Descubren un segundo planeta del tamaño de la Tierra, alrededor de una estrella enana

El descubrimiento de un planeta similar a la tierra

Y al igual que su hermano pequeño, este planeta, probablemente rocoso, también se encuentra en la prometedora zona habitable.

A poco más de 100 años luz de distancia, en la constelación austral del Pez Dorado, encontramos la pequeña y fría enana roja TOI 700. La estrella tiene aproximadamente el 40 % de la masa y el tamaño de nuestro sol y es considerablemente más fría. Hasta hace poco, los astrónomos pensaban que había tres planetas orbitando la estrella. Pero gracias a los nuevos datos del cazador de planetas TESS, los investigadores han descubierto un nuevo miembro de la familia.

Planeta TOI 700 e

Se trata de un planeta llamado TOI 700 e. El exoplaneta es casi tan grande como la Tierra, probablemente rocoso y tarda unos 28 días en completar una órbita alrededor de su estrella madre. Lo que también es muy interesante es que se encuentra en la llamada zona habitable. Esto significa que el planeta se encuentra a la distancia adecuada de su estrella, lo que bien podría permitir encontrar agua líquida en su superficie.

Planetas descubiertos anteriormente

Este último, en particular, es un descubrimiento muy interesante. Al fin y al cabo, significa que hay dos planetas en la zona habitable alrededor de la estrella enana roja. Como ya se ha mencionado, TOI 700 alberga varios planetas. El planeta más interior, TOI 700 b, es casi tan grande como nuestra Tierra, probablemente rocoso y completa una órbita alrededor de su estrella madre cada 10 días. El planeta del medio, TOI 700 c, es unas 2,5 veces mayor que la Tierra y tarda 16 días en completar una órbita alrededor de su estrella. El tercer planeta (TOI 700 d) es aproximadamente un 20 % mayor que la Tierra, orbita la estrella en 37 días y recibe alrededor del 86 % de la energía que nuestro Sol proporciona a la Tierra. Y al igual que el exoplaneta recién descubierto, TOI 700 d también se encuentra en la zona habitable.

Zona habitable

“Se trata de uno de los pocos sistemas en los que hay varios planetas pequeños en la zona habitable”, afirma la investigadora Emily Gilbert. “Esto convierte al sistema TOI 700 en un objetivo interesante para observaciones de seguimiento. El planeta e es aproximadamente un 10 por ciento más pequeño que el planeta d, por lo que el sistema también muestra cómo las observaciones adicionales de TESS nos ayudan a encontrar mundos cada vez más pequeños”.

¿Qué es la zona habitable?

Cuando los investigadores tienen que evaluar si un planeta podría albergar vida, se fijan sobre todo en un factor (en su opinión) crucial: la distancia entre el planeta y su estrella. Si esa distancia es demasiado grande, el agua de la superficie del planeta se congelará. Si la distancia es demasiado pequeña, el agua de la superficie del planeta se evaporará. La teoría se basa en lo que vemos que ocurre en nuestro propio sistema solar. Marte está demasiado lejos del sol. Venus está demasiado cerca. Y la Tierra está justo en el lugar adecuado (o, en otras palabras, en la zona habitable).

Hasta ahora, la misión de TESS está resultando un éxito rotundo. En efecto, el cazador de planetas parece rastrear un exoplaneta tras otro con suma facilidad. Para ello, el telescopio observa grandes zonas del cielo durante largos periodos (unos 27 días cada vez). Esto permite al cazador de planetas notar cambios en el brillo de una estrella. Y si ese brillo disminuye periódicamente, es bingo. De hecho, una "caída" de este tipo en el brillo de una estrella podría indicar que hay un planeta en órbita alrededor de la estrella que ocasionalmente bloquea parte de la luz estelar.

Observaciones desde el Hemisferio Sur

TESS se lanzó en abril de 2018 y abrió la caza de planetas cercanos en julio del mismo año. Desde entonces, el telescopio ha descubierto bastantes exoplanetas. Primero en torno a las estrellas que titilan en el cielo del sur, luego en torno a las estrellas del cielo del norte. En 2020, TESS regresó al cielo austral para realizar observaciones adicionales. Y menos mal. Este año adicional de observaciones permitió a los astrónomos recoger muchos más datos. Y eso también llevó al descubrimiento del intrigante planeta TOI 700 e. “Si el planeta hubiera estado un poco más cerca o hubiera sido un poco más grande, podríamos haberlo encontrado en el primer año”, piensa el investigador Ben Hord. “Sin embargo, la señal era tan débil que necesitábamos el año extra de observaciones para descubrir el planeta”.

Ya se están haciendo observaciones de seguimiento del sistema TOI 700. Los investigadores esperan que esto proporcione más información sobre este raro sistema solar, en el que hasta dos planetas residen en la zona habitable. Además, los astrónomos esperan con impaciencia el nuevo conjunto de datos que TESS proporcionará en breve. “TESS acaba de completar su segundo año de observaciones del cielo boreal”, afirma la investigadora Allison Youngblood. “Estamos muy ilusionados por ver los apasionantes descubrimientos que esconde la gran cantidad de datos recopilados”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto