Fenómeno de El Niño podría calentar la Tierra 1,5 grados en 2024

El fenómeno llamado El Niño podría provocar que el cambio climático supere los 1,5 grados

Los modelos muestran que el clima podría empezar a mostrar un patrón de El Niño a finales de 2023. Esto elevaría las temperaturas medias, de modo que el calentamiento global podría superar los 1,5 grados ya en 2024.

Un cambio global hacia un patrón climático de El Niño a finales de este año podría provocar que el calentamiento global superara los 1,5 °C por primera vez en 2024. Así lo afirma la Met Office, el instituto meteorológico nacional del Reino Unido, basándose en nuevos modelos climáticos.

Según el instituto, la fase de tres años de La Niña en la que se encuentra actualmente el clima finalizará en marzo. Probablemente, le seguirá un patrón de El Niño a finales de este año. “Actualmente, la mayoría de las predicciones dan por hecho que El Niño se producirá en la segunda mitad de 2023”, declaró Adam Scaife, investigador del clima del Met Office.

El mes pasado, la Oficina Meteorológica del Reino Unido predijo que 2023 sería uno de los años más calurosos de la Tierra. Esta previsión se basaba en parte en el cambio previsto hacia El Niño.

Olas de calor

El Niño y La Niña son fluctuaciones del sistema climático de la Tierra. Están impulsados por los cambios de temperatura de la superficie del mar en el Océano Pacífico, alrededor del ecuador.

El Niño se produce cuando la temperatura del mar en el Océano Pacífico oriental tropical aumenta 0,5 °C por encima de la media a largo plazo. La Niña describe el otro lado de la oscilación: es cuando las temperaturas en esa parte del Océano Pacífico caen por debajo de la media.

Ambos fenómenos provocan cambios globales en los patrones meteorológicos. Esto tiene todo tipo de consecuencias, desde un mayor riesgo de olas de calor en Australia hasta cambios en los patrones de lluvia en Chile. Dado que El Niño provoca temperaturas superiores a la media, también puede elevar temporalmente la temperatura media de la Tierra.

Más sobre los fenómenos de El Niño y La Niña

El fenómeno de El Niño y La Niña son patrones climáticos interanuales que se refieren a las fluctuaciones en la temperatura del agua del océano Pacífico ecuatorial. El fenómeno del Niño se refiere a un aumento en la temperatura del agua, mientras que el fenómeno de la Niña se refiere a una disminución. Estos patrones pueden tener un impacto significativo en el clima y el tiempo en las regiones cercanas al océano Pacífico, así como en otras partes del mundo. Los cambios en la temperatura del agua del océano afectan a los patrones de viento y de lluvia, lo que a su vez puede afectar a la agricultura, la pesca y otras industrias. Es importante monitorear y estudiar estos patrones para ayudar a predecir y mitigar.

¿Misión fallida?

Un fuerte fenómeno de El Niño a finales de este año podría elevar la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico hasta 3 grados por encima de la media. Según Scaife, esto podría elevar temporalmente la temperatura media de la Tierra en 0,3 °C.

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero ya ha incrementado la temperatura global en 1,2 °C desde la era preindustrial. En total, por tanto, la temperatura media en 2024 podría situarse 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, según Scaife.

En el Acuerdo de París de 2015, los países fijaron el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 °C. Si ese aumento de la temperatura persiste durante algunas décadas, esa misión habrá fracasado.

Aterrador

Un cambio global hacia El Niño también podría tener consecuencias positivas. Podría suponer un alivio para ciertas zonas de Chile, Argentina y el suroeste de Estados Unidos, que sufren una prolongada sequía debido a La Niña.

Por otra parte, es probable que El Niño perturbe la estación de los monzones en Indonesia, lo que afectaría a la producción arrocera del país. También aumentaría el riesgo de olas de calor graves e incendios forestales en Australia. El aumento de la temperatura del mar también conlleva un mayor riesgo de desaparición de los arrecifes de coral tropicales.

El investigador de arrecifes de coral Terry Hughes, de la Universidad James Cook de Australia, califica de “aterradora” para la Gran Barrera de Coral la perspectiva de un potente fenómeno de El Niño a finales de este año. “Espero que el próximo El Niño poderoso tenga un impacto muy grave en la Gran Barrera de Coral, como vimos desvanecerse por primera vez a principios de 2022, incluso durante La Niña”, afirma.

Predicción temprana

Algunos investigadores advierten de que es demasiado pronto para determinar la intensidad de El Niño. “Aunque un fenómeno de El Niño moderado aumentaría las temperaturas globales, no sería suficiente para superar la barrera de los 1,5 °C. Parece que El Niño llegará el próximo invierno”, afirma el investigador del clima David Battisti, de la Universidad de Washington. “Pero el tamaño que tendrá sigue siendo una incógnita”.

Otros investigadores afirman que ni siquiera es seguro que se produzca El Niño este año. El investigador del clima Pedro DiNezio, de la Universidad de Colorado en Boulder, señala las incertidumbres de predecir un fenómeno de El Niño tan pronto en el año, antes de la llamada barrera de la predictibilidad en primavera. DiNezio compara la precisión de los modelos de predicción de El Niño con las previsiones meteorológicas de hace 30 años.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto