El Año Nuevo Chino: el gran éxodo que logra enfriar las ciudades

El ñao nuevo chino enfría las ciudades

Cuando las empresas cierran y todo el mundo viaja a casa de sus familias en el campo, el éxodo de la ciudad es tan grande que la temperatura desciende considerablemente.

El Año Nuevo Chino (también conocido como Año Nuevo Lunar) se celebra todos los años. Se suspende el trabajo, los comercios cierran sus puertas y millones de personas abandonan la ciudad para reunirse con sus familias en el campo en las tradicionales reuniones. De hecho, este éxodo masivo de la ciudad es tan grande que los científicos observan que el mercurio de la ciudad desciende notablemente.

Más sobre el Año Nuevo chino

El Año Nuevo chino se celebra del primero al decimoquinto día del primer mes del calendario chino. El primer día es el día de la segunda (a veces la tercera) luna nueva después del solsticio de invierno. Este año, el Año Nuevo Chino comenzó el 22 de enero y termina el 5 de febrero. La fiesta se celebra tradicionalmente con las danzas del dragón y el león y termina con la fiesta de la linterna. Durante el periodo de Año Nuevo, la gente se queda con parientes o amigos, lo que provoca grandes flujos migratorios, como ya se ha mencionado. Muchas fábricas de las provincias costeras chinas también cerraron durante una semana.

Las temperaturas de la ciudad suelen ser bastante altas. Esto se debe a que las infraestructuras urbanas, como edificios y carreteras, retienen más calor que los paisajes naturales o las tierras de cultivo. Como resultado, las temperaturas en la ciudad son mucho más altas que en la zona rural circundante, un fenómeno también conocido como efecto isla de calor. Además, los coches, los aparatos de aire acondicionado, las calefacciones y las plantas industriales y de construcción también generan calor extra, elevando el mercurio en las ciudades. La diferencia de temperatura entre la ciudad y sus alrededores puede alcanzar incluso los 4 grados centígrados y es mayor por la noche.

Ciudades vacías

Pero durante el Año Nuevo chino, cuando los chinos abandonan las ciudades en masa, ocurre algo extraordinario. “Muchas personas abandonan las megaciudades, como Pekín y Shanghai, y se desplazan a pequeños pueblos y zonas rurales”, afirma el investigador Zihan Liu. “Esta migración humana masiva desde las grandes ciudades provoca un descenso brusco del calor generado por el hombre. Y eso tiene un efecto notable en el clima urbano”.

Rápidamente 

En el estudio, los investigadores utilizaron datos de satélite y de temperatura para estudiar los niveles de calor en 31 ciudades diferentes. El periodo de estudio duró de 2017 a 2019. Tras un análisis en profundidad, descubrieron que la temperatura desciende un 33 % de media durante el Año Nuevo chino en todas las ciudades. En otras palabras, esto significa que el mercurio desciende unos 0,35 grados centígrados en estas ciudades.

Refrigeración

En resumen, el gran éxodo que se produce cada año en torno al Año Nuevo chino provoca un enfriamiento apreciable en las grandes ciudades. Por cierto, el descenso de la temperatura es considerablemente menos pronunciado en los suburbios de las ciudades. Esto sugiere que los centros urbanos más poblados experimentan mayores fluctuaciones del efecto isla de calor cuando cambian las actividades humanas.

Medidas

Los resultados sugieren que la liberación antropogénica de calor contribuye en gran medida al calentamiento de las zonas urbanas. Según Liu, las medidas deben tomarse en las épocas más calurosas del año, cuando los habitantes de las ciudades corren más riesgo de sobrecalentamiento. “Debería prestarse más atención a los ciudadanos que viven en centros urbanos y están expuestos a temperaturas extremas”, escriben los investigadores.

Por cierto, no es la primera vez que los científicos observan un descenso repentino y medible del mercurio en las ciudades chinas. La intensidad del efecto isla de calor también disminuyó significativamente durante los cierres de COVID-19. “Este es otro ejemplo de cómo los cambios en el comportamiento humano tienen importantes repercusiones en el medio ambiente”, concluyen los investigadores. Los resultados se han publicado en Geophysical Research Letters.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto