Ejercicio: mejor que terapia y medicación para la ansiedad y depresión, según estudio

Los ejercicios son mejores que las terapias o los medicamentos contra el estrés o ansiedad

Las personas deprimidas se apresuran a que les receten antidepresivos o las remitan al psicólogo, pero, según investigadores australianos, estarían mucho mejor si empezaran a hacer ejercicio. 

Según los investigadores, la actividad física es incluso 1,5 veces más eficaz que la terapia o la medicación. Y no son los menos indicados para decirlo: el estudio general de la Universidad del Sur de Australia es el más completo hasta la fecha. Los investigadores compararon 97 estudios, 1039 experimentos y casi 130 000 sujetos. Su conclusión es que el ejercicio funciona muy bien contra los síntomas de la depresión o la ansiedad.

El ejercicio y su efecto rápido

Curiosamente, precisamente las intervenciones cortas, en las que los sujetos hacían ejercicio, por ejemplo, dos o tres veces por semana durante un máximo de 12 semanas, fueron las más eficaces para reducir los problemas de salud mental. Esto deja claro que la actividad física también funciona muy rápidamente, mientras que, por ejemplo, la terapia y también la medicación a veces tardan meses antes de que se vean los resultados.

Los mayores beneficios para la salud mental fueron para las personas con depresión, las embarazadas, las mujeres con depresión postnatal, las personas sanas y las personas con VIH o enfermedad renal, pero en realidad todo el mundo se benefició de una mayor actividad física.

Se trata de un resultado importante: en todo el mundo, una de cada ocho personas ha sufrido problemas de salud mental en algún momento. Cuesta al mundo billones de dólares al año. Por ello, el deporte sería para ellos una solución mejor que los costosos fármacos o terapias. El investigador principal, Ben Singh, cree, por tanto, que la actividad física debería sugerirse mucho más como método de tratamiento al número cada vez mayor de personas con problemas de salud mental. “Se sabe que el ejercicio mejora la salud mental. Pero a pesar de todas las pruebas, no ha sido ampliamente aceptado como primera opción de tratamiento”, dijo Singh.

“Nuestro metaanálisis muestra que la actividad física reduce significativamente los síntomas de ansiedad y depresión en todos los grupos de personas estudiados, y que en algunos produce mejoras incluso mayores que en otros”.

El ejercicio más intenso es mejor

Curiosamente, sin embargo, no todo el ejercicio tiene el mismo efecto. “El ejercicio de alta intensidad produjo las mayores mejoras en ansiedad y depresión. El ejercicio corto y de intensidad media también tuvo más impacto que el ejercicio largo de baja intensidad”. En otras palabras, es mejor correr poco que caminar mucho.

Dicho esto: todas las formas de ejercicio tienen un efecto positivo, argumenta Singh. “Caminar, el entrenamiento de fuerza, el pilates y el yoga también mejoran la salud mental. Y lo que es más importante, no hace falta mucho ejercicio para marcar la diferencia”.

Se trata del primer estudio que examina los efectos de todos los tipos de actividad física sobre la ansiedad y la depresión. “Examinar todos estos estudios en conjunto es una forma eficaz de que los médicos vean fácilmente cuántas pruebas hay del impacto positivo de la actividad física en los problemas de salud mental”.

Creando sustancias químicas finas

¿Por qué es tan eficaz el ejercicio? En primer lugar, el ejercicio reduce el estrés al liberar endorfinas, conocidas por reducir el dolor y el estrés. También reduce los niveles de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés. Los estudios han demostrado que media hora de ejercicio al día ya hace que las personas se sientan más tranquilas y esa calma dura varias horas después del ejercicio. Además, correr por el parque mejora el estado de ánimo. Puedes “despejarte” brevemente. Te concentras por un momento en algo que no sean las preocupaciones diarias, lo que te tranquiliza y te hace dormir mejor, por ejemplo.

El deporte debería ser lo primero

Los investigadores esperan, por tanto, que su estudio convierta por fin el deporte en el tratamiento número 1 para los problemas de salud mental más comunes. Un médico de cabecera, por ejemplo, cuando reciba en su consulta a una persona deprimida o ansiosa, podría sugerirle en primer lugar que haga ejercicio, preferiblemente con la ayuda de un programa de ejercicios que el paciente pueda cumplir. Si los síntomas no mejoran al cabo de unas semanas, siempre podría seguir la derivación o la medicación.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto