Análisis de sangre detecta trastorno de estrés Postraumático antes de que aparezcan los síntomas

Un sencillo análisis de sangre puede detectar el TEPT incluso antes de que se manifieste la enfermedad

Normalmente, los psicólogos diagnostican los trastornos mentales mediante cuestionarios y entrevistas, pero para el trastorno de estrés postraumático (TEPT) existe ahora un sencillo análisis de sangre.

Con cuatro niveles sanguíneos se puede determinar si una persona padece TEPT o tiene un alto riesgo de desarrollar la enfermedad. El efecto del tratamiento también puede medirse utilizando estos llamados biomarcadores.

Reconocer el TEPT

Conocemos el TEPT sobre todo por el personal militar traumatizado por sus experiencias en el campo de batalla, pero en realidad cualquiera puede contraerlo por un suceso traumático. Actualmente, se diagnostica basándose en síntomas como flashbacks, problemas de sueño y concentración, pensamientos negativos, problemas de memoria y evitación de situaciones estresantes, que desencadenan emociones negativas. 

A veces es difícil diagnosticar el TEPT porque otros trastornos pueden presentar síntomas similares. También puede ser difícil controlar el progreso del tratamiento. Por ello, un análisis de sangre fiable es ideal en estos casos.

El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es un trastorno mental que puede desarrollarse después de una experiencia traumática, como una agresión sexual, un accidente automovilístico, un desastre natural, un acto de violencia o la exposición a una guerra. Los síntomas del TEPT pueden incluir recuerdos intrusivos del evento traumático, evitación de situaciones o personas que recuerden al evento, hipervigilancia, irritabilidad y pesadillas.

Soldados estadounidenses en experimento

Más de mil soldados estadounidenses participaron en el experimento, que rastreó cuatro marcadores biológicos asociados al TEPT durante un largo periodo antes y después de una misión internacional. “El estudio aporta información valiosa sobre las marcas físicas que deja el TEPT y la eficacia de las intervenciones. Con estos datos, podemos mejorar las pautas de tratamiento y llegar más rápidamente al diagnóstico correcto. Así será posible intervenir antes y reducir la gravedad de los síntomas o incluso prevenir la aparición del TEPT”, afirma la investigadora Stacy-Ann Miller.

Biomarcadores

Los biomarcadores proporcionan información sobre los procesos biológicos del cuerpo humano. Sus valores reflejan, entre otras cosas, la salud de los órganos. Todo tipo de enfermedades pueden detectarse a través de niveles sanguíneos anormales, incluso trastornos mentales como el TEPT. El equipo tomó muestras de sangre de los soldados en tres momentos: 10 meses antes del despliegue, tres días después de regresar de la misión en el extranjero y entre tres y seis meses después de la experiencia potencialmente traumática.

En cada caso, se analizó la sangre en busca de cuatro biomarcadores que ya se habían relacionado con el estrés, la depresión, la ansiedad y los trastornos mentales en investigaciones anteriores. 

Esos cuatro marcadores son la capacidad glucolítica, un valor que indica lo bien que el cuerpo puede convertir el azúcar en energía; la arginina, un aminoácido que interviene en los sistemas inmunitario y cardiovascular; la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el sueño y el estado de ánimo, entre otras cosas; y, por último, el glutamato, que interviene en los procesos de aprendizaje y la memoria.

Resistencia mental

Los investigadores dividieron previamente a los soldados en cuatro grupos, en función de los síntomas del TEPT y la resiliencia mental. A continuación, se les realizaron análisis de sangre en diferentes momentos, tras los cuales se pudieron calcular y comparar los resultados medios de los cuatro biomarcadores de cada grupo.

La capacidad glicolítica y los niveles de glutamato estaban claramente elevados en el grupo con TEPT y en el grupo con mayor riesgo de TEPT, mientras que los niveles de serotonina y arginina eran realmente más bajos, en comparación con los grupos con mayor resiliencia mental. Así pues, este sencillo análisis de sangre basado en los cuatro biomarcadores permite seleccionar a las personas con alto riesgo de TEPT, lo que facilita enormemente su diagnóstico. Según los investigadores, el estudio permite comprender mejor las causas y los efectos del TEPT.

Mejores métodos de tratamiento

“Una comprensión más profunda de los mecanismos biológicos subyacentes del trastorno brinda la oportunidad de desarrollar un mejor método de detección del TEPT y de atención a los pacientes”, explica Miller. “El siguiente paso es convertir las conclusiones de la investigación en planes de tratamiento específicos. Es importante identificar con mayor precisión los distintos subtipos del trastorno. Nuestro análisis de sangre también puede ser útil para ello. Los pacientes pueden responder a los tratamientos de muchas maneras distintas”. Una vez que esto esté mejor trazado, los pacientes podrán recibir un tratamiento concreto en función de su análisis de sangre.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto