Una vacuna contra el VIH en camino: primera fase clínica superada

La vacuna contra el VIH Supera primera fase clínica

Hasta en el 97 % de los sujetos vacunados, la vacuna contra el VIH provocó la respuesta prevista. “Esto es algo prometedor”, afirman los investigadores.

El VIH, virus causante del sida, se cobra muchas víctimas cada año. Unos 38 millones de personas viven con el VIH en todo el mundo. Y aunque la investigación científica ha permitido varios avances en la lucha contra el sida, todavía no existe una vacuna preventiva. Pero puede que no tengamos que esperar mucho para ello. De hecho, los investigadores han desarrollado una vacuna contra el VIH que ya ha superado con éxito su primera fase clínica. Y son noticias esperanzadoras, que acercan un paso más al ambicioso objetivo de erradicar el sida para 2030.

Aún no hay vacuna

El virus VIH se descubrió en 1983. Y desde entonces, innumerables científicos han buscado en vano una vacuna. Parece que no lo consiguen. Y, sin embargo, en poco tiempo dispusimos de una vacuna contra el coronavirus errante. ¿Cómo es posible? “El VIH es mucho más difícil que el SARS-CoV-2”, explica la investigadora Kristen Cohen. Esto se debe a que el VIH es un virus muy cambiante, que adopta una nueva forma cada vez. Así pues, el virus del VIH se presenta en diferentes formas y tamaños y, además, muta con extraordinaria rapidez. “Los aislados virales del VIH pueden variar entre un 25 y un 35 % entre subtipos”, explica Cohen. “Y eso que la ómicron, comparado con el coronavirus original, solo tiene un 3 % de mutaciones”.

Cifras sobre el VIH

En todo el mundo, como ya se ha mencionado, hay unos 38 millones de personas que viven con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). De estos 38 millones de personas, 5,9 millones que saben que están infectadas no reciben tratamiento. Otros 4 millones de personas con VIH están sin diagnosticar. Sin tratamiento, el tiempo medio de supervivencia tras la infección se estima entre 9 y 11 años, dependiendo del subtipo de VIH. En 2021, el 76 % de los adultos con VIH recibían tratamiento con medicación antirretrovírica. En cambio, solo el 52 % de los niños tuvo acceso al mismo tratamiento. El 70 % de las nuevas infecciones por VIH se producen entre personas marginadas y a menudo criminalizadas. Aunque en general la transmisión ha disminuido en África, en la última década no se ha observado un descenso significativo de las tasas de infección por VIH entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, un grupo de población clave.

A pesar de la ardua búsqueda de una vacuna contra el VIH, la ciencia no se ha quedado quieta. “En las últimas décadas, se han producido enormes avances en la prevención del VIH y en los tratamientos para evitar la progresión de la enfermedad”, afirma Cohen.

Medicina

Por ejemplo, hay medicamentos para tratar el VIH. Estos fármacos suprimen el virus VIH. Significa que, aunque el virus permanece en el organismo, ya no enferma. Sin embargo, deberá tomar estos medicamentos durante el resto de su vida. Gracias a estos importantes avances, el número de infecciones por VIH se ha reducido drásticamente en los últimos años. “Pero aún no existe una cura eficaz”, subraya Cohen. Y eso que se necesita urgentemente una vacuna preventiva contra el VIH para acabar de una vez por todas con la pandemia del VIH/SIDA.

Vacuna contra el VIH

Esa ansiada vacuna contra el VIH está ahora un paso más cerca. De hecho, en un nuevo estudio, Cohen y sus colegas presentan los prometedores resultados de una vacuna candidata. El desarrollo clínico de esta vacuna contra el VIH ha durado más de 30 años y varios científicos le han dedicado toda su carrera. Y ahora parece que la vacuna ha superado con éxito su primera fase clínica. Según el equipo, esta vacuna, probada en humanos, induce la producción de “anticuerpos ampliamente neutralizantes” (bnAbs). Y eso es una buena noticia. De hecho, estos bnAbs podrían llegar a reconocer cepas del VIH globalmente diversas y proteger contra la infección. Durante la prueba, la vacuna provocó la respuesta prevista en 26 de los 27 sujetos vacunados (97 %). “Estos resultados son prometedores”, afirma Cohen. “Este es el primer ensayo clínico que demuestra que se puede diseñar una vacuna contra el VIH que estimule la producción de células B muy específicas en humanos”.

Las fases de la investigación clínica

Una vez desarrollada una vacuna y realizadas las pruebas iniciales en animales, llega el momento de los llamados ensayos clínicos. Esto implica probar la vacuna en humanos. La investigación clínica consta de varias fases. En las dos primeras fases, la vacuna se administra a pequeños grupos de sujetos de ensayo y se examina su seguridad y eficacia. La eficacia se determina, por ejemplo, observando si las personas producen anticuerpos. Estos estudios también se utilizan para determinar la dosis óptima. Pero el verdadero bautismo de fuego de una vacuna se produce en la tercera fase de la investigación clínica. Durante esta fase, la vacuna no solo se administra a un grupo mucho mayor de personas, sino que también se investiga si realmente puede evitar que las personas (si entran en contacto con el patógeno contra el que se supone que protege la vacuna) enfermen. En esta fase del estudio, un gran grupo de personas (a menudo decenas de miles de sujetos de ensayo) se divide en dos: a un grupo se le administra la vacuna y al otro un placebo. Estas personas son enviadas a casa. Y, con el tiempo, debería quedar claro si las infecciones causadas por el patógeno contra el que se supone que protege la vacuna se producen realmente menos entre el grupo que ha sido vacunado. Si la vacuna también supera con éxito esta tercera prueba, sus creadores pueden obtener la aprobación oficial de las autoridades competentes. Solo una vez que estas autoridades aprueban, la vacuna puede comercializarse realmente.

¿Cómo funciona exactamente la vacuna? Cuando se produce una infección, los glóbulos blancos entran primero en acción. Cuando estos no consiguen eliminar el virus, intervienen otros glóbulos blancos, denominados linfocitos B. Producen anticuerpos ampliamente neutralizantes, un tipo raro de anticuerpo que puede combatir y proteger contra muchas variantes diferentes de un virus, incluido el VIH.

Anticuerpos protectores

“En resumen, las células B son células que fabrican anticuerpos protectores que luego pueden bloquear las infecciones víricas”, explica Cohen. “El objetivo es producir bnAbs que puedan proteger contra el VIH. Para ello, utilizamos lo que se sabe sobre una clase de anticuerpos potentes, capaces de bloquear una amplia variedad de cepas del VIH. A continuación, diseñamos un pequeño fragmento de una proteína de superficie del VIH para que se uniera fuertemente a células B específicas que son químicamente similares a los anticuerpos del VIH mencionados anteriormente. Lo que nuestro ensayo ha demostrado ahora es que hemos logrado activar estas células B específicas en adultos sanos no infectados con esta proteína del VIH.”

Formación

El juicio es un hito. De hecho, la activación de bnAbs mediante vacunación no ha sido posible hasta ahora. Pero ahora los investigadores han logrado diseñar una vacuna que induce determinados anticuerpos en humanos a demanda. Aunque esperanzados, aún no hemos llegado a ese punto. “Estos anticuerpos aún no son lo suficientemente buenos para bloquear realmente el VIH”, prosigue Cohen. “Necesitan más formación para aprender a reconocer mejor el VIH y detener la infección. Este es nuestro siguiente paso. Ahora queremos vacunar a las personas con proteínas del VIH diseñadas adicionalmente que animen a estas células B a producir anticuerpos aún más potentes que puedan bloquear el VIH y superar la diversidad de cepas circulantes.”

Optimista

A pesar de que aún queda mucho camino por recorrer, los resultados del ensayo inspiran esperanza. Después de todo, puede que por fin haya una vacuna contra el VIH en el horizonte, tras décadas de espera. “Soy optimista”, afirma Cohen. “Esto es un claro progreso”. Cuándo llegará la vacuna al mercado sigue siendo ahora una cuestión de conjeturas. Antes, también deben completarse las demás fases de la investigación clínica (véase el recuadro). Y no se puede predecir cuánto tiempo llevará. “Tampoco sabemos en este momento lo difícil que será dirigir la evolución de las mencionadas células B mediante la vacunación y garantizar que generen anticuerpos neutralizantes potentes”, afirma Cohen.

Participación

Así pues, aún queda mucho por investigar. Pero según el profesor asociado Clive Aspin, de la Universidad Victoria de Wellington, se trata de una “noticia apasionante”. “Especialmente para las personas que se han visto afectadas por la pandemia del VIH, como los pueblos indígenas, las mujeres y los habitantes de los países pobres”, afirmó Aspin. “Los investigadores deben ahora impulsar también una mayor implicación de las comunidades afectadas para garantizar que el despliegue de la vacuna logre el máximo impacto. Además, las vacunas deben llegar especialmente a las comunidades más necesitadas. La ciencia detrás del desarrollo de vacunas es importante, pero igual de importante es la implicación de las comunidades más afectadas”.

A nivel mundial, se ha acordado que el sida debe erradicarse para 2030. Aunque ambicioso, este objetivo se persigue con asiduidad. “Existen numerosas formas de prevenir la infección por VIH”, afirma Cohen. “Y estas se están llevando a cabo en paralelo. También se están aplicando nuevas estrategias y tecnologías para curar el VIH”. Sin duda, una vacuna contra el VIH supondrá un impulso, aunque también son necesarios los demás enfoques para eliminar el VIH de una vez por todas. “En última instancia, dependerá de un compromiso mundial continuo”, concluye Cohen.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto