¿Por qué algunos animales son más resistentes al cambio climático que otros?

Algunos animales son más resistentes al cambio climático que otros

Suena contradictorio, pero es cierto: los animales de vida corta viven más tiempo. Es decir, los animales que se reproducen con rapidez y frecuencia, pero que tienen una baja esperanza de vida, son más resistentes a los cambios de hábitat inducidos por el hombre que sus compañeros más longevos.

En todo el mundo, se puede observar que en las últimas décadas, las zonas en las que las tierras de cultivo o los terrenos baldíos se expandieron rápidamente vieron aumentar el número de especies de vida corta, mientras que las especies de vida larga disminuyeron.

Los animales de vida corta tienen más éxito

Los investigadores analizaron los efectos de los cambios en el uso del suelo y la temperatura entre 1992 y 2016 en más de 1070 poblaciones de animales de la base de datos Living Planet. Los datos incluían 461 especies animales, entre ellas 273 aves, 137 mamíferos y 51 reptiles de Europa, Asia, África, Australia y América.

A continuación, comparó el éxito de los animales, que se reproducen rápidamente o en gran número, pero viven poco tiempo, con los animales longevos, que tardan mucho en madurar y reproducirse.

La población siguió creciendo

Los investigadores descubrieron que las poblaciones de las especies de vida corta crecían más rápido que las de los animales de vida larga. Aunque la mayoría de las poblaciones se redujeron a medida que aumentaban las tierras de cultivo y los terrenos baldíos, por término medio, las poblaciones de especies de vida corta siguieron creciendo.

Los hallazgos son una prueba más de que los animales que viven poco, pero rápido, son más resistentes al calentamiento global que sus homólogos de vida más lenta. El investigador principal, Gonzalo Albaladejo Robles, de la University College de Londres (UCL), explica por qué. “En teoría, los animales de corta vida son más resistentes al cambio porque son más capaces de recuperar sus poblaciones después de un impacto importante. Como pueden reproducirse más rápido que las especies más lentas, pueden colonizar y explotar ecosistemas nuevos o alterados de forma más eficiente”.

Especies invasoras

Los investigadores señalan que muchas especies invasoras, como las ratas o los periquitos monje, tienen una vida corta y se reproducen rápidamente. Muchas especies de corta vida son generalistas, capaces de adaptarse rápidamente a entornos cambiantes, mientras que los animales más especializados, que pueden desempeñar un papel valioso y único en su ecosistema local, suelen vivir más lentamente.

“No todas las poblaciones de animales responden igual al cambio climático o al cambio de uso del suelo”, afirma Robles. “Algunos animales son más vulnerables que otros. A medida que el ser humano influye cada vez más en los ecosistemas, podemos observar un cambio en la composición de las especies animales en muchas zonas: algunos animales de vida lenta desaparecen, mientras que los de vida rápida prosperan”.

Actividad humana

El coautor Tim Newbold añade: “Nuestro estudio proporciona una prueba más de cómo la actividad humana está cambiando los ecosistemas naturales. La pérdida de especies de vida lenta y el aumento de animales de vida corta cambia la forma en que fluye la energía en esos ecosistemas. Eso tiene considerables consecuencias para la naturaleza”.

¿Por qué es tan malo? “Al dar prioridad a las especies de vida corta frente a las de vida más lenta, nos arriesgamos a que se pierdan especies cruciales para el funcionamiento de los ecosistemas, que podrían así estar en peligro”, dijo Robles, alabando el poder de la teoría ecológica. “Es extraordinario que hayamos podido comprobar algunos principios básicos de la ecología utilizando una combinación de datos modernos procedentes de una amplia gama de fuentes. Muestra la utilidad de estos principios básicos para investigar relaciones complejas, como la respuesta de las especies animales al cambio climático”.

Depredadores

Los investigadores advierten que sus resultados proceden solo de una pequeña proporción de todas las poblaciones de animales y que existen grandes diferencias entre grupos de animales.

Estudios anteriores de la UCL ya han demostrado que los depredadores son los que menos pueden sobrevivir cuando su hábitat natural cambia, por ejemplo, a tierras de cultivo. Los animales de las regiones tropicales y mediterráneas son también los más sensibles al cambio climático y al uso del suelo. Es importante seguir investigando en este sentido para evitar que las poblaciones de animales desaparezcan por completo.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto