Descubren que las tumbas medievales están repletas de patógenos

Tumbas medievales revelan los patógenos que asolaban la época

La comunidad estaba asolada por la lepra, la viruela y las infecciones hepáticas, entre otras. Y algunos desgraciados incluso padecían varias enfermedades a la vez.

La Edad Media es generalmente conocida como una época oscura, asolada por las enfermedades. La época se caracteriza por una gran falta de higiene personal, ratas enfermas que vivían entre las casas y unas condiciones de vida poco higiénicas en general, como la basura que simplemente se tiraba a la calle y las heces que acababan en las calles o en el agua, contribuyendo a dar a las ciudades un olor desagradable. Sin embargo, la mayor parte de nuestros conocimientos sobre las epidemias medievales se refieren a la Baja Edad Media, después del siglo XII. Pero, ¿cómo eran realmente las cosas a principios de la Edad Media?

Lugar de enterramiento

La incidencia de las infecciones en la Alta Edad Media y los agentes patógenos responsables de los brotes de enfermedades en este periodo siguen estando en gran medida inexplorados. Para averiguarlo, los científicos examinaron el ADN y los restos óseos de 70 personas de la Alta Edad Media enterradas en el cementerio municipal de la localidad alemana de Lauchheim, Mittelhofen (en el actual estado de Baden-Wurtemberg). Todas estas personas habían sido enterradas aquí durante el periodo merovingio (entre los siglos V y VIII d. C.).

Estado de salud

Tras analizar el ADN de los esqueletos de 1300 años de antigüedad, los investigadores trazaron un mapa del estado de salud de la comunidad merovingia. Y parece que estaba repleto de patógenos en ese momento. “Los datos muestran que los habitantes de Lauchheim sufrían infecciones causadas por diversos patógenos”, afirma el investigador Ben Krause-Kyora.

Patógenos descubiertos

Se descubrió que los esqueletos estaban infectados con Mycobacterium leprae, virus de la hepatitis B, Parvovirus B19 y virus variólico, entre otros. Mycobacterium leprae es una bacteria que causa la enfermedad infecciosa de la lepra. El virus de la hepatitis B (como su nombre indica) causa la hepatitis B, una inflamación del hígado. Algo menos graves son los síntomas de dolor abdominal leve y fiebre. La infección por Parvovirus B19 no suele causar síntomas graves. En cambio, la infección por el virus de la viruela provoca viruela grave e incluso la muerte, aunque los investigadores no están seguros de si esto también ocurría a principios de la Edad Media. “Debido a las diferencias genéticas entre el virus moderno y el medieval, en realidad no sabemos cuáles eran los síntomas entonces y si el patógeno era tan peligroso entonces”, afirma Krause-Kyora.

Los investigadores descubrieron que al menos el 30 % de la comunidad altomedieval estudiada estaba infectada con al menos uno de los patógenos mencionados. Algunos desgraciados incluso padecían varias enfermedades a la vez.

Muchos más patógenos

Aunque eso ya es bastante malo, el equipo señala que es posible que ni siquiera hayan descubierto todos los patógenos que circulaban en ese momento. Así, subrayan que el número real de patógenos circulantes era probablemente mucho mayor. “Solo los patógenos transmitidos por la sangre pueden identificarse de forma fiable en los huesos”, explica Krause-Kyora. “Esto, unido al hecho de que las moléculas de ADN decaen con el paso del tiempo, lleva a la conclusión de que quizá no hayamos descubierto todas las enfermedades infecciosas”.

Hambre en la época 

Una pregunta apremiante, por supuesto, es por qué tantas personas pertenecientes a esta pequeña comunidad rural se vieron afectadas por enfermedades tan diversas. “En aquella época, Europa experimentaba un rápido cambio climático, conocido como la Pequeña Edad de Hielo”, explica la investigadora Almut Nebel. “Esto condujo a la pérdida generalizada de cosechas y, finalmente, a la hambruna”. La desnutrición, a su vez, aumentaba el estrés fisiológico, con todas sus consecuencias. “La hambruna debilitó enormemente a la población desnutrida”, continuó Nebel. “Estas personas sufrían de mala salud. Esto permitió una mayor y fácil propagación de patógenos entre la comunidad. Las condiciones reinantes eran muy favorables para la propagación de enfermedades y la evolución de patógenos”.

Los resultados del estudio, publicados en la revista Genome Biology, ofrecen nuevas e interesantes perspectivas sobre la carga de morbilidad de una comunidad altomedieval, que vivió en un periodo caracterizado por una elevada exposición a agentes patógenos, una rápida transición cultural y grandes cambios climáticos. Estas condiciones se relacionan en cierta medida con la situación contemporánea, una época de enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes y de cambio climático. “Gracias al estudio, ahora sabemos más sobre la historia de las enfermedades humanas”, afirma Krause-Kyora. “Y quizá también podamos aprender lecciones de ello”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto