El núcleo de la Tierra ha empezado a girar cada vez más lento

El núcleo de la tierra ha empezado a detenerse ¿Qué significa eso?

Las mediciones de las ondas sísmicas que recorren el núcleo de la Tierra indican que este ha empezado a girar a menor velocidad. El núcleo de la Tierra parece desviarse de la rotación del resto del planeta.

El núcleo sólido de nuestro planeta parece girar más despacio, mostrando signos de que está a punto de cambiar de dirección de rotación con respecto al resto del planeta. Esto parece formar parte de un ciclo de unos 60 años en el que el núcleo se acelera y vuelve a ralentizarse periódicamente.

Bajo el manto terrestre hay una capa arremolinada de hierro y níquel fundidos. Debajo hay otro núcleo denso de hierro, que tiene una forma sólida debido a la intensa presión. El movimiento de este núcleo interno en relación con el manto y la superficie terrestre ha sido objeto de debate durante décadas. Las mediciones de los terremotos ayudan a los investigadores a comprender mejor este fenómeno.

Ondas sísmicas

Los sismólogos Yi Yang y Xiaodong Song, de la Universidad de Pekín (China), y sus colegas analizaron las ondas sísmicas de terremotos casi idénticos que han barrido el núcleo del planeta en los últimos 60 años. Describen su investigación en Nature Geoscience.

Si el núcleo sólido de la Tierra fuera perfectamente esférico y tuviera la misma estructura en todas partes, cabría esperar que todas las secuencias de ondas tuvieran el mismo aspecto, independientemente del momento en que atravesaran el núcleo. Pero no lo hacen, por lo que podemos utilizar las diferencias para medir los cambios en el subsuelo.

Los investigadores descubrieron que, antes de 2009, el núcleo del planeta parecía rotar ligeramente más rápido que el manto y la superficie. Así que si pudieras ver el núcleo desde la superficie, lo verías avanzar lentamente. Pero hacia 2009, la rotación del núcleo comenzó a ralentizarse. Si pudiéramos observar el núcleo ahora, ya no lo veríamos girar, ya que se mueve aproximadamente a la misma velocidad que la superficie.

Punto de inflexión final

“Eso significa que no se trata de una rotación constante, como se informó hace unos 20 años, sino que es más complicada”, afirma el geofísico Bruce Buffett, de la Universidad de California en Berkeley. Según las mediciones de Yang y Song, el último punto de inflexión en la rotación del núcleo interno se produjo a principios de la década de 1970. De ser así, el índice de rotación variaría regularmente.

“Tenemos ideas diferentes sobre cómo se mueve el núcleo interno. Esta idea de un movimiento constante, seguido de una ralentización al principio y al final de un periodo de unos 50 años, es probablemente la más importante. Pero no lo explica todo”, afirma el investigador de terremotos John Vidale, de la Universidad del Sur de California. “En particular, no explica el período comprendido entre 2001 y 2003, cuando la velocidad de rotación del núcleo pareció ser mucho mayor que en otras ocasiones”, afirma. “Pero creo que también ocurre algo más. En realidad, no es un gran defecto que un modelo no explique todas las mediciones”.

La variación se debe probablemente a las interacciones entre el manto y el núcleo interno. Como ninguno de estos dos elementos es perfectamente esférico, la atracción gravitatoria de los bultos y protuberancias de uno tira del otro. Esto puede cambiar la velocidad de rotación de ambos. Como el manto es mucho más pesado que el núcleo, su efecto sobre las capas exteriores del planeta es mucho menos perceptible.

Campo magnético terrestre

Se han realizado mediciones de cambios minúsculos en la longitud diurna. Esto subraya la idea de que las capas de la Tierra giran de forma diferente. También se espera que los cambios en la rotación del núcleo interno afecten al campo magnético del planeta, pero solo a pequeña escala.

“La gente se preocupa por una inversión inminente del campo magnético de la Tierra, pero no es el caso que nos ocupa: se trata solo de un pequeño efecto”, afirma Buffett. “Las corrientes del núcleo modifican ligeramente los campos magnéticos y la duración del día en una décima de milisegundo al año”.

Pero aún no sabemos exactamente qué ocurre en el centro de la Tierra. De hecho, es difícil medir pequeños cambios en las ondas sísmicas, los campos magnéticos y la duración del día. “Ojalá pudiera decir que esta es la última palabra, pero creo que aún nos queda trabajo por hacer para llegar a una explicación definitiva”, afirma Vidale.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto