Un menor consumo de sal reduce las enfermedades cardiovasculares

Consumo de sal excesivo relacionando con enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares

Un nuevo estudio demuestra de forma concluyente la relación entre una menor cantidad de sal y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Y así se acumulan las pruebas de que es mejor no echar más sal a la comida.

Seguramente no es la primera vez que escuchas que la sal es mala para la salud. De hecho, hay pruebas sustanciales de que comer mucha sal puede provocar hipertensión arterial, un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los estudios epidemiológicos que investigan una relación han arrojado resultados contradictorios. Por eso, en un nuevo estudio, los científicos se propusieron encontrar la respuesta a esa pregunta: ¿qué tan mala es la sal para el corazón?

El estudio

“Los estudios sobre la relación entre la ingesta de sodio y las enfermedades cardíacas siguen siendo controvertidos”, explica el investigador Lu Qi. Además, afirma que el método de medición de los estudios anteriores no ha sido infalible. Esto se debe principalmente a la falta de métodos prácticos para estudiar la ingesta de sodio en la dieta a largo plazo. “Nuestro estudio es el primero que pone a prueba un indicador de comportamiento: añadir sal a los alimentos para conocer la ingesta habitual de sodio”, dice Qi. Estudios recientes han sugerido que la frecuencia con la que una persona añade sal a su comida también puede utilizarse para predecir su consumo individual de sodio a lo largo del tiempo. Así, se pidió a 180 000 participantes que rellenaran cuestionarios sobre la frecuencia con la que espolvoreaban sal en sus comidas. Además, los investigadores accedieron a sus historiales médicos y recogieron datos sobre enfermedades cardíacas, ingresos hospitalarios y causas de muerte. A continuación, el equipo determinó para todos los participantes si la frecuencia con la que se añadía sal a los alimentos estaba relacionada con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Una pizca de sal

El estudio confirma lo que los científicos ya pensaban. Y es que una menor cantidad de sal conduce efectivamente a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular. “En general, descubrimos que las personas que no espolvorean una pizca extra de sal en su comida tienen un riesgo significativamente menor de padecer enfermedades cardíacas, independientemente de los factores de estilo de vida y de las enfermedades preexistentes”, dijo Qi. Por cierto, estos resultados no son muy sorprendentes. “Aunque este es el primer estudio que muestra una relación clara, los resultados quizá no sean tan desconcertantes”, afirma también Qi. “Anteriormente, los estudios han demostrado que el consumo elevado de sodio aumenta el riesgo de varios factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial”.

El vínculo más fuerte

Los investigadores descubrieron que la relación entre la adición de sal a los alimentos y el riesgo de enfermedades cardiovasculares era más fuerte entre los participantes de menor nivel socioeconómico y los fumadores actuales. Algo que Qi puede explicar. “El nivel socioeconómico más bajo y el tabaquismo son factores de riesgo de enfermedades cardíacas”, explica. “Nuestros resultados sugieren que añadir sal a los alimentos, junto con estos factores de riesgo, aumenta aún más el riesgo de enfermedad cardiovascular”.

Declaración

Así que, en resumen, una dieta baja en sal es buena para el corazón. Y esto a pesar de que todo el mundo come más sal de la que debería. Esto puede tener que ver con el hecho de que muchas personas no son lo suficientemente conscientes de que un exceso de sal puede ser muy perjudicial para la salud y aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas. Y entonces Qi pasa a explicar por qué esto es así. “Además de un aumento de la presión arterial, consumir demasiada sal conduce a niveles más altos de inflamación”, dijo el investigador. “Aumenta el riesgo de obesidad y también afecta negativamente a otros factores de riesgo que pueden provocar enfermedades cardíacas. Por lo tanto, la recomendación actual es no consumir más de 2300 mg al día”.

Dieta DASH

Si realmente quieres hacerlo bien, Qi recomienda combinar la reducción del consumo de sal con la llamada dieta DASH. La dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), como su nombre indica, es una dieta para reducir la presión arterial y se centra en un estilo de vida saludable para la salud cardiovascular. Las cantidades recomendadas y la elección de productos de la dieta DASH coinciden en líneas generales con el Disco de los Cinco. Se trata de limitar la ingesta de carne roja y procesada y fomentar el consumo de verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa, frutos secos y legumbres. Tanto la dieta DASH como el Disco de los Cinco también recomiendan no añadir sal a los alimentos y las bebidas, o hacerlo en la menor medida posible. “Descubrimos que cuando los participantes siguen estrictamente una dieta DASH y añaden menos sal a sus alimentos, el riesgo de enfermedad cardiovascular se reduce al máximo”, dice Qi. “Esto es importante porque reducir el exceso de sal (en lugar de eliminar por completo la sal de la dieta) es una forma bastante fácil de obtener beneficios que al mismo tiempo no requiere demasiado sacrificio”.

Menos sal en los alimentos procesados

La sal de mesa está en muchos productos. Puede espolvorearlo en su propia comida, pero también está en los platos preparados, por ejemplo, el pan, los bocadillos y la pizza, y esas cantidades deberían reducirse. Las cardiopatías coronarias y los accidentes cerebrovasculares se encuentran entre las afecciones con mayor carga de enfermedad. Pero si se reduce el contenido de sal en los alimentos procesados o se eligen alternativas bajas en sal, se obtienen importantes beneficios para la salud en lo que respecta a las enfermedades cardiovasculares. Si el contenido de sal de los alimentos procesados se redujera a la mitad (un nivel tecnológicamente factible), la ingesta diaria de sal procedente de los alimentos procesados se reduciría entre 2,1 (mujeres) y 2,9 gramos (hombres), lo que supone una disminución del 37 % y el 38 % respectivamente. En ese escenario, podrían evitarse un descenso del 4,4 y el 6 %, de ataques cardíacos y accidente cerebrovasculares, respectivamente.

En definitiva, el estudio demuestra que si a partir de ahora optas por echar menos sal a tu comida, será realmente beneficioso para tu salud cardíaca. Si sigue teniendo problemas con esto, quizás un sustituto de la sal podría ser un buen compromiso. Anteriormente, los investigadores demostraron, por ejemplo, que la sal potásica (en la que parte del cloruro de sodio, del que se compone la sal de mesa en su totalidad, se sustituye por cloruro de potasio) es una buena alternativa. De hecho, si se cambiara la sal de mesa por la sal potásica en todo el mundo, se podrían salvar millones de vidas cada año.

Aun así, según Qi, lo mejor es reducir por completo el consumo de sal. En realidad, con el tiempo nos hemos acostumbrado demasiado al sabor salado de los alimentos. Por ello, necesitamos “desalar” de nuevo, y por nuestra propia salud. “Porque ahora tenemos realmente pruebas sólidas que confirman que añadir sal aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de muerte prematura”, concluye Qi.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto