Astrónomos descubren un planeta prohibido que no debería existir

Descubren planeta prohibido que no sería existir según las teorías actuales

Te presentamos a TOI-5205b, un planeta que, según todo lo que sabemos sobre la formación de planetas, en realidad no debería existir.

Los investigadores han descubierto un sistema planetario bastante inusual. Se trata de una gran gigante gaseosa en órbita alrededor de una pequeña estrella enana roja. El hallazgo pone en tela de juicio ideas largamente sostenidas sobre la formación de planetas.

Estrellas enanas rojas

Las estrellas enanas rojas (estrellas M) son las más comunes y longevas del universo. Son un poco más pequeñas y frías que nuestro Sol. Aunque las enanas rojas suelen albergar más planetas que otros tipos de estrellas, es bastante improbable que alberguen gigantes gaseosos. Esto se debe, en parte, a que las enanas rojas son extremadamente activas y entran en erupción de forma poderosa, despojando de su atmósfera a un posible planeta en órbita. Esto significa que estos sistemas solares parecen lugares inhóspitos para la formación de planetas gaseosos.

Descubrimiento de TOI-5205b

Sin embargo, eso es exactamente lo que los astrónomos han descubierto ahora. El nuevo planeta, que ha sido bautizado como TOI-5205b, apareció por primera vez en el punto de mira del cazador de planetas TESS. Tras un análisis más detallado, los investigadores confirmaron que se trataba efectivamente de un planeta y consiguieron caracterizarlo con más detalle utilizando diversos instrumentos.

Un gigante gaseoso

Cuando las mediciones de seguimiento revelaron que los investigadores también se habían topado con un gigante gaseoso relativamente grande, se quedaron asombrados. “La estrella progenitora, TOI-5205, tiene unas cuatro veces el tamaño de Júpiter y, sin embargo, se las arregló para engendrar un planeta del tamaño de Júpiter”, explica el investigador Shubham Kanodia. “Esto es muy sorprendente”.

Cómo un guisante y limón

Para entenderlo un poco mejor, los investigadores han encontrado más a menudo planetas similares a Júpiter alrededor de una estrella similar al Sol, cuyo tamaño puede compararse al de un guisante girando alrededor de un pomelo. Pero la estrella enana roja TOI-5205 es mucho más pequeña. En este caso, se parece más a un guisante girando alrededor de un limón. De hecho, cuando TOI 5205b se desplaza por delante de su estrella madre, bloquea cerca del siete por ciento de su luz emitida: uno de los mayores tránsitos planetarios conocidos.

Comparación del tamaño del Exoplaneta TOI-5205 y su estrella madre
Tamaño del gigante gaseoso comparado con el de su estrella madre. Imagen: Katherine Cain es cortesía de la Carnegie Institution for Science

Por cierto, no es la primera vez que los investigadores encuentran una gigante gaseosa alrededor de una enana roja. De hecho, se ha descubierto un pequeño número de gigantes gaseosas orbitando alrededor de estrellas enanas rojas más antiguas. Pero hasta ahora no se había encontrado ninguna gigante gaseosa en un sistema planetario alrededor de una estrella M brillante, como TOI-5205.

Un planeta prohibido

Así que el hecho de que el gigante gaseoso haya visto la luz del día alrededor de TOI-5205 resulta curioso. En consecuencia, los investigadores no entienden mucho sobre él. De hecho, califican al gigante gaseoso de planeta “prohibido”: según nuestros conocimientos actuales sobre la formación de planetas, TOI-5205b no debería existir en absoluto. Por tanto, el descubrimiento pone en tela de juicio las teorías sobre la formación de los gigantes gaseosos.

Nacimiento de un gigante gaseoso

Los planetas nacen en un disco giratorio de gas y polvo que rodea a las estrellas jóvenes. Para formar un gigante gaseoso, deben acumularse unas 10 masas terrestres de este material rocoso, creando un núcleo masivo y rocoso. A continuación, atraerá hacia sí grandes cantidades de gas de las regiones vecinas. Y así se crea un gigante gaseoso. El marco temporal en el que todo esto sucede es crucial. “La existencia de TOI-5205b no concuerda con lo que sabemos sobre los discos en los que nacen estos planetas”, explica Kanodia. “Esto se debe a que cuando un disco de este tipo se acaba de formar, aún no hay suficiente material rocoso en él para formar un núcleo. Por tanto, tampoco pueden nacer gigantes gaseosos. Además, al final, si el disco se evapora antes de que se forme el núcleo masivo, ya no se puede formar ningún gigante gaseoso”. Y, sin embargo, TOI-5205b vio la luz del día.

Así pues, la existencia de TOI-5205b sigue planteando muchas preguntas. Después de todo, ¿cómo pudo una estrella tan brillante engendrar una gigante gaseosa tan grande? Por ello, los investigadores esperan profundizar en el conocimiento de este extraño planeta con futuras observaciones. Lo ideal sería apuntar al gigante gaseoso con el potente telescopio James Webb. Así, piensan que este telescopio espacial es el único que podría arrojar luz sobre su atmósfera y proporcionar algunas pistas adicionales sobre cómo este extraño planeta vio la luz del día.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto