Hallan el origen de un antiguo megatsunami en Marte

Hallan el impacto de un asteroide que causó un megatsunami en Marte

Los investigadores han encontrado en Marte el cráter de un enorme impacto de la época en que el planeta aún no se había secado. En aquel entonces, un asteroide golpeó un océano, causando un mega-sunami.

Hace unos 3400 millones de años, Marte sufrió un mega-sunami después de que un asteroide impactara contra uno de sus océanos. Ahora los investigadores creen haber encontrado el cráter que este impacto dejó tras de sí.

El tamaño del cráter indica que el impacto fue similar al del asteroide Chicxulub de la Tierra. El impacto de este meteorito acabó con los dinosaurios, entre otros.

En la década de 1970, el módulo de aterrizaje en Marte Viking 1 tomó las primeras imágenes de la superficie marciana. Posiblemente, entre esas imágenes ya había pruebas del megatsunami. Simplemente, no lo sabíamos en ese momento.

Canales subterráneos

Otras observaciones de la superficie marciana en el pasado también apuntaban a la existencia del megatsunami. Hasta ahora, sin embargo, los científicos no podían decir dónde había impactado el asteroide que causó este maremoto. Alexis Rodríguez, investigador de Marte en el Instituto de Ciencias Planetarias de Arizona, y sus colegas se propusieron encontrar esa ubicación combinando datos de varios satélites marcianos.

En las tierras bajas del norte de Marte, Rodríguez y su equipo se toparon con un cráter de 110 kilómetros de ancho, al que llamaron Pohl. Este cráter parecía coincidir exactamente con lo que buscaban. Bajo el cráter hay canales que pueden haberse formado cuando la zona se inundó por primera vez. Es probable que posteriormente otro tsunami cubriera este yacimiento. Esto demuestra que el cráter data casi con toda seguridad del periodo de tiempo correcto, es decir, el periodo anterior a la desecación de Marte.

Basándose en las dimensiones del cráter y en algunas simulaciones, los investigadores calcularon que el asteroide tenía un diámetro de 9 kilómetros o de 3 kilómetros, dependiendo de las propiedades del terreno en ese momento. En cualquier caso, el impacto desencadenó un mega-sunami con olas de 250 metros de altura que podrían alcanzar hasta 1500 kilómetros.

No era una ola para surfear

“Cuando pensamos en un tsunami, tenemos en mente una gran ola: un muro de agua que se acerca cada vez más a la costa y acaba por engullirla. En este caso, habría sido muy diferente”, afirma Rodríguez. “Verías una inmensa pared de agua turbulenta y rojiza. Parte de ella sería lanzada al aire y volvería a caer en la ola, junto con rocas y tierra”. Como en Marte la gravedad es menor que en la Tierra, el agua y los escombros caerían más lentamente que en la Tierra.

El impacto también habría provocado una onda sísmica que alcanzaría cientos de kilómetros alrededor del cráter, lanzando polvo y piedras por los aires. “Estos formarían una catastrófica corriente de escombros que acompañaría a la ola. Muy aterrador y, desde luego, no es una ola para surfear”, dice Rodríguez. “Pero cuando hay un flujo de escombros, también hay mucho terreno esparcido. Así que si aterrizaras allí, tendrías la oportunidad de obtener muestras de sedimentos marinos enormemente antiguos”.

Y de hecho hemos aterrizado en esta zona. El módulo de aterrizaje Viking 1, el primero en pisar Marte, aterrizó en las tierras bajas del norte en 1976, una zona a la que probablemente llegó el tsunami. Las extrañas rocas que se ven en las primeras fotos de Marte probablemente fueron arrojadas allí por un mega tsunami. Además, los extraños canales de ese paisaje podrían haber sido causados por el agua que fluyó de vuelta al océano después.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto