Raras plumas fosilizadas cuentan la historia de aves primigenias y el ecosistema en el que vivían

Las plumas fosilizadas de aves del cretácico revelan el ecosistema en el que vivían

Plumas de más de 100 millones de años de antigüedad se han conservado milagrosamente y ahora nos enseñan más sobre el Cretácico Temprano y las aves primigenias que vivieron entonces.

La biota de Jehol, en el noreste de China, es un punto caliente paleontológico, donde hay enterrados fósiles de millones de años de antigüedad. En la década de 1990, los paleoarqueólogos encontraron allí un asombroso tesoro de fósiles de aves con partes de la piel, órganos, plumas y pelaje aún intactos.

Los fósiles de aves primigenias del Cretácico Temprano (que duró entre 145 y 100 millones de años) nos ofrecen una visión extraordinaria del mundo tal y como era entonces. Mediante técnicas modernas, se han reexaminado cinco fósiles de tejidos blandos de un ave del Cretácico temprano, el Sapeornis chaoyangensis. ¿Qué aspecto tenían exactamente estas aves primigenias? ¿Cómo volaban y cómo se comportaban los animales? La nueva información permite a los científicos reconstruir con detalle el antiguo ecosistema de la biota de Jehol y comprender mejor el proceso de fosilización.

Más sobre el cretácico temprano

El Cretácico temprano es un período geológico que se extendió desde aproximadamente 145 a 100 millones de años atrás. Durante este tiempo, la Tierra experimentó un clima cálido y húmedo, y la vida marina y terrestre prosperó. Los dinosaurios comenzaron a dominar los ecosistemas terrestres, mientras que los reptiles marinos, como los ictiosaurios y plesiosaurios, eran comunes en los océanos. También se desarrollaron plantas con flores y coníferas.

Biota de Jehol

“La biota de Jehol es una gran fuente de información sobre la ecología del Mesozoico”, explica el investigador Yan Zhao, de la Universidad china de Linyi. “Una mejor comprensión de la compleja tafonomía de los vertebrados terrestres de este yacimiento nos ayuda a entender mejor el pasado y el futuro de la evolución biológica”.

La tafonomía es el estudio de los cambios naturales que experimenta un organismo desde que deja de estar vivo hasta que es desenterrado como fósil en una capa de tierra, o como cadáver no fosilizado. Los más importantes de estos cambios son la descomposición, el desplazamiento, la diagénesis (alteración del sedimento) y la erosión.

Valhalla

Incluso en el Valhalla de los fósiles de aves primigenias, no todo está igual de bien conservado. Es valioso investigar cómo y por qué se producen estas diferencias de calidad, ya que así el tejido blando puede servir mejor como prueba dentro de la ciencia. Jehol Biota es ideal para llevar a cabo investigaciones tafonómicas debido al gran número de especímenes excavados de la misma especie que pueden compararse.

Hermoso plumaje

“Las capas de tierra de Jehol Biota han conservado excepcionalmente bien los tejidos blandos de numerosas especies. Estos fósiles tienen un valor incalculable para comprender la evolución temprana de los rasgos biológicos y ecológicos”, afirma Zhao. “Nos gustaría saber por qué los fósiles se conservan tan bien precisamente aquí. ¿Qué factores influyen? Eso es lo que nos propusimos averiguar”.

Los fósiles de aves que los científicos utilizaron en su investigación procedían de los archivos del Museo de Historia Natural Shandong Tianyu de China y se compararon con muestras de sedimentos. Todos los especímenes eran de gran calidad y estaban fosilizados, con todas las articulaciones todavía conectadas de forma natural, pero la calidad y cantidad de tejido blando variaba de un espécimen a otro. El ave primigenia bautizada con el acertado nombre de STM 15-36 destacaba porque su pelaje seguía totalmente intacto más de 100 millones de años después de su muerte y revelaba los detalles más asombrosos.

Sedimentos y materia orgánica

El equipo analizó los sedimentos para determinar qué tipo de materia orgánica y sedimentos rodeaban a las aves cuando fueron enterradas. STM 15-36 estaba mejor conservada por una combinación de granos de sedimento grueso y restos de plantas terrestres que por las algas encontradas en las otras cuatro aves. El clima era más cálido y húmedo cuando murió STM 15-36 y el suelo estaba más oxigenado, por lo que las plumas no se descompusieron mucho, si es que lo hicieron, antes de que se iniciara el proceso de fosilización.

Estallido de las nubes en el Cretácico

Los científicos propusieron dos teorías para explicar el éxito de STM 15-36: actividad volcánica o una violenta tormenta que arrastró los restos y los sepultó bajo una gruesa capa de tierra. Dado que los tejidos blandos son considerablemente afectados por las oleadas de lava líquida, ceniza y gases calientes. El ave probablemente fue sorprendida por una enorme tormenta y enterrada en el fondo de un lago. Posteriormente, su hermoso plumaje se conservó en piedra y yació a la espera de ser descubierto por los humanos durante más de 100 millones de años.

Zhao dice que está deseando realizar estudios de seguimiento, en los que se puedan investigar más las características químicas y la microestructura de las propias plumas. Según ella, esto ayudará a los científicos a comprender mejor cómo vivían y morían estas aves.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto