La jubilación anticipada puede acelerar el deterioro cognitivo

La jubilación anticipada puede crear deterioro cognitivo

Una nueva investigación revela cómo un plan de pensiones bienintencionado puede tener, inesperadamente, efectos especialmente perjudiciales para la salud de los pocos afortunados que cumplían los requisitos para acogerse a el.

Aún era 2009 y en China (especialmente en las zonas rurales) se estaban encontrando con un problema. La población envejecía rápidamente y el sistema tradicional de pensiones, en el que la familia se hace cargo de los ancianos, funcionaba cada vez peor. ¿El resultado? Personas mayores en situación de pobreza. Las cosas no pueden seguir así, decide el gobierno chino, y se introduce un plan de pensiones formal que permitirá a la población rural (gracias a un poco de pensión que ellos mismos acumulan y a un poco de pensión que reciben como regalo del gobierno) dejar de trabajar a partir de los 60 años.

Desventaja

Aunque el plan es absolutamente bienintencionado, tiene un inconveniente, según revelan los investigadores en la revista Journal of Economic Behavior & Organisation. Pues la investigación muestra ahora que la jubilación anticipada podría acelerar significativamente el deterioro cognitivo entre los “afortunados” que cumplían los requisitos. “Descubrimos que el descenso en las puntuaciones de salud cognitiva (entre las personas que se acogieron al plan de pensiones chino) era de hasta un quinto de desviación estándar”, explica el investigador Plamen Nikolov. “Y eso significa que cuando te jubilas (y nada más cambia) tu cognición media se deteriora en una quinta parte adicional del deterioro cognitivo que esperaríamos si siguieras trabajando”. Según Nikolov, se trata de un declive que, además, se produce bastante poco después de que la jubilación surta efecto. “Nos sorprendió la rapidez con que sus efectos podían apreciarse en nuestros datos. Normalmente, tres o cuatro años después de jubilarse”.

El estudio

Para estudiar más a fondo el efecto del plan de jubilación chino, Nikolov y sus colegas obtuvieron del gobierno chino datos sobre la aplicación del plan de jubilación. También tuvieron acceso a una base de datos adicional que contenía información sobre el comportamiento y las características socioeconómicas de las personas que utilizaban el régimen de pensiones. Para hacerse una idea más precisa de la salud de los participantes, recurrieron a una encuesta sanitaria china a largo plazo, centrada en la salud de los chinos de 45 años o más. En este estudio se hace un seguimiento de la salud de un amplio grupo de chinos que, en conjunto, constituyen un reflejo representativo de la población china. Entre otras cosas, los sujetos se someten periódicamente a pruebas cognitivas que ponen a prueba su memoria y su estado mental.

Memoria a corto plazo

Así pues, los datos dibujan un panorama bastante coherente y un tanto preocupante. Por ejemplo, Nikolov y sus colegas descubrieron que el plan de pensiones tenía efectos adversos significativos en el funcionamiento cognitivo de los participantes. “El deterioro cognitivo y, en particular, su alcance y la velocidad a la que se produce son extremadamente preocupantes”, constata Nikolov. “Consiste en un deterioro de la memoria a corto plazo, es decir, de la capacidad de recordar información sencilla, como nombres, tareas y actividades. Por ejemplo: dónde aparcaste el coche esa mañana, qué comiste ayer y detalles de un libro que leíste unos días antes”. Puede parecer bastante inocuo, pero no lo es. “Si uno es incapaz de recordar y realizar sus actividades cotidianas, tiene enormes implicaciones. Significa que la toma de medicamentos puede salir mal, porque se olvida de tomarlos a tiempo. Y es posible que pierda la capacidad para llevar un control de sus finanzas personales y tomar decisiones financieras sobre la jubilación. En última instancia, eso podría incluso hacer que tuvieras menos para gastar”.

Demencia

El hecho de que la jubilación anticipada puede acelerar el deterioro cognitivo se puso especialmente de manifiesto en las llamadas pruebas de recuerdo retardado. Durante estas pruebas, se presentaba a los sujetos información que debían ser capaces de reproducir (parcialmente) en un momento posterior. Y esto es lo que más les costó hacer a las personas que se habían jubilado anticipadamente. Preocupante, ya que los malos resultados en este tipo de pruebas de recuerdo retardado se consideran a menudo en la investigación neurobiológica como un indicio del desarrollo de demencia. Por tanto, sugiere que las personas que se jubilan anticipadamente también tienen más probabilidades de desarrollar esta enfermedad cerebral, señaló Nikolov. “El método que utilizamos para evaluar la memoria a corto plazo es idéntico al que emplean muchos médicos para diagnosticar la demencia. Así que una puntuación más baja durante las tareas que apelan a la memoria a corto plazo sugiere que la probabilidad de desarrollar demencia también aumenta”.

Aislamiento social

Los investigadores también creen poder explicar por qué la jubilación anticipada puede tener un efecto tan profundo en el cerebro. “Los participantes en planes de pensiones declararon un compromiso social sustancialmente menor, con un voluntariado significativamente menor y menos interacciones sociales que las personas que no recibían pensiones”, afirma Nikolov. “Y vemos que un aumento del aislamiento social está fuertemente asociado con un deterioro cognitivo más rápido entre los ancianos”. Así que tiene que ver sobre todo con el cumplimiento de la jubilación anticipada. “La mayoría de la gente espera la jubilación como un momento en el que puede disfrutar de su merecido descanso”, argumenta Nikolov. “Y eso suele significar que emprenden menos y se sientan más... y también están menos estimulados mentalmente”.

Experimento natural

¿Qué impacto tiene un plan de pensiones en la cognición? Para investigarlo con precisión, en realidad habría que reunir a personas de edades y entornos socioeconómicos similares. A continuación, tendría que dividir ese grupo en dos, tras lo cual concedería pensiones a un grupo y no al otro. Ni que decir tiene que es un experimento bastante caro. Y también podría ser éticamente cuestionable. Para este estudio, los investigadores adoptaron un enfoque diferente y utilizaron un “experimento natural”. “Aquí se emplean condiciones o políticas que imitan un experimento controlado (como el que acabamos de describir)”, explica Nikolov. En este caso, los investigadores compararon la salud cognitiva de las personas que empleaban el plan de pensiones con la de personas de edad y estatus socioeconómico similares que vivían en zonas donde no existía el plan de pensiones. Este diseño les permitió no solo establecer que el régimen de pensiones podría asociarse con un deterioro cognitivo acelerado, sino también concluir que el régimen de pensiones (de forma indirecta, es decir, a través de una disminución de los contactos sociales y del desafío mental) subyace al deterioro cognitivo.

Salud

Desde el punto de vista de la salud, ¿es siempre una mala idea jubilarse anticipadamente? El estudio también demuestra que no. “Lo interesante es que también vimos que la jubilación mejoraba algunos comportamientos que afectan a la salud”, argumenta Nikolov. Por ejemplo, se observó que los jubilados bebían menos alcohol que cuando aún trabajaban. Sin embargo, según los investigadores, los efectos positivos de estos cambios en el estilo de vida no compensan los efectos negativos que un menor compromiso social tiene sobre la cognición. “Lo que es importante para mejorar la salud entre las personas mayores puede ser muy diferente de lo que es importante para mejorar la cognición”, concluye Nikolov.

Beneficio de ambos lados

Pero los pensionistas no tienen por qué elegir entre una buena salud y una cognición sana, subrayan al mismo tiempo los investigadores. De hecho, un pensionado inteligente puede beneficiarse por ambos lados. “Asegúrate de participar activamente”, afirma Nikolov. “Mantén el contacto con amigos y familiares, haz más voluntariado y desafía a tu cerebro con frecuentes interacciones sociales y juegos (como el ajedrez u otros juegos estratégicos). Es posible que pueda disfrutar de los beneficios para la salud de la jubilación de esta manera, sin empeorar su rendimiento cognitivo como resultado.”

También en otros países 

Es un consejo claro. Y no solo vale la pena tomárselo a pecho para los chinos. Porque, subraya Nikolov, el impacto del plan de pensiones chino no es aislado; de hecho, los planes de pensiones de países de renta alta, como Estados Unidos, y de Europa también se han asociado anteriormente a efectos similares. “Y cuando se observan efectos muy similares en dos entornos completamente distintos (con patrones de ingresos, formación y actividades laborales diferentes), eso sugiere que estamos ante algo fundamental”. “Sugiere que el cerebro (independientemente de dónde vivan las personas) responde de forma muy similar a los cambios de comportamiento y actividades que se producen más adelante en la vida”.

Los investigadores esperan que su estudio anime a los responsables políticos a actuar. “Demostramos que hay pruebas sólidas de que la jubilación tiene importantes beneficios. Pero eso tiene un precio. El deterioro cognitivo de las personas mayores reduce la calidad de vida y puede tener consecuencias negativas para el bienestar. Los responsables políticos pueden introducir políticas que protejan contra el declive del compromiso social y la actividad mental”. Pero en última instancia, por supuesto, los pensionistas tienen que hacerlo por sí mismos. Y Nikolov espera que, como resultado de este estudio, analicen de forma más crítica cómo llenan sus días. “En particular, esperamos que empiecen a prestar más atención a su compromiso social, haciendo voluntariado activo y participando en actividades que ayuden a mantener su agudeza mental”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto