Aumento catastrófico de la residencia a los antibióticos debido a las guerras en Irak

La resistencia a los antibióticos ha aumentado de manera catastrófica debido a las guerras en Irak

Y esto tiene implicaciones no solo para Irak, ya que las bacterias resistentes a los antibióticos no tienen reparos en cruzar fronteras nacionales o incluso viajar a otros continentes.

Cada vez hay más bacterias patógenas resistentes a los antibióticos. Esto significa que ya no son sensibles a nuestros antibióticos y, por tanto, estos ya no funcionan. Y como resultado, infecciones que antes eran tratables se están volviendo intratables. Es un problema grande y creciente; solo en 2019, se estima que 1,27 millones de personas murieron debido a la resistencia a los antibióticos. Y se teme que para 2050, alrededor de 10 millones de personas morirán cada año porque su infección bacteriana ya no es tratable.

El hecho de que cada vez haya más bacterias resistentes suele achacarse principalmente al mal uso de los antibióticos (ver recuadro).

Mal uso de los antibióticos

Cuando le recetan antibióticos, el médico o el farmacéutico suelen instarle a que termine el tratamiento por completo. Esto es importante porque si se utilizan los antibióticos demasiado poco tiempo, las bacterias patógenas no están todas muertas todavía. Las bacterias más resistentes al medicamento permanecen y se multiplican. Como consecuencia, se produce una selección de bacterias cada vez más resistentes a los antibióticos, lo que puede dar lugar a la aparición de bacterias que ya no son sensibles a los antibióticos. Además de un uso demasiado breve de los antibióticos, su uso excesivo (tanto en condiciones clínicas como, por ejemplo, en la cría de animales) también puede provocar resistencias. Al fin y al cabo, cuando las bacterias están expuestas a los mismos antibióticos durante largos periodos de tiempo o de forma repetida, pueden empezar gradualmente a resistirse también a ellos.

Pero hay más factores que contribuyen a la resistencia a los antibióticos. Por ejemplo, desde los años 40 se sospecha que las guerras también contribuyen al aumento de bacterias resistentes. Y con razón, afirman ahora unos investigadores en la revista BMJ Global Health. De hecho, su estudio demuestra que un periodo de conflicto de varias décadas en Irak provocó un aumento “catastrófico” de la resistencia a los antibióticos. “La guerra es ventajosa para las bacterias resistentes porque el caos (falta de una amplia gama de antibióticos, falta de microbiólogos, etc.) y los metales pesados les permiten existir más que a las bacterias sensibles a los antibióticos”, explica el investigador Antoine Abou Fayad.

La investigación

Así pues, aunque hace tiempo que se sospecha que la guerra y la resistencia a los antibióticos están relacionadas, aún no está claro hasta qué punto las guerras y los conflictos están realmente impulsando el creciente problema que plantean las bacterias resistentes. Para entenderlo mejor, Abou Fayad y sus colegas se fijaron en Irak. El país se ha enfrentado a una sucesión de conflictos desde la década de 1980, incluida la guerra con Irán, la invasión estadounidense y los conflictos con el EI. Y esas guerras y conflictos, escriben los investigadores en su estudio, coinciden con la aparición y propagación de patógenos resistentes.

No es casualidad

Y esto no es casualidad. “Un sistema sanitario destruido, el tratamiento inadecuado de las infecciones, la escasez de recursos, la exposición a metales pesados (procedentes tanto de las personas como del medio ambiente) y la falta de agua potable, saneamiento e higiene desempeñan probablemente, en conjunto, un papel crucial en la catastrófica aparición de la resistencia a los antibióticos en Irak”, resumen con contundencia los investigadores.

Guerras y heridos

Los conflictos y las guerras suelen ir acompañados de heridos, y esto no ha sido diferente en Irak en las últimas décadas. Fomenta la resistencia, explica Abou Fayad. “Muchos heridos significa que las infecciones bacterianas pueden propagarse más fácilmente por los hospitales”. Por supuesto, la escasez de personal sanitario (y de microbiólogos) que se observa a menudo en las zonas de guerra no ayuda. Tampoco ayuda el hecho de que los recursos (incluidos los antibióticos) sean limitados en las zonas y hospitales devastados por la guerra. Como resultado, los antibióticos pueden escasear (fomentando la resistencia). O que los médicos no puedan recurrir a una amplia gama de antibióticos para tratar las infecciones, por lo que estas no pueden tratarse con los antibióticos más eficaces y, además, las bacterias se ven expuestas repetidamente a los mismos antibióticos (lo que también puede provocar resistencias).

Metales pesados

Pero la grave situación de los hospitales no es el único problema. En las zonas de guerra, por ejemplo, las personas (pero también las bacterias) están expuestas con frecuencia a metales pesados. “Durante los conflictos, los metales pesados proceden de fuentes muy diversas: balas, proyectiles y edificios destruidos, por ejemplo”, explica Abou Fayad. “Y los metales pesados pueden matar bacterias”. Eso puede sonar positivo. Pero no lo es. Porque al igual que la exposición repetida a los antibióticos puede hacer que las bacterias encuentren formas de sobrevivir al choque con los antibióticos, la exposición repetida a los metales pesados también puede hacer que se armen contra esos metales pesados mortales. Y puesto que los metales pesados matan a las bacterias de forma muy parecida a los antibióticos, estas también se vuelven insensibles a los antibióticos en passant. “Cuando los metales pesados están presentes en grandes cantidades, puede provocar la activación de bombas de eflujo que bombean no solo metales pesados (de las bacterias) sino también antibióticos”.

Consecuencias globales

De esta forma, las condiciones de guerra constituyen el caldo de cultivo perfecto para las bacterias resistentes. Así pues, es muy probable que los conflictos en Irak hayan contribuido en gran medida a lo que los investigadores denominan “un aumento catastrófico de la resistencia a los antibióticos en Irak”. Para nosotros, occidentales, esto puede parecer una perspectiva lejana, pero no deja de ser un hecho que también debería preocuparnos. Porque esas bacterias resistentes no se preocupan por las fronteras nacionales. “Al igual que el COVID-19 se propagó de un país a otro, las bacterias resistentes también se propagan”, afirma Abou Fayad. Y las bacterias quizá lo hagan incluso mejor que los virus en algunos aspectos. “Las bacterias pueden multiplicarse de forma independiente, es decir, sin depender (como los virus) de un hospedador, y luego haciendo autostop en personas, animales y agua (como se ve con el cólera, por ejemplo) pueden propagarse por todo el mundo”.

La investigación insinúa claramente que los conflictos y las guerras pueden contribuir al aumento de bacterias resistentes. Los investigadores creen que deberíamos ser más conscientes de ello e investigar más al respecto. Concluyen en su estudio que una mejor comprensión del vínculo entre la resistencia a los antibióticos y los conflictos es esencial para la lucha mundial contra las bacterias resistentes. “Sobre todo porque no hay indicios de que los conflictos en todo el mundo vayan a disminuir en los próximos años”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto