Pájaros cantores recurren al acoso para ahuyentar sus depredadores

Pájaros cantores pequeños se defienden acostando en grupos a sus depredadores

Los pájaros cantores perciben cuándo los depredadores, como los búhos, son una amenaza. A continuación, los pájaros se mueven juntos para atacar y ahuyentar a las bestias asaltantes de polluelos.

El vuelo no es la única opción que tienen las aves pequeñas para protegerse de las garras de los depredadores. Muchas especies de pájaros cantores trabajan juntas mediante el mobbing (acoso). Se reúnen en un gran grupo y vuelan rápida y agresivamente cerca de rapaces o búhos, al tiempo que hacen mucho ruido. El mobbing es arriesgado para ambas partes: las rapaces pueden atacar y herir gravemente a las pequeñas aves durante el asedio, mientras que los investigadores también han visto rapaces heridas por los violentos ataques de la turba de pájaros cantores.

Pueden percibir un riesgo de ataque

Biólogos de la Universidad Estatal de Oregón investigaron este comportamiento de acoso y descubrieron que los pájaros cantores pueden percibir cuándo es mayor el riesgo de ataque de un depredador. Parece que hay bastante diferencia entre la época del año y la situación geográfica del ecosistema. Si el peligro es alto, el mobbing es mucho más frecuente. Si el riesgo de ataque es bajo, las aves suelen evitar o ignorar al depredador, en este caso el búho pigmeo septentrional. Por cierto, los búhos no son oficialmente aves rapaces porque pertenecen al orden Strigiformes y no al orden Accipitriformes o Falconiformes.

Juego de números

“Al parecer, el mobbing cuesta mucha energía a los pájaros, porque apenas se produce en invierno (cuando escasea la comida), ya no se les suele ver haciendo eso ”, afirma el investigador W. Douglas Robinson. “También pudimos ver claramente que el mobbing era más probable cuando había más pájaros cantores presentes. Es más probable que ataquen con un grupo grande porque se reduce el riesgo para cada individuo. De este modo, los pájaros cantores pueden juzgar cuándo merece la pena el esfuerzo y el riesgo de complicarles la vida a los búhos, y cuándo es mejor esperar a ver qué pasa”.

Este búho ataca a los pájaros cantores
El búho pigmeo. Foto: Anolis01

Los investigadores estudiaron cómo los búhos pigmeos septentrionales, concretamente el Glaucidium gnoma, del oeste de Estados Unidos, en el estado de Oregón, se veían a veces acosados por una turba de pájaros pequeños. Estos búhos son relativamente pequeños y normalmente comen pequeños mamíferos, como ratas y ratones, y pequeñas aves o polluelos. Atacan a los pájaros cantores escondiéndose y tendiéndoles emboscadas. “En primavera, el búho pigmeo se alimenta sobre todo de pequeños mamíferos, pero en verano, las aves suelen formar parte de su menú. La proporción de aves pequeñas casi se duplica y es la principal fuente de alimento de esta especie de búho en verano”, explica Scott.

Solo cuando es realmente necesario

El mobbing se produjo principalmente a finales de verano y en otoño, hasta en un 23 % de las observaciones, mientras que apenas se produjo en primavera e invierno. Además, cuanto mayor era la altitud, menos a menudo los búhos eran ahuyentados por los pajarillos. Esto no es muy sorprendente, ya que los búhos también son mucho menos comunes en altitud.

No todos los pájaros cantores participan en el mobbing, pero muchos sí. Los investigadores encontraron 24 especies que mostraban un comportamiento de acoso. La mayoría son herrerillos, trepadores, chochines y juncos, todas especies pequeñas que están en el menú del búho. Las especies de mayor tamaño, como zorzales y arrendajos, apenas se dedican a ahuyentar a los búhos pigmeos septentrionales. Sin embargo, se sabe que acosan en grupo a especies de búhos más grandes.

No corren demaciado riesgo

Los investigadores concluyen que los pájaros cantores solo atacan si se cumplen dos condiciones: la amenaza del depredador debe ser real y debe haber suficientes asociados para que el riesgo no sea demasiado grande por individuo. “Es de esperar que los estudios de seguimiento profundicen en cómo la energía que consume el mobbing afecta a la frecuencia del comportamiento. Por ejemplo, es posible examinar los alimentos de temporada y complementarlos artificialmente. A partir de esto, podemos averiguar cuánta influencia tienen la comida y la energía en el mobbing”, concluye Scott.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto