Las groserías suenan igual, no importa el idioma en que se diga

Las palabrotas o groserías suenan igual en casi todos los idiomas

En un nuevo estudio, los científicos han descubierto la existencia de una sorprendente similitud entre groserías o palabrotas de distintos idiomas.

Decir palabrotas: la gente de todo el mundo lo hace (a veces). Pero, sorprendentemente, nunca se ha investigado si las palabrotas suenan igual en todo el mundo. Hasta ahora. Porque en la revista Psychonomic Bulletin & Review, unos científicos publican un análisis de palabras malsonantes de distintos idiomas. Y ese análisis muestra que esas palabrotas o groserías tienen una sorprendente similitud. Por ejemplo, los sonidos “l”, “r” y “w” suelen faltar o, al menos, estar mal representados.

Aproximantes

Los investigadores llegaron a esa conclusión tras pedir a 100 hablantes de cinco idiomas diferentes (ruso, hebreo, indostaní, húngaro y coreano) que escribieran las peores palabrotas que conocían. El análisis de esas groserías reveló que contenían muy pocas aproximantes, es decir, sonidos como “l”, “r” o “w”. “Fue una sorpresa”, afirma el profesor Ryan McKay, uno de los autores del estudio. “Porque este patrón no se había demostrado ni sospechado antes”.

Otro experimento

Naturalmente, cabe preguntarse por qué estos sonidos (al menos en las lenguas estudiadas) suelen estar ausentes. Los investigadores tenían algunas ideas al respecto. Por ejemplo, sospechaban que las aproximantes no son tan ofensivas como otros sonidos que están bien representados en las palabras malsonantes. Para explorar más a fondo esa hipótesis, reunieron a 215 personas, entre las que se hablaban seis lenguas diferentes. A estas personas se les presentaron diferentes pares de palabras, consistentes en una palabra con y otra sin aproximantes, ambas inventadas por los investigadores. A continuación, se indicó a los sujetos que seleccionaran cada vez una palabra que creyeran que podía ser una palabrota. Al hacerlo, se observó que los sujetos elegían con notable frecuencia palabras sin aproximantes.

Palabrotas atenuadas

Confirma la idea de que los sonidos que pueden contarse como aproximantes no se prestan tan bien a términos ofensivos. Esta idea se ve respaldada por un análisis de las palabrotas atenuadas. Por el contrario, se descubrió que las aproximantes aparecían con más frecuencia en esas palabrotas, lo que probablemente (argumentan los investigadores) es lo que también las hace menos ofensivas. “Decir palabrotas suele tener como objetivo expresar ira, agonía o frustración, y nuestro estudio sugiere que ciertos sonidos (aproximantes) no son adecuados para ese fin. Por lo tanto, suelen evitarse en las palabrotas. O introducido en su lugar si el propósito es atenuar esas palabrotas”.

Excepciones a la norma

Y con ello, los investigadores han detectado una sorprendente similitud entre palabrotas de distintos idiomas. Pero no todos los idiomas cumplen la regla no escrita de que las aproximantes no son tan adecuadas para las palabrotas. Las palabrotas francesas, por ejemplo, parecen contener a menudo aproximantes. Pero cuando los investigadores pidieron a los francófonos que eligieran entre dos palabras inventadas (una con aproximantes y otra sin ellos) la palabra que creían que podía ser una palabrota, también eligieron con notable frecuencia palabras sin aproximantes. Según los investigadores, esto sugiere que los seres humanos tienen una especie de preferencia universal por las palabrotas sin aproximantes. “Y eso ejerce una pequeña influencia en la evolución de las palabrotas en las distintas lenguas”, argumenta McKay. “Pero es realmente una influencia pequeña, así que hay potencialmente muchos idiomas que evolucionan lejos de este patrón y, por lo tanto, muchas excepciones a esta regla”.

La investigación puede parecer algo lúdica, y así es como se la han tomado desde entonces varias personas, argumenta McKay. “Entendemos que es un tema “divertido”. Pero, al mismo tiempo, también creemos que merece la pena estudiarlo. Por ejemplo, decir palabrotas (como la religión o la música) es un fenómeno omnipresente en las distintas culturas. Y con eso, es importante entender qué funciones sociales, psicológicas e incluso fisiológicas tiene (por ejemplo, hay estudios que sugieren que decir palabrotas reduce el dolor).

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto