El deshielo de las plataformas antárticas resulta ser contagioso

El deshielo en la Antártida es contagioso

Los investigadores han descubierto que el deshielo de una plataforma de hielo puede hacer que se marchite otra adyacente. De este modo, el “virus de la fusión” se transmite constantemente.

La plataforma de hielo Thwaites es flotante y una de las mayores de la Antártida Occidental. La plataforma de hielo se encuentra en la parte delantera del famoso glaciar Thwaites, también conocido como el glaciar del Juicio Final por una buena razón (ver recuadro). El glaciar está retrocediendo a la velocidad del rayo y actualmente es el que más contribuye al aumento global del nivel del mar de todos los glaciares antárticos. En un nuevo estudio, los investigadores colocaron sensores bajo la plataforma de hielo Thwaites, que también se ha adelgazado y debilitado considerablemente en las últimas décadas. Y eso lleva al descubrimiento de una causa totalmente nueva de cómo languidecen las plataformas de hielo antárticas.

Acerca de Thwaites

Como ya se ha dicho, el glaciar Thwaites está situado en la Antártida Occidental y es responsable actualmente de alrededor del 4 % del aumento del nivel del mar en el mundo. Si el glaciar se derritiera en su totalidad, podría elevar el nivel del mar 65 centímetros, provocando inundaciones extremas para millones de personas que viven a lo largo de la costa. Los investigadores vigilan de cerca el glaciar. No solo por el aumento del nivel del mar que podría lograr por sí solo, sino también porque el enorme glaciar está frenando actualmente a los glaciares circundantes. Si Thwaites desaparece, esos glaciares (qué juntos supondrían un aumento del nivel del mar de 2,4 metros si desaparecieran por completo) también empezarán a perder hielo más rápidamente.

En enero de 2020, los investigadores perforaron agujeros en el hielo e instalaron sensores para medir la temperatura, la salinidad y la corriente oceánica bajo la plataforma de hielo Thwaites. Y esto muestra que el agua se calentó significativamente en el periodo comprendido entre enero de 2020 y marzo de 2021. Basándose en las observaciones, el equipo sospecha que este exceso de calor no pudo originarse localmente, ya que no observaron un fuerte deshielo en las zonas donde se instalaron los sensores.

Origen

Para averiguar el origen de esta agua caliente, los investigadores combinaron los datos recogidos con simulaciones por ordenador. Y estas mostraron que el agua que fluye desde la cercana plataforma de hielo de Pine Island se está abriendo camino hacia regiones situadas bajo la plataforma de hielo de Thwaites. En resumen, la mayor parte del calentamiento medido por debajo de la plataforma de hielo de Thwaites, está causado por el agua de deshielo, procedente de los glaciares de la plataforma de hielo de Pine Island.

Mezcla

El problema es que el agua de deshielo de los glaciares se mezcla con el agua salada. Esto crea una capa flotante de agua más caliente que las aguas circundantes. Esta agua más ligera y caliente hace que la parte inferior de la plataforma de hielo Thwaites se erosione aún más rápido de lo que ya lo hace. “De hecho, hemos descubierto un proceso totalmente nuevo que puede afectar a la estabilidad de las plataformas de hielo”, afirma el investigador Tiago Dotto. “Revela la contribución de las circulaciones oceánicas locales”.

Contagioso

La conclusión es que el derretimiento es algo contagioso. “Ya sabíamos que las aguas profundas circumpolares contribuyen en gran medida al deshielo de las plataformas de hielo”, explica Dotto. “Sin embargo, lo que mostramos en el nuevo estudio es que una gran cantidad de agua caliente procedente de plataformas de hielo vecinas en proceso de fusión puede llegar a capas poco profundas situadas bajo la plataforma de hielo. Así que el deshielo de una plataforma de hielo también puede volver a fundir otra adyacente”. Esto crea una situación especialmente delicada en la región del Mar de Amundsen. Esto se debe a que aquí una plataforma de hielo está justo al lado de otra. “El calor aquí puede llegar fácilmente a la siguiente plataforma de hielo a través de la circulación oceánica local”, dijo Dotto.

El giro

El estudio también muestra que un denominado giro (una corriente marina anular) justo al lado de la plataforma de hielo Thwaites puede afectar a la cantidad de agua de deshielo glaciar que fluye bajo ella. Cuando ese giro es más débil (lo que ocurre sobre todo en invierno), puede llegar más agua caliente a las zonas situadas bajo la plataforma de hielo. “Los giros que también pueden existir en otras regiones alrededor de la Antártida pueden, por tanto, provocar el deshielo de más plataformas de hielo”, explica Dotto. “En realidad, el giro crea condiciones cálidas a largo plazo, provocando el deshielo. Esto, a su vez, contribuye aún más al aumento global del nivel del mar”.

Los investigadores demuestran que las plataformas de hielo de la Antártida están más interconectadas de lo que se pensaba. El agua caliente, enriquecida por el deshielo, puede penetrar en las cavidades de las plataformas de hielo adyacentes y afectar aquí a la parte inferior. Esto aumenta aún más la preocupación por el futuro de la Antártida y, más concretamente, de la plataforma de hielo y el glaciar Thwaites. En consecuencia, el futuro no parece prometedor. Los investigadores seguirán vigilando de cerca la evolución del glaciar y de su subsuelo. “Si Thwaites se derrumba, la mayor parte del hielo de la Antártida Occidental será arrastrado”, predijo anteriormente el investigador Ted Scambos. Por eso es crucial tener una idea más clara de cómo se comportarán la plataforma de hielo y el glaciar Thwaites en las próximas décadas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto