Las algas pardas extraen millones de toneladas de CO₂ del aire y lo convierten en limo

Las algas secuestran grandes cantidades de CO2 de la atmósfera

Gracias a una sustancia repugnante y viscosa, las algas pardas pueden almacenar en el océano durante mucho tiempo cada año, casi el equivalente a las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de Alemania.

Las algas pardas son verdaderas plantas milagrosas. Porque pueden absorber el dióxido de carbono (CO₂) del aire como ningún otro. En esto son incluso mejores que los bosques. Por tanto, las algas pardas desempeñan un papel decisivo en la composición de la atmósfera y son esenciales para nuestro clima. Pero… ¿Qué ocurre realmente con todo ese CO₂ después de que las algas lo hayan consumido?

Absorción de CO₂

Sabemos que las algas absorben CO₂ de la atmósfera. Luego utilizan el carbono para crecer. Aproximadamente un tercio del carbono que absorben lo devuelven al agua de mar, por ejemplo en forma de secreciones azucaradas. Dependiendo de la estructura de estas secreciones, es rápidamente absorbida por otros organismos o se hunde en el lecho marino.

El océano: un importante sumidero de carbono

Cuando el CO₂ se almacena, deja de contribuir (temporal o permanentemente) al cambio climático. En este caso también se habla de sumidero de carbono. Las zonas forestales y ecosistemas similares se consideran uno de los sumideros de carbono más valiosos de nuestro planeta. El mayor sumidero de carbono de la Tierra es el océano. Casi el 40 % del CO₂ liberado a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles desde la revolución industrial ha sido absorbido por el océano.

En un nuevo estudio, los investigadores han analizado la excreción azucarada del fucus (una especie de alga parda). “Se trata de una sustancia muy compleja y, por tanto, increíblemente complicada de estudiar”, afirma el investigador Hagen Buck-Wiese. “Sin embargo, conseguimos desarrollar un método para analizarlo en detalle de todos modos”.

El fucoidan

Utilizando el método avanzado, los investigadores descubrieron una serie de sustancias en la excreción azucarada. Pero el llamado fucoidan, una sustancia viscosa, fue la que más llamó la atención. “El fucoidan constituye aproximadamente la mitad de la excreción de la alga del fucus”, explica Buck-Wiese.

Alga Focus vesiculosus, se encuentra en la costa y puede crecer a 30 centímetros
El fucus vesiculosus es una especie de alga parda del género Fucus que alcanza unos 30 centímetros. Se encuentra principalmente a lo largo de la costa, adherida a las rocas. El fucus recibe su nombre de las características burbujas esféricas de gas que le proporcionan flotabilidad y que son claramente visibles en esta foto. Imagen: Hagen Buck-Wiese/Instituto Max Planck de Microbiología Marina

Los investigadores descubrieron que el fucoidán es una molécula bastante “recalcitrante”. “Es tan complejo que a otros organismos les resulta difícil absorberlo y utilizarlo”, afirma Buck-Wiese. “Nadie parece realmente loco por ello”.

Buenos ayudantes

En resumen, las algas pardas toman el CO₂ del aire y lo convierten en algo realmente desagradable, fucoidan para ser precisos. Y como a pocos organismos les gusta, el carbono de la materia viscosa no vuelve fácilmente a la atmósfera. “Esto hace que las algas pardas sean especialmente buenas ayudantes en la eliminación del CO₂ atmosférico”, concluye Buck-Wiese. “Y eso, a muy largo plazo, piensa en cientos o miles de años”.

Productivo

Las algas pardas también parecen ser notablemente productivas. Se calcula que absorben alrededor de 1 gigatonelada (mil millones de toneladas) de CO₂ del aire al año. Teniendo en cuenta los nuevos resultados, esto significa que, gracias al fucoidan, las algas pardas secuestran cada año en el océano 0,15 gigatoneladas de carbono (lo que corresponde a 0,55 gigatoneladas de dióxido de carbono) a largo plazo. En comparación, las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de Alemania rondan actualmente las 0,74 gigatoneladas de dióxido de carbono.

Los resultados sugieren que las algas pardas pueden ser un arma importante en nuestra lucha contra el cambio climático. Como son tan buenos eliminando CO₂ del ciclo global, podrían desempeñar una considerable labor en la ralentización del calentamiento global. Los investigadores planean ahora someter también a otras algas pardas a una inspección más minuciosa. “El gran potencial de las algas pardas en nuestra lucha contra el cambio climático debe seguir explorándose y explotándose”, concluye Buck-Wiese.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto