Reducir uso de redes sociales mejora autoestima en adolescentes, según estudios

Dejar de usar las redes sociales hace que te sientas bien contigo mismo

Esas fotos perfectas de famosas e influencers delgadas y guapísimas, de las que están llenas Instagram y TikTok, están teniendo realmente un efecto en la percepción que los jóvenes tienen de su cuerpo. Y la cosa no mejora precisamente.

En una investigación reciente en la que se pedía a los adolescentes que redujeran a la mitad su tiempo diario frente a las pantallas, se descubrió que se miraban al espejo de forma mucho más positiva al cabo de unas pocas semanas. Se sentían mejor con su peso y su aspecto, en comparación con sus compañeros que seguían navegando sin cambios por las redes sociales.

“La pubertad es un periodo vulnerable en lo que se refiere a la aparición de problemas de imagen corporal, trastornos alimentarios y enfermedades mentales. Los adolescentes pasan una media de seis a ocho horas al día mirando la pantalla del ordenador o del teléfono. Gran parte de ese tiempo lo pasan en las redes sociales. Estas, como TikTok, Instagram, Facebook y Snapchat, bombardean cada día a sus usuarios con fotos, vídeos y textos de cientos de cuentas populares”, explica el investigador Gary Goldfield en una entrevista.

Fotos editados con Photoshop

“Muchas de estas cuentas, gestionadas por equipos profesionales, muestran fotos de famosos del mundo de la moda, el fitness, la música y el espectáculo que a menudo han sido mejoradas digitalmente con photoshop. Esto crea una falsa realidad, que lleva a sus seguidores a esforzarse por alcanzar ideales de belleza inalcanzables. Estos objetivos inalcanzables, a su vez, crean una insatisfacción adicional con el peso y la apariencia de los jóvenes”, afirma el psicólogo canadiense.

Gran parte de la investigación psicológica sobre medios sociales, imagen corporal y salud mental muestra solo una correlación. Hasta la fecha, por tanto, la cuestión sigue siendo si los medios sociales provocan problemas de salud mental y empeoran la imagen corporal o si este tipo de jóvenes vulnerables se sienten más atraídos por los medios sociales y, en consecuencia, pasan más tiempo en ellos. Goldfield y su equipo, en busca de pruebas de vínculos causales, pusieron en marcha un estudio experimental para examinar más de cerca el efecto de las redes sociales en la imagen corporal de los adolescentes.

Ideales de belleza poco realistas

“Los adolescentes son inseguros y se comparan mucho con su entorno social. Los adolescentes que luchan con problemas emocionales son más vulnerables en este ámbito y es más probable que conviertan los efectos negativos de los ideales de belleza poco realistas de los medios sociales en una baja autoestima. Reducir el uso de los medios sociales conduce a una reducción de la exposición a estos estándares de belleza inalcanzables, lo que a su vez garantiza el desarrollo de una imagen corporal más saludable”, dijo Goldfield.

El equipo realizó previamente un estudio piloto, que arrojó resultados interesantes, pero el tamaño de la muestra era demasiado pequeño para extraer conclusiones significativas, por lo que se organizó un experimento a mayor escala con 220 estudiantes no licenciados de entre 17 y 25 años, tres cuartas partes de los cuales eran mujeres. Solo podían participar en el estudio los que sufrían depresión o ansiedad y pasaban más de dos horas al día en las redes sociales.

Son más felices sin redes sociales

A la mitad de los jóvenes se les pidió que no pasaran más de una hora al día en las redes sociales durante tres semanas, mientras que a la otra mitad se les permitió seguir con sus hábitos de navegación habituales. Al principio y al final del experimento, todos los sujetos rellenaron un cuestionario sobre la satisfacción con su peso y su aspecto general. El grupo de control veía una media de 188 minutos al día, mientras que el otro grupo redujo a más de la mitad su uso de las redes sociales, a 78 minutos. Los cuestionarios mostraron que la breve intervención ya había producido mejoras significativas en las valoraciones de su aspecto y peso entre los adolescentes mentalmente vulnerables, independientemente de su sexo.

Las redes sociales son perjudiciales para los adolescentes con problemas de Salud mental
Las redes sociales son especialmente perjudiciales para los jóvenes con problemas de salud mental, como la anorexia. Foto: VadimGuzhva

“Me sorprendió un poco lo bien que los jóvenes consiguieron reducir drásticamente su uso de las redes sociales a petición nuestra. Pero no me sorprendió en absoluto que esta reducción del uso de las redes sociales se tradujera rápidamente en una mejora de su imagen corporal, incluso en el tiempo relativamente corto que duró el estudio. Los jóvenes se sentían mucho mejor consigo mismos cuando se miraban al espejo, aunque no hubieran perdido ni un gramo”, afirma Goldfield.

Se requiere una política más estricta

La cuestión es si se está haciendo lo suficiente para proteger a nuestros hijos de los peligros de las redes sociales. “En todo el mundo se está debatiendo social y políticamente sobre frenar o prohibir las plataformas de medios sociales para menores de 12 o 13 años. Se trata de una cuestión compleja porque las redes sociales no son en absoluto perjudiciales para todo el mundo. La gran mayoría de los adolescentes varones que mantienen su tiempo de pantalla dentro de unos límites no experimentan ningún daño. Pero puede ser perjudicial para determinados jóvenes vulnerables, en particular los que sufren ansiedad o depresión, tienen problemas de imagen corporal y son víctimas de acoso (cibernético). Dicho esto, definitivamente creo que necesitamos políticas más estrictas para que las empresas de redes sociales se vean obligadas a frenar aún más sus algoritmos”, afirma con firmeza el investigador.

El movimiento pro-ana

“Cada vez hay más pruebas científicas de que estos sitios han desempeñado un papel importante en el agravamiento de los problemas de salud mental entre los usuarios. Un ejemplo es el movimiento Pro-ana, que glorifica el trastorno alimentario anorexia nerviosa y ofrece todo tipo de consejos dietéticos para adelgazar radicalmente. El contenido pro-ana en las redes sociales puede alimentar problemas alimentarios en jóvenes vulnerables”, explica Garfield. “Además, pone en más aprietos a personas que ya están luchando contra problemas alimentarios. Una vez que visitas uno de estos sitios, seguirán apareciendo y atrayendo a los jóvenes, aunque ya no lo busquen. No creo que se consiga frenar el poder de las empresas tecnológicas, porque tienen mucho dinero y pueden hacer política a su antojo. Son ricas y poderosas, tienen un sólido departamento jurídico y astutos grupos de presión política en plantilla”, concluye Goldfield.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto