Descubren una cirugía cerebral prehistórica (que probablemente mató al paciente)

Cirugía de trepanación craneana descubierta en oriente próximo

Este singular hallazgo demuestra que esta forma concreta de cirugía cerebral ya se utilizaba en la Edad de Bronce, con distintos grados de éxito.

Hacerse un agujero en el cráneo. Incluso en nuestros días, con todos los medios modernos disponibles para ello, se trata de un procedimiento violento. Pero eso no impidió que la gente de hace miles de años (con los limitados recursos de que disponían en su época) se diera ese capricho. 

Los descubrimientos arqueológicos ya han revelado que este procedimiento médico se practicaba hace miles de años en diversas civilizaciones y lugares, desde Sudamérica hasta África.

Un paciente prehistórico 

Y ahora, en la revista PLoS ONE, los científicos presentan a un nuevo paciente prehistórico que se sometió a este procedimiento, también conocido como trepanación craneal. Se trata de un hombre cuyos restos fueron desenterrados en Israel. Hace unos 3500 años, el hombre se sometió a una forma específica de pelado de cráneo, en la que se hicieron cuatro líneas que se cruzaban en el cráneo con una herramienta afilada, después de lo cual se levantó una pieza cuadrada de hueso del cráneo.

Un hallazgo especial

Se trata de un hallazgo inusual por varias razones. Por un lado, los arqueólogos han encontrado hasta ahora pocos pacientes de trepanación de cráneo en Oriente Próximo. “Tenemos pruebas de que la trepanación ha sido un procedimiento muy extendido durante miles de años”, argumenta la investigadora Rachel Kalisher. “Pero en Oriente Próximo no lo vemos muy a menudo. Solo conocemos una docena de ejemplos de trepanación de toda esta región”.

Además, llama la atención que el paciente prehistórico que Kalisher y sus colegas han recuperado ahora se sometiera al procedimiento hace ya 3500 años. Esto lo convierte probablemente (hasta donde sabemos ahora) en el ejemplo más antiguo de un paciente sometido a esta perforación específica y cuadrada del cráneo en Oriente Próximo.

Este es el cráneo hallado que contiene la trepanación
En el cráneo del hombre se encontró un agujero cuadrado de unos 3 centímetros de alto y ancho. Imagen: Kalisher et al, 2023, PLOS ONE, CC-BY 4.0.

Restos hallados cerca a la ciudad de Megido

Los investigadores descubrieron el esqueleto del hombre (junto con el de su hermano) cerca de los restos de la ciudad de Megido. La ciudad controlaba parte de una importante ruta comercial (llamada Via Maris) que conectaba Egipto, Siria, Mesopotamia y Anatolia hace unos 4000 años. No es de extrañar que se convirtiera en una metrópoli rica, llena de palacios, templos y fortalezas. Y fue en esa ciudad donde vivieron los dos hombres, uno de los cuales fue sometido a una perforación craneal en algún momento alrededor del año 1500 a. C. Todo indica que en vida gozaban de una posición económica más que desahogada; sus huesos se encontraron junto a un palacio y fueron enterrados con varias posesiones valiosas. Por tanto, los investigadores suponen que los hermanos pertenecían a la élite y posiblemente incluso eran descendientes de la realeza.

Tenía problemas de salud

Y menos mal. Porque tanto el hombre que se sometió a la perforación del cráneo como su hermano tenían bastantes problemas de salud. Por ejemplo, los arqueólogos han identificado varias anomalías esqueléticas. También hay indicios de que sufrieron anemia ferropénica de niños, algo que pudo afectar a su desarrollo. Además, la membrana que recubre sus huesos muestra signos de inflamación, lo que sugiere que padecían tuberculosis o lepra (véase el recuadro). “Estos hermanos vivían claramente con algunas enfermedades graves que (en aquella época) habrían sido difíciles de soportar sin riqueza y estatus”, argumenta Kalisher. “Si perteneces a la élite, puede que no tengas que trabajar tanto. Si perteneces a la élite, puedes seguir una dieta especial. Si perteneces a la élite, puedes sobrevivir más tiempo a una enfermedad grave porque tienes acceso a asistencia sanitaria”.

Se sospecha, por tanto, que los hermanos padecían lepra. Si es así, pasarán a los libros como los enfermos de lepra más antiguos recuperados hasta la fecha. Sin embargo, establecer que realmente eran leprosos no es tan fácil, subraya Kalisher. “Nos resulta difícil afirmar con certeza que estos hermanos padecían lepra o alguna otra enfermedad infecciosa”. Actualmente, se están llevando a cabo más investigaciones para encontrar lesiones en los huesos que puedan atestiguar la lepra. Si se encuentra en ellos ADN de la bacteria que causa la lepra, se podrá determinar con certeza que los hermanos padecían lepra.

Fue una cirugía mortal

Su origen elitista, sobre todo teniendo en cuenta sus problemas de salud, debió de ser una bendición para los dos hermanos. Les abrió puertas que permanecían cerradas para los menos afortunados. Entre ellas, al parecer, la de la trepanación craneal. El motivo exacto por el que recurrieron a este procedimiento es difícil de establecer, dado que el paciente en cuestión padecía múltiples problemas de salud. Lo que sí sabemos con certeza es que, en última instancia, el procedimiento no sirvió de nada; el hombre murió poco después de la intervención: en cuestión de días, horas o tal vez incluso minutos.

Investigación de seguimiento

Los investigadores esperan que su estudio contribuya a tener una imagen más completa de las exfoliaciones craneales. Pero reconocen al mismo tiempo que, en última instancia, esto requerirá mucha más investigación. Porque aunque se han hecho numerosos hallazgos en todo el mundo que atestiguan el violento procedimiento, todavía hay mucho que no sabemos. Por ejemplo, no está claro por qué algunas trepanaciones tienen forma redonda (lo que sugiere el uso de algún tipo de taladro), mientras que otros orificios del cráneo son cuadrados o triangulares. Tampoco está claro con qué frecuencia se utilizaba este procedimiento en las distintas regiones del mundo ni qué pretendían exactamente los médicos de cada zona. Kalisher espera arrojar más luz sobre esto en un futuro próximo, poniendo en marcha un proyecto de investigación que no se centre en ejemplos individuales de trepanaciones, sino que examine las trepanaciones a través del tiempo y el espacio. “Tienes que estar en una situación bastante dura para que te hagan un agujero en la cabeza”, señala Kalisher. “Tengo curiosidad por ver qué más podemos averiguar si examinamos cada ejemplo de trepanación en el pasado y comparamos estos procedimientos, así como las circunstancias de los pacientes que se sometieron a ellos”.

Por último, Kalisher también cree que es importante que el estudio de los procedimientos médicos realizados hace miles de años también demuestre que las personas de la antigüedad eran más compasivas entre sí de lo que se pensaba. Porque, aunque esas perforaciones prehistóricas del cráneo puedan sonar muy bárbaras, con toda probabilidad los “cirujanos” pretendían curar a su paciente o, al menos, proporcionarle algún alivio en medio de (graves) problemas de salud. “En la antigüedad, la gente era mucho más tolerante y cariñosa de lo que se cree. Incluso tenemos pruebas de que los neandertales, incluso en circunstancias muy difíciles, se cuidaban unos a otros. No quiero decir que todo fuera de color de rosa: había divisiones de género y de clase. Pero en el pasado, la gente seguía siendo solo gente”. Y esas personas también pasaban a veces por cosas trágicas. Las tumbas en las que Kalisher encontró a los dos hermanos también lo atestiguan. Por ejemplo, uno de los hermanos murió poco después de perforarse el cráneo, a una edad relativamente temprana. Y el otro hermano (probablemente debido a todos sus problemas de salud) tampoco llegó a viejo. Ambos fueron enterrados con todos los rituales y regalos que ello conllevaba (a juzgar por las tumbas de élite de la zona) en aquella época y sociedad. Esto demuestra una vez más que no fueron repudiados, sino que la gente se preocupaba por ellos. Y que, a pesar de sus problemas de salud, los hombres simplemente pertenecían a la comunidad, afirman los investigadores. “Demuestra que seguían formando parte de la sociedad incluso después de su muerte”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto