Halladas especias exóticas en barco noruego hundido en el siglo XV

Descubren especias exóticas en un barco hundido

Arqueólogos submarinos suecos han realizado un hallazgo extraordinario a bordo de un barco noruego naufragado en el siglo XV: una variopinta colección de restos vegetales, entre ellos varias especias exóticas como el azafrán y el clavo. En el caso de algunas de estas especias, se trata de la primera prueba tangible de que se utilizaron en la Europa septentrional medieval.  

Investigadores de la Universidad sueca de Lund hallaron la variopinta colección de restos vegetales a bordo del pecio del importante buque de guerra del rey Hans de Dinamarca y Noruega, Gribshunden, que naufragó en 1495. El pecio ya había sido hallado en la década de 1960, pero los arqueólogos no encontraron las plantas especialmente bien conservadas hasta investigaciones recientes. Publicaron los resultados en la revista PLOS ONE

En el lecho marino del barco y sus alrededores, los investigadores hallaron restos de plantas que en aquella época solo estaban al alcance de los muy ricos. Encontraron sobre todo hierbas, incluidas especias exóticas originarias de zonas alejadas de Escandinavia, como el azafrán, la pimienta negra y el clavo. También hallaron restos de diversos alimentos que probablemente servían de tentempié, como nueces, bayas y pasas sultanas. 

La dieta de la realeza

El hallazgo es importante porque, de otro modo, casi nunca se encuentran especies exóticas bien conservadas en las excavaciones medievales. En el caso de algunas hierbas, se trata de la primera prueba tangible de que se utilizaban en el norte de Europa. 

Además, es la primera vez que un hallazgo arqueológico revela la dieta real de la Edad Media. Los arqueólogos pueden utilizar esta información para hacerse una idea de cómo se alimentaba la élite del norte de Europa a finales de la Edad Media, también observando los demás objetos encontrados en la misma sala.  

Un hallazgo arqueológico como este no se produce a menudo en tierra firme. La combinación de baja salinidad y baja temperatura en el Mar Báltico permitió que la madera permaneciera intacta y que crecieran algas. Esto redujo el contenido de oxígeno en el agua y creó un entorno en el que la materia orgánica pudo conservarse bien.  

Una exhibición de poder

El motivo del viaje final del barco da al hallazgo un toque especial. El rey Hans de Dinamarca y Noruega soñaba con un reino escandinavo unido. Por ello, navegó con el barco hasta Suecia en junio de 1495 para convencer al jefe de Estado sueco, Sten Sture el Viejo, de que le cediera el control de Suecia. Tras su llegada, el barco fue misteriosamente alcanzado por una explosión, tras lo cual se hundió en llamas.  

Es plausible que el rey trajera los lujosos botánicos para mostrar al jefe de estado sueco lo próspero que era, y así convencerle de que le cediera el poder. En anteriores investigaciones arqueológicas ya se habían encontrado cañones, armas cortas, monedas y obras de arte, todo lo cual demostraba también su poder.  

Redes comerciales de la época 

El arqueólogo marítimo Martijn Manders, de la Universidad de Leiden, confirma que se trata de un hallazgo único. De vez en cuando se encuentran granos de pimienta o nuez moscada en pecios del siglo XVII, por ejemplo. Pero para entonces, las redes de comercio exterior estaban mucho más desarrolladas que en la Edad Media. “Así que el hecho de que se hayan encontrado todos estos alimentos juntos, y además en un barco de la Edad Media, es muy especial”.  

Añade que sería interesante situar estos resultados en un contexto más amplio. Por ejemplo, se podría investigar el papel que desempeñaron otros nobles europeos en el comercio, observando la frecuencia con la que estas raras especias de la época se encontraban en otras partes de Europa. “Solo así se sabrá realmente lo especial que es este hallazgo”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto