Esto sugiere que el plástico tiene realmente propiedades patógenas únicas que conducen al tejido cicatricial”.

Consecuencias de la ingesta de plástico

Y la formación de ese tejido cicatricial no es fácil para las aves marinas. “El tejido cicatricial puede afectar a las aves de varias maneras”, explica Charlton-Howard. “En primer lugar, no funciona de la misma manera que el tejido sano: su función principal es proporcionar algo de soporte adicional y eso significa que es menos flexible. La funcionalidad de un órgano como el estómago (donde la flexibilidad es crucial, ya que le permite estirarse y contraerse para digerir los alimentos) puede verse afectada por el tejido cicatricial. Además, vemos que el plástico también daña gravemente las glándulas del estómago encargadas de producir fluidos digestivos. Estos fluidos ayudan a descomponer los alimentos, absorber nutrientes y prevenir infecciones. Por tanto, el daño causado por el plástico puede significar que las aves sean menos capaces de digerir sus alimentos y mantener la salud de sus estómagos”.

Más enfermedades a la espera de ser descubiertas

Los investigadores denominan “plasticosis” a la fibrosis inducida por el plástico. Según Charlton-Howard, es la primera vez que se describe una enfermedad fibrótica causada por el consumo de plástico. Pero sin duda no será la última, advierte. “Recientes estudios de laboratorio han demostrado que el plástico puede tener un amplio abanico de consecuencias negativas para la salud: desde alterar la química sanguínea hasta limitar la movilidad y la fertilidad, pasando por provocar inflamaciones, dañar tejidos y mucho más. Se trata de un campo de investigación muy nuevo, así que es probable que los científicos descubran aún más formas en que la ingesta de plástico afecta a la salud”.

Probablemente otras especies también sean afectadas

Aunque la investigación de Charlton-Howard y sus colegas se limita a las grandes pardelas australianas, también es probable que otras especies de aves marinas (y posiblemente también otras especies animales) también experimenten la formación de tejido cicatricial a manos del plástico. “Sabemos que las pardelas australianas se ven muy afectadas por la contaminación plástica, pero todavía hay más de 1200 especies marinas de las que sabemos que ingieren plástico y en las que aún no se ha investigado si también forman tejido cicatricial como consecuencia de ello”, dijo. “En este estudio, las grandes pardelas australianas ofrecen un indicio de lo que puede estar ocurriendo en otras especies silvestres. Y aunque otras especies no experimenten una formación de tejido cicatricial tan extensa, sin duda esperamos que haya otros organismos que también experimenten la formación de tejido cicatricial inducida por el plástico”.

Los humanos también ingieren plástico

Aún no está claro si los seres humanos, que también ingieren microplásticos con regularidad, se encuentran entre ellos. Pero desde luego no se puede descartar. “Sin embargo, el alcance de los plásticos que ingerimos los humanos es diferente”, señala Charlton-Howard. “Los plásticos presentes en los alimentos que comemos, el agua que bebemos y el aire que respiramos son mucho más pequeños, a menudo microscópicos. Pero esas partículas más pequeñas pueden ser igual de nocivas. Y estudios de laboratorio con animales ya han demostrado que pequeños fragmentos de plástico pueden acabar en el tubo digestivo, ser transportados por el cuerpo a través de la sangre y acabar acumulándose en los órganos. Allí, pueden causar inflamación y lesiones y, por tanto, cicatrices. Y esas pequeñas zonas cicatrizadas pueden aumentar en número con el tiempo. Pero hace mucha falta más investigación al respecto”.

Aunque el estudio nos da muchos más datos sobre las consecuencias de la contaminación por plásticos en las aves marinas, también plantea muchas preguntas nuevas. “Creo que nuestro estudio pone especialmente de relieve lo mucho que aún no sabemos sobre el impacto del plástico en la salud”, confirma Charlton-Howard. “La fibrosis que hemos observado tiene graves consecuencias para la supervivencia de estas aves y es algo que no conocíamos hasta hace poco”. “Ya se ha encontrado plástico en casi todas las zonas de la Tierra y es probable que la exposición al plástico sea inevitable para la mayoría (si no todos) los organismos vivos. Por eso pedimos que se investigue más. No solo para comprender mejor cómo reducir el impacto que la contaminación por plástico tiene en la fauna, sino también para entender mejor cómo nosotros (como humanos) podemos vernos afectados por el plástico”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto