Los cazadores-recolectores expandieron rápidamente la alfarería, gracias a los lazos sociales

Los cazadores-recolectores expandieron rápidamente la alfarería debido a los lazos sociales

Gracias al intercambio de conocimientos, ideas y técnicas, los métodos de cocción de las ollas se extendieron rápidamente hace 8000 años, según demuestran los investigadores.

A lo largo del tiempo, se han encontrado vasijas en varios yacimientos prehistóricos conocidos de cazadores-recolectores. En un nuevo estudio, los investigadores han analizado más de 1200 especímenes. Y eso nos lleva a un descubrimiento extraordinario. Porque, al parecer, los cazadores-recolectores no podían dejar de hablar del arte de la cerámica.

El estudio 

El equipo analizó los restos de 1226 vasijas de cerámica. Estas vasijas se encontraron en 156 yacimientos diferentes de nueve países del norte y el este de Europa. Gracias a la datación por radiocarbono, los investigadores lograron datar las vasijas. A continuación, recopilaron datos sobre la producción y decoración de la cerámica y analizaron los restos de alimentos hallados en las vasijas.

La alfarería de Cazadores-recolectores
Los investigadores han analizado estas y otras más de 1200 ollas. Imagen: Universidad de York

Los resultados demuestran que las técnicas de alfarería conocidas recorrieron grandes distancias en poco tiempo. Los investigadores sospechan que el arte de la cerámica se extendió hacia el oeste a la velocidad del rayo a partir del 5900 a. C. aproximadamente. Entre 300 y 400 años más tarde, llegó a zonas situadas a 3000 kilómetros de distancia. En comparación, esto corresponde a una distancia recorrida de 250 kilómetros en una generación.

Intercambio

Por aquel entonces, claro, no había teléfonos ni correos electrónicos. Y entonces surge la pregunta de cómo es posible que los conocimientos, las ideas y las técnicas de cocción de los cacharros se extendieran tan rápidamente entre los cazadores-recolectores. El equipo plantea la hipótesis de que el conocimiento de las cosas se transmitía a través de tradiciones sociales. “Nuestro análisis de cómo se diseñaban y decoraban las vasijas, combinado con nuevos métodos de datación por radiocarbono, sugiere que el intercambio de conocimientos se produjo a través de la transmisión cultural”, afirma el investigador Oliver Craig.

Vecinos

Significa que a los cazadores-recolectores les gustaba hablar de sus oficios con amigos y vecinos, por ejemplo. “La cerámica se difundió gracias al intercambio de ideas entre grupos de cazadores-recolectores que vivían cerca unos de otros”, opina Craig. La migración o el aumento de la población, dos factores responsables de algunos otros cambios importantes en la historia de la humanidad (como la introducción de la agricultura), el investigador los descarta como posibilidad. Parece que viajaban los conocimientos, no las personas.

Matrimonios o centros de reunión

Que los métodos de alfarería se extendieran tan lejos y tan rápido es bastante sorprendente. ¿Cuál fue exactamente el proceso? “Es posible que se compartieran conocimientos específicos a través de matrimonios o en centros de reunión, puntos concretos del paisaje donde grupos de cazadores-recolectores podrían haberse reunido en épocas regulares del año”, conjetura Craig. Aunque la materia prima para fabricar vasijas de barro estaba ampliamente disponible, los conocimientos técnicos necesarios para fabricarlas y hornearlas debieron de transmitirse de persona a persona.

Tradiciones culinarias

Además, el descubrimiento de restos específicos de materia orgánica en las vasijas también ilumina una punta del iceberg. Por ejemplo, parece que la cerámica estudiada se utilizaba para cocinar. “Hemos hallado pruebas de que las ollas se empleaban para cocinar una gran variedad de animales, peces y plantas”, afirma Carl Heron, del Museo Británico. Esto sugiere que los métodos de cocción de las vasijas pueden haberse difundido a través de tradiciones culinarias compartidas. “Encontramos pruebas de que el uso de la cerámica se transmitía junto con los conocimientos sobre su fabricación y decoración”, prosigue Heron. “Se trata de tradiciones culinarias que, junto con los propios artefactos, se transmitieron rápidamente”.

Avanzado

En resumen, el arte de la cerámica ha recorrido un largo camino. Además, el estudio aporta pruebas de que los cazadores-recolectores eran mucho más avanzados de lo que los arqueólogos pensaban hasta ahora. Durante décadas, los investigadores creyeron que la cerámica llegó a Europa junto con la agricultura y los animales domésticos, como parte de un “paquete” de tecnologías. Pero el estudio actual demuestra que, al parecer, los cazadores-recolectores ya tenían los conocimientos necesarios para fabricar ollas por sí mismos.

Por cierto, los inicios de la alfarería se remontan mucho más atrás. De hecho, la cerámica más antigua del mundo se encontró en Asia Oriental y fue inventada por cazadores-recolectores hacia el final de la última glaciación. Después se extendió hacia el este, a través de Siberia, antes de que las técnicas fueran adoptadas por los cazadores-recolectores del norte de Europa, todo ello mucho antes de la llegada de la agricultura.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto