Más muertes por problemas cardiovasculares debido a temperaturas extremas

Las muertes por enfermedades cardíacas se incrementan debidos a las temperaturas extremas, calor y frío

Aumentan las muertes por enfermedades cardiovasculares en temperaturas extremas, el frío resulta especialmente peligroso. 1 de cada 100 muertes por problemas cardíacos está relacionado con la temperatura, ya sea demasiado calor o frío.

Que el mercurio baje hasta los -7 puede ser una buena noticia para los aficionados al patinaje, pero no para los enfermos del corazón. El frío extremo aumenta el riesgo de muerte. 

Tanto las temperaturas extremadamente altas como las bajas aumentan el riesgo de muerte por cardiopatía, pero los días muy fríos son más peligrosos que los cálidos, según muestra un metaanálisis de los datos de más de 32 millones de muertes ocurridas en 27 países de los cinco continentes en los últimos 40 años. Los datos se compararon con las temperaturas exteriores del día de la muerte.

Insuficiencia cardiaca

De todos los pacientes cardiovasculares, las personas con insuficiencia cardiaca eran las más propensas a ser víctimas de los efectos de los días muy fríos o muy calurosos. Los registros sanitarios de 1979 a 2019 mostraron que tenían un 12 % más de riesgo de morir en días extremadamente calurosos, en comparación con la “temperatura mínima de muerte”, o la temperatura con la tasa de mortalidad más baja. El riesgo de muerte por insuficiencia cardiaca era hasta un 37 % mayor en los días extremadamente fríos. La definición de tiempo extremo variaba de una ciudad a otra. Los investigadores consideraron como extremos los días que cayeron en el percentil más frío y los días que cayeron en el percentil más caluroso de la “temperatura mínima de mortalidad” y calcularon los porcentajes de aumento del riesgo sobre esa base.

Por ejemplo, el equipo descubrió que en la ciudad estadounidense de Baltimore, por cada mil personas que morían de enfermedades cardiovasculares, se producían 2,2 muertes más en los días de calor extremo (más de 30 grados). En los días extremadamente fríos (más de -7 grados), contabilizaron 9,1 muertes extra por cada 1000 muertes cardiovasculares. Entre todos los tipos de enfermedades cardiovasculares, el mayor número de muertes adicionales se registró en la categoría de insuficiencia cardiaca (2,6 muertes adicionales en días extremadamente calurosos y 12,8 en días extremadamente fríos).

“Aunque no podemos determinar con certeza la razón subyacente, el efecto relativamente grande de las temperaturas extremas en los pacientes con insuficiencia cardiaca podría estar relacionado con la naturaleza progresiva de la enfermedad”, afirma el cardiólogo Haitham Khraishah, de la Universidad de Maryland. “Una de cada cuatro personas con insuficiencia cardiaca reingresa en el hospital a los 30 días del alta, y solo el 20 % de los pacientes con insuficiencia cardiaca sigue vivo 10 años después del diagnóstico”.

El hecho de que los efectos meteorológicos tengan una repercusión tan importante exige políticas diferentes, afirman los investigadores. “Este estudio demuestra la importancia necesaria de crear un plan de medidas para reducir el impacto del cambio climático en las enfermedades cardiovasculares”, respondió Khraishah.

Vórtice polar

Como han revelado investigaciones anteriores, el cambio climático está provocando condiciones meteorológicas más extremas en ambos extremos del espectro en todo el mundo. Como resultado, se producen veranos más calurosos pero a veces inviernos más fríos. Un estudio de 2021 publicado en la revista Science descubrió que el calentamiento del Ártico da lugar a una serie de acontecimientos sucesivos que acaban provocando una alteración del vórtice polar (un vórtice gigante de aire extremadamente frío sobre el Polo Norte) que puede causar largos periodos de frío extremo en el hemisferio norte.

“Este estudio muestra un vínculo indiscutible entre las temperaturas extremas y la mortalidad por cardiopatías. Se trata de un metaanálisis que comprende uno de los mayores conjuntos de datos internacionales jamás recopilados”, afirma el profesor Mark Gladwin, coinvestigador. “Es importante profundizar en los datos para conocer mejor el papel de la salud y la predisposición genética de los pacientes. No está claro por qué algunas poblaciones son especialmente vulnerables al cambio climático. Nos gustaría adquirir más conocimientos en este campo”.

Muertes por calor

Se sabe más sobre las mayores tasas de mortalidad por calor extremo que por frío extremo. Por ejemplo, las cifras de varias oficinas nacionales de estadística muestran que más de 20 000 personas murieron en Europa solo el verano pasado debido a las olas de calor.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto