Se descubre un nuevo tipo de resistencia a los antibióticos

Nuevo tipo de resistencia a los antibióticos es descubierto

Si los antibióticos impiden que algunas bacterias produzcan sus propios nutrientes, simplemente roban esos nutrientes de sus huéspedes humanos. Y esta última está condenada a enfermarse cada vez más.

Las bacterias no se dejan impresionar por nuestros antibióticos: es un gran y creciente problema. De hecho, cada vez hay más bacterias resistentes. Esto significa que los antibióticos que normalmente matan estas bacterias, o al menos ralentizan su crecimiento considerablemente, ya no funcionan. Y así, infecciones que antes eran perfectamente tratables con antibióticos se convierten de repente en difíciles de tratar o incluso intratables. Y eso cuesta vidas. Por ejemplo, una investigación realizada a principios de este año mostró que unos 1,27 millones de personas murieron a manos de bacterias resistentes a los antibióticos en 2019. Y se prevé que esta cifra aumente considerablemente en los próximos años, llegando a morir unos 10 millones de personas al año a manos de bacterias resistentes a los antibióticos de aquí a 2050. Para evitar ese escenario catastrófico, se están buscando con ahínco métodos alternativos para combatir estas bacterias. Además, también se está investigando mucho sobre cómo consiguen las bacterias hacerse resistentes.

Nueva forma de hacerse resistente

Y con respecto a esto último, los científicos australianos han hecho ahora un importante descubrimiento. En concreto, han descubierto una forma completamente nueva en la que algunas bacterias consiguen escapar del impacto negativo de nuestros antibióticos. El informe se publica en la revista Nature Communications.

Nutrición

Los científicos estudiaron los estreptococos del grupo A: bacterias potencialmente mortales que suelen encontrarse en la garganta y la piel de las personas. Cuando estas bacterias causan una infección, se puede combatir con antibióticos. Esos antibióticos luchan contra las bacterias quitándoles su sustento. “Las bacterias necesitan producir sus propios folatos para crecer y, por tanto, ser capaces de causar enfermedades”, explica el investigador Timothy Barnett. “Algunos antibióticos actúan cerrando esa producción de folatos, con lo que las bacterias dejan de crecer”. Parece un plan infalible. Pero las investigaciones de Barnett y sus colegas demuestran ahora que los estreptococos del grupo A han conseguido algo al respecto. “Cuando examinamos un antibiótico comúnmente recetado para combatir las infecciones de la piel causadas por estreptococos del grupo A, descubrimos un mecanismo de resistencia por el que las bacterias, en el momento en que son incapaces de producir sus propios folatos, consiguen tomar los folatos de su huésped humano. Eso hace que el antibiótico sea ineficaz”. Porque con esos folatos del huésped, las bacterias (a pesar del despliegue del antibiótico) pueden seguir creciendo y causando enfermedades.

Bajo el radar

Y para colmo de males, todo esto se desarrolla más bien bajo el radar. “Esta nueva forma de resistencia es indetectable en las condiciones que se suelen utilizar en los laboratorios de patología, lo que hace muy difícil que los médicos prescriban antibióticos que puedan combatir eficazmente la infección”, argumenta Barnett. “Y eso conduce potencialmente a resultados de salud muy pobres y quizás incluso a una muerte prematura”.

Puede estar más extendido

Y aunque los científicos han demostrado este mecanismo de resistencia solo entre los estreptococos del grupo A, sospechan que esto significa que solo han visto la punta del iceberg. “Probablemente, es un problema más amplio que también se da entre otros patógenos bacterianos”.

Prueba

Como resultado del estudio, los investigadores quieren ahora desarrollar una prueba que pueda detectar rápidamente esta nueva forma de resistencia. A partir de esta prueba, los médicos pueden decidir qué antibióticos son los más adecuados para combatir la bacteria.

Investigación

Además, subrayan los científicos, sigue siendo importante buscar otros métodos por los que las bacterias consiguen escapar de nuestros antibióticos. “Para mantener la eficacia de los antibióticos a largo plazo, necesitamos identificar y comprender los nuevos mecanismos de resistencia a los antibióticos”, sostiene Barnett. “Porque eso ayudará en la búsqueda de nuevos antibióticos y nos permitirá controlar la aparición de la resistencia a los antibióticos”.

Son áreas de investigación que merecen la máxima prioridad. Sobre todo ahora que la nueva investigación de Barnett y sus colegas demuestra una vez más que las bacterias son mucho más ingeniosas de lo que se pensaba. “La resistencia a los antibióticos es una pandemia silenciosa que conlleva riesgos mucho mayores que el COVID-19”, subraya Barnett. “Sin antibióticos, nos enfrentamos a un mundo en el que no podemos detener las infecciones mortales, en el que los pacientes con cáncer no pueden recibir quimioterapia y la gente no tendrá acceso a la cirugía que salva vidas”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto