Hubble capta brillo fantasmal alrededor de nuestro sistema solar

El Hubble capta un brillo fantasmal alrededor de nuestro sistema solar

Si eliminamos todas las estrellas brillantes, nos encontraremos con un cielo negro como la tinta. Sin embargo, el telescopio espacial seguía viendo una luz enigmática. Pero… ¿De qué?

El cielo nocturno ya está bastante oscuro. Pero si además quitamos todos los cuerpos celestes es aún más negro como la tinta. Sin embargo, eso no es lo que han descubierto los investigadores en un nuevo estudio. Utilizando el Hubble, se toparon con un resplandor fantasmal en el espacio que rodea nuestro sistema solar. Y nadie puede explicar este brillo.

Imágenes del hubble

Tras analizar hasta 200 000 imágenes del telescopio espacial Hubble y decenas de miles de mediciones realizadas, el equipo está seguro: hay demasiada luz. Los investigadores llegaron a esta conclusión tras restar la luz emitida por planetas, estrellas, galaxias y la luz zodiacal (un resplandor blanco causado por la luz solar reflejada por diminutas partículas de polvo).

Como luciérnagas

Por cierto, no es mucha luz extra. Es un resplandor sutil y fantasmal que no puede explicarse después de contar todos los cuerpos celestes. Los investigadores lo comparan con el débil resplandor de diez luciérnagas dispersas por el cielo nocturno. Para tu imagen, eso es como apagar todas las luces de una habitación y seguir viendo un inquietante resplandor en las paredes, el techo y el suelo.

Posibilidad de cometas

Sobre una posible causa, los investigadores siguen a oscuras. Sin embargo, sospechan que la luz residual procede de un tenue globo de polvo en el interior de nuestro sistema solar. Esta bola de polvo contiene cometas que viajan desde todos los rincones oscuros hacia el centro de nuestro sistema solar. En teoría, el resplandor fantasmal podría ser solo la luz del sol reflejada en este polvo. De confirmarse, se trataría de un elemento arquitectónico del sistema solar recién descubierto.

Ubicación y tamaño de la nube de polvo en nuestro sistema solar
Esta impresión artística muestra la ubicación y el tamaño de una hipotética nube de polvo que rodea nuestro sistema solar. Dado que el resplandor está tan uniformemente distribuido, la fuente más probable es un grupo de cometas, bolas de nieve polvorientas de hielo que vuelan libremente. Caen hacia el Sol desde todas las direcciones, expulsando polvo a medida que el hielo se sublima por el calor de nuestra estrella madre. Imagen: NASA, ESA y Andi James (STScI)

Por cierto, esta teoría no es tan descabellada. Esta idea se ve reforzada por un estudio anterior, en el que astrónomos que utilizaban la nave espacial New Horizons de la NASA también tropezaron con un desconcertante exceso de luz. New Horizons voló más allá del planeta enano Plutón en 2015, más allá del pequeño objeto del Cinturón de Kuiper Arrokoth en 2018 y ahora está volando hacia el espacio interestelar. Las mediciones se realizaron a una distancia de entre 6000 y 8000 millones de kilómetros del Sol.

Más débil

La luz residual que detectó New Horizons era ligeramente más débil que la que ha detectado ahora el Hubble. Por ello, los astrónomos sospechan que procede de una fuente más lejana. Pero incluso este resplandor parece no tener explicación hasta la fecha. Sin embargo, existen numerosas teorías, que van desde la descomposición de la materia oscura hasta una enorme población invisible de galaxias lejanas.

Al parecer es polvo

Ahora que el Hubble ha observado un fenómeno similar, los astrónomos empiezan a tomar nota. “Por tanto, si nuestro análisis es correcto, hay más polvo entre nosotros y la distancia a la que New Horizons hizo las mediciones”, afirma el investigador Tim Carleton. “Eso significa que esta luz adicional procede de nuestro propio sistema solar. Dado que en su momento detectamos más luz con el Hubble que con New Horizons, sospechamos que se trata de un fenómeno local. Posiblemente, se trate de un nuevo elemento en el contenido del sistema solar que no se ha medido cuantitativamente hasta ahora”.

Por cierto, la idea de utilizar el Hubble para buscar “luz fantasma” fue del astrónomo Rogier Windhorst, afiliado a la Universidad Estatal de Arizona. “Más del 95 % de los fotones de las imágenes del archivo del Hubble proceden de distancias inferiores a 5000 millones de kilómetros de la Tierra”, afirma. “Desde que el Hubble entró en funcionamiento, la mayoría de los investigadores han ignorado estos fotones porque estaban más interesados en objetos más discretos que se veían en las imágenes, como estrellas y galaxias. Pero los fotones también contienen información importante que, gracias a la capacidad única del Hubble para medir incluso objetos débiles con gran precisión, podemos estudiar”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto