Los petirrojos se vuelven más agresivos por el ruido del tráfico

Los petirrojos suelen ser más agresivos debido a la contaminación acústica de las ciudades

Como sus cantos son ahogados por la contaminación acústica, intentan defender físicamente su territorio. Y entonces las cosas a veces se ponen difíciles, los petirrojos se vuelven mucho más agresivos con el ruido del tráfico.

Por muy monos que parezcan, los petirrojos son aves feroces y territoriales. Con sus salvajes gorjeos, entre otras cosas, intentan defender su territorio y mantener alejados a los intrusos. Sin embargo, el ruido del tráfico puede ser una molestia importante, según demuestran los investigadores. Estudios anteriores ya habían demostrado que los petirrojos que viven en ciudades son más agresivos físicamente que sus primos del campo. Y ahora parece que la contaminación acústica puede ser la culpable.

Las tácticas de los petirrojos

El petirrojo es un ave solitaria que solo busca compañía durante la época de cría. Defienden su territorio de diferentes maneras. Para ahuyentar a un rival, al principio cantan una canción diferente. Además, saludan de un lado a otro y muestran amenazadoramente las plumas rojas de su cuello. Si ni siquiera eso funciona, se acercan cada vez más. Con el tiempo, pueden incluso lanzarse al ataque para ahuyentar a un intruso.

En el nuevo estudio, un equipo de investigadores examinó cómo reaccionaban varios petirrojos machos, tanto de zonas urbanas como rurales, ante un petirrojo impreso en 3D. El intruso modelo emitía los mismos sonidos que un ave real. Los investigadores añadieron el ruido del tráfico a través de otro altavoz cercano. Después midieron la agresividad de los petirrojos urbanos y rurales ante el intruso simulado.

Son más agresivos

Los investigadores descubrieron que los petirrojos urbanos tendían a ser más agresivos físicamente que los rurales. Pero, este último se volvió mucho más agresivo con la adición del ruido del tráfico. Se comprobó que el ruido simulado del tráfico no influía en el nivel de agresividad física de las aves urbanas de pecho rojo, que, por supuesto, ya viven en entornos ruidosos. De hecho, se descubrió que incluso pían menos.

Comportamiento

Los investigadores sospechan que los petirrojos urbanos han aprendido a “aguantar” los aumentos temporales de ruido. Como los petirrojos rurales se encuentran con el ruido del tráfico con mucha menos frecuencia, reaccionan más a la deriva. “En entornos normalmente tranquilos, descubrimos que el ruido adicional del tráfico hace que las aves rurales de pecho rojo se vuelvan más agresivas físicamente”, afirma el investigador Caglar Akcay. “Por ejemplo, se acercaron más a nuestro modelo de pájaro”.

Ruido del tráfico

En definitiva, el equipo sospecha que el ruido del tráfico interrumpe la comunicación natural de los petirrojos. Al no poder elevarse por encima del ruido con sus gorjeos, se vuelven “más violentos físicamente”. “Debido a los elevados niveles crónicos de ruido en las zonas urbanas, procedentes del tráfico y la maquinaria de construcción, entre otras cosas, los petirrojos urbanos son en realidad permanentemente menos inteligibles”, afirma Akcay. “Esta es probablemente la razón principal por la que las aves de pecho rojo urbanas tienden a ser más agresivas que sus homólogas rurales”.

Salud

Los investigadores subrayan que la agresión física hace la vida un poco más difícil a pájaros pequeños como los petirrojos. “Es un comportamiento bastante arriesgado que puede tener consecuencias para su salud”, subraya Akcay. Esto se debe al hecho de que piar es una forma muy eficaz de ahuyentar a los intrusos, sin tener que luchar. “Sin embargo, si no se oyen sus cantos, inesperadamente tienen que recurrir a la agresión física”, añade la investigadora Çağla Önsal. “Esto no solo conlleva el riesgo de lesiones, las expresiones de agresividad también pueden atraer la atención de los depredadores, como los gorriones”.

El estudio demuestra que los humanos influyen de varias maneras en el comportamiento social de las aves. “Nuestros resultados demuestran que el sonido producido por los humanos puede tener efectos diferentes en los petirrojos según el entorno en el que vivan”, concluye Akcay.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto