Las salamanquesas pueden reconocer su propio olor y el de sus congéneres

Los geckos pueden reconocerse

Las salamanquesas reconocen su propio olor, pero también saben cuándo se trata de un congénere. Utilizan la lengua para comparar olores.

Las salamanquesas o geckos liberan feromonas a través de la piel y los excrementos. De vez en cuando, durante sus paseos, se detienen con la lengua para comparar el olor de sus congéneres con el suyo propio. De este modo, los reptiles se comunican entre sí. Su comportamiento social es, por tanto, mucho más amplio y complejo de lo que se creía. También son mucho más inteligentes de lo que se pensaba. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Berna han demostrado que las salamanquesas pueden reconocerse a sí mismas, igual que los humanos.

Autoconocimiento presente en pocos animales 

El autorreconocimiento es la capacidad de detectar estímulos procedentes de uno mismo. Los humanos nos reconocemos cuando nos miramos en el espejo y lo mismo ocurre con una serie de animales que reconocen su reflejo, como los grandes simios, los delfines, los elefantes y las urracas. Un perro, en cambio, no tiene ni idea de que se ve en el espejo. Cree que se trata de otro perro. Pero eso no significa necesariamente que la autoconciencia esté reservada a una élite inteligente de mamíferos y aves de sangre caliente.

Las salamanquesas se guían por las feromonas

Muchos animales son menos visuales. El gecko, por ejemplo, se fija más en los olores. Como otros lagartos y serpientes, utiliza la lengua para captar el olor de las feromonas de los demás. Cuando las salamanquesas trepan por una pared, de vez en cuando hacen una pausa para sacar la lengua de la boca y moverla. De este modo, detectan posibles parejas o rivales. Los experimentos suizos confirman que las salamanquesas también son capaces de ser conscientes de sí mismas. Durante las pruebas, los animales se interesaron más por las feromonas de otras salamanquesas que por las suyas propias. Según los investigadores, esto demuestra que los lagartos emplean las feromonas para la comunicación social.

Más sobre las Salamanquesas

Las salamanquesas son un tipo de lagarto que se caracterizan por tener un cuerpo alargado, una piel escamosa y una cola larga y delgada. Son animales nocturnos que se encuentran en muchos lugares del mundo, especialmente en regiones cálidas y tropicales. Tienen la capacidad de adherirse a las paredes y techos gracias a las almohadillas adhesivas en sus patas, lo que les permite desplazarse con facilidad en superficies verticales. Las salamanquesas son animales sociales e inteligentes que utilizan la lengua para comunicarse entre sí mediante la detección de feromonas en el aire.

Bastoncillos de algodón con aroma de gecko y menta

El equipo presentó a las salamanquesas en su jaula todos los olores diferentes mediante bastoncillos de algodón. Además de su propio olor corporal y el de sus congéneres, también se les presentaron olores de control, como agua y menta. Los lagartos sacaban la lengua en dirección al bastoncillo de algodón cada vez que olían algo nuevo. Poco después, dirigían la lengua hacia la pared de su recinto. Los investigadores interpretaron este comportamiento como una señal de que las salamanquesas asimilaban primero el olor del bastoncillo de algodón y luego lo comparaban con su propio olor colgado en el interior de la jaula. “Los geckos van y vienen con la lengua más a menudo cuando se enfrentan al olor de otro gecko, en comparación con su propio olor en un bastoncillo de algodón. Esto indica que conocen su propio olor”, explica Birgit Szabo, investigadora principal.

Bastoncillos de algodón con heces 

En un segundo experimento, los geckos recibieron bastoncillos de algodón, aparentemente menos apetitosos, con el olor de sus propias heces y las de sus congéneres. Las salamanquesas no solo dejan feromonas en las secreciones de su piel, sino también en sus excrementos. Lo hacen, por ejemplo, para marcar su territorio. Es otra forma de comunicación social que estos reptiles comparten con un gran número de mamíferos.

Más sociales e inteligentes de lo que se pensaba

Los hallazgos demuestran que las salamanquesas “hablan” entre sí emitiendo y captando olores con la lengua. Así es como se distinguen de otras salamanquesas, buscan pareja, vigilan a sus competidores y pueden transmitirles un mensaje. “Los lagartos y reptiles suelen considerarse animales antisociales y primitivos. Puede que sean de sangre fría, pero tenemos que reconocer que los reptiles son más sociales e inteligentes de lo que pensábamos”, afirma Szabo.

“Los reptiles, sobre todo las salamanquesas, son ideales para investigar cuestiones fundamentales sobre la evolución del comportamiento social. Los geckos presentan una gran variedad de estructuras sociales, estilos de vida y hábitats. A los científicos nos viene de perlas, ya que nos permite estudiar la interacción entre cognición, comunicación y comportamiento social de un grupo de lagartos genéticamente definido y compararlo con ciertos mamíferos y aves”, concluye la profesora de ecología del comportamiento Eva Ringler.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto