Canto en grupo, eficaz para volver a hablar luego de un derrame cerebral

El canto en grupo es muy eficaz para volver a aprender a hablar después de haber sufrido un derrame cerebral

Tras un ictus o derrame cerebral, no es infrecuente que el habla del paciente se vea afectada. Cantar ayuda. No solo mejora la función del lenguaje, sino que también hace más felices a los pacientes y sus familias.

Alrededor del 40 % de las personas que sufren un derrame cerebral tienen afasia. Tienen dificultades para hablar y comprender el lenguaje hablado o escrito. En la mitad de los casos, los pacientes siguen teniendo problemas de lenguaje un año después del ictus. No es difícil imaginar el impacto de la afasia en la calidad de vida. Dificulta la participación en la sociedad y conduce al aislamiento social.

Cantar ayuda a reducir la afasia

Una investigación de la Universidad de Helsinki demuestra ahora que cantar ayuda a reducir la afasia. Los investigadores realizaron un experimento con un grupo de canto que demostró que cantar juntos mejora la comunicación y el habla de los pacientes y aumenta la actividad social, incluso en la fase crónica tras un ictus. La carga asistencial de los cuidadores informales también disminuyó significativamente. También es una intervención barata y sencilla.

La investigadora Sini-Tuuli Siponkoski explica cómo se llevó a cabo el estudio. “Para este estudio, organizamos una sesión de canto en grupo de 90 minutos a la semana, complementada con entrenamiento en casa con la tableta tres veces media hora a la semana durante cuatro meses”. Los resultados fueron notables: “Dos o tres horas de canto a la semana ya eran muy eficaces”. La investigadora subraya que el canto complementa otras formas de logopedia. “Tras un ictus, la gente suele sufrir fatiga y limitaciones físicas, por lo que los pacientes no pueden limitarse a participar en todo tipo de actividades. Es importante encontrar un equilibrio en eso”.

De cantar a hablar

Investigaciones anteriores han demostrado que incluso en afasias graves los pacientes pueden aprender a cantar de nuevo, pero que cantar, especialmente en un coro, mejora el habla no se había demostrado antes. “En nuestro estudio estudiamos distintas formas de cantar, como cantar en un coro, la terapia de entonación melódica y el entrenamiento del canto con una tableta”, explica la coinvestigadora Anni Pitkäniemi. En la terapia de entonación melódica, se practica el habla utilizando la melodía y el ritmo para pasar del canto al habla. En el estudio, las sesiones de canto fueron dirigidas por un musicoterapeuta especializado y un director de coro.

Además de la logopedia, la terapia de entonación melódica se emplea desde hace tiempo para la afasia, pero suele implicar un entrenamiento individual que cuesta mucho dinero y personal. “Además de entrenar el habla, cantar en grupo también proporciona apoyo tanto a los pacientes como a sus familiares”, afirma Siponkoski. “Nuestro estudio es el primero en el que participaron cuidadores y en el que también se evaluó su bienestar psicológico”.

Cantar ayuda a recuperar el habla después de un derrame cerebral

Resultados sostenibles

Los resultados de cantar juntos son prometedores. “Basándonos en los cuestionarios, podemos concluir que la intervención mejora la participación social y la comunicación cotidiana de los pacientes. Las pruebas neuropsicológicas mostraron que la producción del lenguaje hablado mejoró durante el periodo de intervención. Esto implicaba el habla receptiva, como la repetición de palabras o el nombramiento de objetos. En la vida cotidiana, estos efectos se traducen en una mejora de la comunicación verbal y no verbal, una participación más frecuente en actividades sociales, una mejor memoria de las palabras en el uso cotidiano del lenguaje y una mejor captación de las señales auditivas en la producción del habla. Además, comprobamos que los cuidadores informales lo tenían más fácil”.

Los efectos del canto también demostraron ser especialmente duraderos. “La mejora de las habilidades comunicativas y la capacidad de respuesta del habla persistieron durante al menos cinco meses después de finalizar la intervención. El efecto sobre la participación social fue más breve y ya no se encontró en el seguimiento. Creemos que esto se debe a que la propia intervención creó más compromiso, interacción social y apoyo entre los pacientes”. Así que cuando se interrumpieron las sesiones de grupo, también desapareció el beneficio social.

Melodías famosas

Los investigadores eligieron principalmente canciones populares y música folclórica antigua que resultaran familiares a los pacientes. “Porque es probable que la familiaridad con la música mejore la motivación y la capacidad de aprendizaje”, afirma el investigador. “Pero además, el coro aprendió material nuevo especialmente ideado para este proyecto. Ahora no está claro qué funciona mejor, pero en la investigación de seguimiento lo estudiaremos sin duda”.

Los investigadores consideran que cantar de cualquier manera tiene un efecto positivo. “Nuestra intervención consistió tanto en cantar en grupo como individualmente. Cantar en grupo tiene un fuerte componente social y brinda la oportunidad de ofrecerse apoyo mutuo. También es importante contar con un musicoterapeuta profesional para motivar y apoyar la formación. Pero incluso pensamos que cantar solo en casa ofrece ventajas. Además, es fácil de aplicar”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto