Una dieta baja en carbohidratos reduce convulsiones por epilepsia

Dieta con escasa composición de carbohidratos ayuda contra la epilepsia

Un estudio de 160 personas descubrió que la combinación de terapias estándar contra la epilepsia con una dieta baja en carbohidratos reducía las crisis a más de la mitad en una cuarta parte de los participantes.

La combinación de una dieta baja en carbohidratos con fármacos estándar para la epilepsia puede reducir en un 50 % el número de crisis en personas con epilepsia farmacorresistente. Así lo demuestra un ensayo con 160 pacientes.

Menos hidratos de carbono

El uso de una dieta baja en carbohidratos para tratar la epilepsia comenzó hace aproximadamente un siglo, pero cayó en desuso cuando se desarrollaron los fármacos anticonvulsivos. Pero casi un tercio de los aproximadamente 50 millones de personas con epilepsia no responden a estos fármacos.

La neuróloga Manjari Tripathi, del Instituto Panindio de Ciencias Médicas de Nueva Delhi, y sus colegas reclutaron a 160 personas de entre 10 y 55 años que sufrían más de dos crisis epilépticas al mes, a pesar de tomar al menos tres fármacos antiepilépticos a las dosis máximas. Describen su estudio en la revista científica Neurology.

Los investigadores aconsejaron a la mitad de los sujetos que siguieran una dieta Atkins modificada, con solo 20 gramos de carbohidratos al día. Se trata de una reducción drástica con respecto a los 200 a 350 gramos de carbohidratos al día recomendados por el Centro de Nutrición, por ejemplo. Además, todos los participantes siguieron tomando su medicación contra la epilepsia.

Mejora de la calidad de vida

Los cuidadores de los pacientes epilépticos llevaban un diario de sus crisis y comidas. Los participantes rellenaron un cuestionario sobre calidad de vida antes y después del estudio.

Después de seis meses, más del 26 % de los participantes en la dieta baja en carbohidratos habían visto reducidas sus convulsiones en más de un 50 %, en comparación con el mes anterior al estudio. Lo mismo ocurrió con solo el 2,5 % del grupo de control. El grupo bajo en carbohidratos también informó de mejoras significativamente mayores en la calidad de vida.

Dieta sencilla

Según Tripathi, las dietas bajas en carbohidratos reducen las convulsiones al inducir la cetosis, en la que el cuerpo quema grasa como combustible principal. Hay varios mecanismos por los que esto puede ayudar contra la epilepsia, entre ellos los cambios en la población de bacterias intestinales, en la inflamación y en la transmisión de señales entre las células nerviosas.

La neuróloga y experta en epilepsia Mackenzie Cervenka, de la Universidad Johns Hopkins de Maryland (EE. UU.), afirma que es alentador comprobar que la dieta Atkins modificada puede ser un tratamiento eficaz. “Los estudios anteriores para tratar la epilepsia con una dieta utilizaban a menudo la dieta cetogénica, que requiere calcular la proporción de carbohidratos y grasas en todos los alimentos. Eso puede llevar mucho más tiempo”, dice Cervenka, “lo que significa que menos gente se adhiere a ella. La dieta Atkins modificada es menos rigurosa en cuanto a preparación y control”, afirma.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto